Histórico cronograma para Euskadi

Euskadi y Madrid aceleran Prisiones y abren paso a la Seguridad Social en 2021

Lakua gestionará las cárceles este año, y debe esperar al Pacto de Toledo para el histórico traspaso de la Seguridad Social

21.02.2020 | 06:17
El lehendakari Urkullu recibió a la ministra Darias antes de su reunión en Lehendakaritza con el consejero Erkoreka.

Han pasado más de cuatro décadas desde la aprobación del Estatuto de Gernika que recoge las materias que debe gestionar Euskadi desde sus instituciones propias y no desde la tutela de Madrid, y el Gobierno vasco nunca había estado tan cerca de conseguir su cumplimiento íntegro ni de alcanzar el techo del autogobierno vigente. En el contexto de la presión que ha ejercido el PNV ante el presidente Pedro Sánchez, el Ejecutivo español ha presentado un calendario que se extiende a lo largo de dos años y que recoge todas las transferencias sin excepción, incluida la gestión del régimen económico de la Seguridad Social, como demandaba el pacto de investidura con los jeltzales. La ministra de Política Territorial, Carolina Darias, entregó ayer en Gasteiz al consejero Josu Erkoreka un cronograma actualizado que incorpora esa materia, a la que el propio Sánchez se había negado en la anterior legislatura.

La pega que se puede objetar es que la deja para el final del proceso, para el año que viene, en una horquilla entre junio y diciembre de 2021, y habla de "iniciar los estudios", sin comprometer cuándo habrá acuerdo. Madrid la ve "tremendamente compleja" y, además, quiere resolver antes la reforma de las pensiones en el Pacto de Toledo. Pero no deja de ser un hito que entre en el calendario en un clima de presiones políticas y de algunos ámbitos sindicales que lo rechazan, y Sánchez nada totalmente a contracorriente aunque tiene la tabla de salvación del Tribunal Constitucional, que exige este traspaso. La compensación para Euskadi es el vertiginoso avance en otra gran transferencia de calado político: las prisiones. El diálogo empezará inmediatamente después de que se constituya el Gobierno vasco tras las elecciones del 5 de abril, y el traspaso estaría listo a finales de año. El PNV se presenta a las elecciones con este balón de oxígeno que refuerza su influencia.

Las conversaciones sobre las prisiones se desarrollarán entre junio y diciembre. La materia aparecía en el anterior calendario que había quedado obsoleto en sus plazos por las elecciones generales, pero se ubicaba en las últimas posiciones y ahora escala a puestos de alta prioridad. La Seguridad Social se incorpora como novedad, pero se ha confirmado la hipótesis que avanzó este periódico: el Gobierno español la aplaza hasta que la reforma de las pensiones en el Estado dentro del Pacto de Toledo se encuentre avanzada. Quiere perfilar qué pensiones corren a cargo de los Presupuestos estatales y cuáles a cargo de la tesorería de la Seguridad Social, qué pasará con las prestaciones de viudedad y qué otros criterios se fijan. Busca un escenario de relativa certidumbre. Erkoreka reconoció que tiene "discrepancias" con este plan, pero se quedó con que su incorporación es "histórica". Este escenario, no obstante, aboca al PNV a cruzar los dedos para que la legislatura de Sánchez aguante dos años.

Aunque el PNV tiene la aspiración final de conseguir un sistema propio de pensiones vasco, en este momento el Gobierno de coalición entre los jeltzales y los socialistas no plantea ese objetivo y se ciñe a la letra del Estatuto: las instituciones vascas serán una ventanilla para recaudar las cotizaciones y pagar las prestaciones, pero el Estado seguirá regulando la cuantía de las pensiones y se encargará de garantizarlas. Se van a transferir funcionarios y edificios, respetando la unidad de caja. Diseñar un sistema propio vasco quedaría, si acaso, al albur de futuras reflexiones para reformar el Estatuto.

Por otro lado, el traspaso de las prisiones ha estado siempre mediatizado por ETA. Los gobiernos españoles han dado largas con el argumento de que era parte de la política antiterrorista, y sectores de la derecha española han jugado con la idea de que el Gobierno vasco iba a dar un trato de favor a los presos de ETA, incluso con la organización disuelta.

El Estatuto establece que la comunidad autónoma se encargará de gestionar las cárceles (Basauri, Martutene y Zaballa). El Estado seguirá teniendo en su mano la legislación penitenciaria y fijará los requisitos para que los presos puedan obtener permisos de salida u otros beneficios. Eso sí, el traspaso a Euskadi da cierto margen de interpretación sin cambiar la ley estatal: el personal de la cárcel sería vasco, y esas Juntas de Tratamiento podrían conceder permisos con una valoración más apegada a la realidad de Euskadi. Pero el Gobierno vasco no centra sus reivindicaciones en los presos de ETA. Quiere promover la reinserción en su globalidad y ya lo hace desde sus limitadas competencias, planteando a los jueces medidas alternativas al ingreso en prisión para favorecer la rehabilitación, como los trabajos comunitarios, los programas de seguridad vial o el plan Gakoa de rehabilitación de maltratadores. La comunidad autónoma ya gestiona la seguridad en el exterior de las cárceles, la sanidad y la educación. El margen para actuar sobre los presos de ETA dependerá de la cárcel en la que estén y de cómo responda Sánchez al plan para acercar a 210 reos. Catalunya gestiona las prisiones, y es probable que el PP agite aquí el mismo mantra del trato de favor. Sobre la Seguridad Social, Erkoreka dijo que el traspaso es ley, y denunció que el PP se presente como garante de la ley mientras en Euskadi exige que no se cumpla.

plan La ministra, que se deshizo en guiños y habló de relación "bilateral" con Euskadi, presentó un calendario con cuatro bloques, 32 competencias y fechas "orientativas". El primero se refiere a los productos farmacéuticos, el seguro escolar y las ayudas a la jubilación en empresas en ERE, que serán transferidas el 16 de marzo en una reunión de la Comisión Mixta. Por detrás de ese bloque, se sitúan las prisiones, que se abordarán entre junio y diciembre de este año junto a otras diez materias como los seguros, el transporte por carretera o los servicios privados de seguridad. En el tercer bloque, entre enero de 2021 y junio de 2021, se ubican competencias como los ferrocarriles, los aeropuertos y los puertos, donde el Estado ha presentado tradicionalmente mucha resistencia por tratarse de grandes infraestructuras de interés general y, en el caso de las pistas aéreas, se suma el proceso de privatización. El cuarto bloque lo encarna en solitario la Seguridad Social, la única competencia donde se añade la coletilla de "iniciar" los estudios. La competencia que se cae es la de las escuelas viajeras, porque no estaba en el Estatuto. Erkoreka cree que es un asunto menor.

Erkoreka opinó tras la reunión que "el cumplimiento del Estatuto es algo urgente, importante y prioritario para ambas delegaciones", y vio "histórico" que recoja todas las materias. El PNV consideró cumplido el pacto con Sánchez aunque el plazo no sea de un año. Ortuzar avisó de que seguirán trabajando "denodadamente" para que se cumpla. Darias hizo constar su "voluntad de avanzar" y explicó que el plazo va más allá de un año porque "el calendario debe ser realista" y no pecar de ambicioso y no cumplirse. Declaró que se ha avanzado para evitar los recursos contra dos leyes vascas y el decreto digital estatal, y habrá otra reunión a principios de marzo.

transferencias: 4 fases