Sánchez planea aislar a los contagiados asintomáticos tras realizar test masivos

Sanidad promete a las comunidades autónomas un millón de kits rápidos

06.04.2020 | 00:22
Pedro Sánchez, ayer durante la reunión con los presidentes autonómicos.

madrid – El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, está pensando ya en las medidas que llevará a cabo tras confirmarse la ralentización del avance del coronavirus en España, de modo que prepara una etapa de "transición" caracterizada por una campaña de test "masivos" y el aislamiento de los asintomáticos.

Sánchez celebró ayer, como es habitual desde que se declaró la emergencia sanitaria por covid-19, una nueva reunión por videoconferencia con los presidentes autonómicos, a los que expuso parte del plan que quiere implantar cuando se inicie la llamada "desescalada".

Lo hizo una jornada en la que llegó a 12.418 el número de muertos por coronavirus, tras sumar otros 674 fallecidos en las últimas 24 horas (un 5,7% más) en las que se contabilizaron además 6.023 nuevos contagiados, que ya alcanzan la cifra de 130.759 después de incrementarse la cifra en un 4,8%. Estos datos muestran una nueva ralentización de los incrementos de nuevos casos confirmados y de fallecimientos, que crecen, pero a un ritmo menor que en jornadas anteriores.

Por un lado, Sánchez anunció a los presidentes la entrega entre ayer y hoy de un millón de test rápidos. Sanidad ha comprado cinco millones, precisó su titular, Salvador Illa, y se repartirán en próximas fechas.

Por otro lado, les pidió que antes del miércoles que viene envíen al Gobierno datos precisos sobre la situación en las residencias de mayores tanto públicas como privadas. El Ejecutivo quiere hacer un seguimiento exhaustivo de cómo están las personas que viven en dichos centros, el grupo de población ahora mismo más vulnerable.

También les emplazó a que antes del próximo viernes le enumeren en un listado las infraestructuras que puedan acoger, en cuanto sea necesario, a personas a las que se les ha diagnosticado covid-19 pero son asintomáticas. Se les aislará si "así lo desean", en palabras empleadas por Illa.

De esta manera, Sánchez ha perfilado ante los presidentes autonómicos dos ejes fundamentales de la siguiente etapa de "transición", que, como dijo el sábado, "no será suave" y no admitirá "la relajación".

El ministro de Sanidad lo corroboró ayer al asegurar que no se puede "desperdiciar" el "enorme esfuerzo" que los ciudadanos están haciendo y que seguirán haciendo, ya que al menos permanecerán confinados en sus casas hasta el 26 de abril, siempre y cuando el Congreso autorice la nueva prórroga.

El millón de test PCR que llegará en breve a España, así como el segundo millón que aterrizará a lo largo de la semana que viene, según sus explicaciones, permitirán hacer "un cribado" inicial en las zonas de más alta incidencia de coronavirus, en concreto en hospitales y en residencias de ancianos.

Las pruebas se irán generalizando porque la clave para atajar la epidemia radica en la detección precoz de los asintomáticos, que al no sentir molestias, pueden facilitar la propagación de la enfermedad y favorecer que se produzca una segunda ola, que sería "peor", advirtió el sábado Sánchez.

El Centro de Coordinación de Emergencias y Alertas Sanitarias ha confirmado que está ya en preparación un estudio sobre el porcentaje de inmunidad, avanzó su jefa de área, María José Sierra. Este es otro eje de la siguiente etapa, en concreto conocer cuánta población ha desarrollado anticuerpos a la enfermedad.

Además, el Gobierno español ha comprado 1.534 respiradores, a los que se deben sumar 2.070 de donaciones.

noticias de deia