recibimientos a expresos de eta

El Gobierno vasco dice que su actuación ante los recibimientos a expresos se ajusta "estrictamente" a la jurisprudencia

Erkoreka recuerda que varias resoluciones judiciales han enmarcado  actos similares en el ámbito del derecho de reunión y manifestación

09.02.2020 | 11:01
El preso de ETA Xabier Ugarte (c) a su llegada esta tarde a la localidad guipuzcoana de Oñat

GASTEIZ. Erkoreka, que ha comparecido ante los medios de comunicación tras  la reunión semanal del Consejo de Gobierno, ha recordado que el lehendakari, Iñigo Urkullu, ya ha expresado su rechazo a los  recibimientos públicos celebrados el pasado fin de semana en las  localidades guipuzcoanas de Hernani y Oñati a los exmiembros de ETA  José Javier Zabaleta Elosegi y Xabier Ugarte, recientemente  excarcelados.

Además, ante las críticas que determinados colectivos de víctimas  han dirigido al Gobierno vasco por no adoptar medidas contra estos  actos, ha subrayado que el Ejecutivo se ha guiado por el marco  definido la Audiencia Nacional y por los tribunales de justicia en  relación a este tipo de celebraciones.

El portavoz del Ejecutivo ha recordado que, ante actos  similares celebrados en los últimos años, los tribunales "vienen   encuadrando los 'ongi etorris'  en el marco de la  libertad de reunión y manifestación".

Por ese motivo, ha explicado que una administración pública "no  puede pretender someter a autorización previa" la celebración de  estos recibimientos. "Venimos aplicando estrictamente los criterios y  la jurisprudencia que a este respecto están aplicando los tribunales  de justicia", ha subrayado.

ACTUACIONES "FRENADAS"
De hecho, ha recordado que, en ocasiones anteriores, las  actuaciones adoptadas por la Ertzaintza contra celebraciones  similares fueron "frenadas" por los tribunales.

Josu Erkoreka ha señalado que esto podría cambiar si se modifica  la legislación, pero ha precisado que los cambios deberían realizarse  "necesariamente" en las Cortes Generales, puesto que afectan a  "derechos fundamentales" y al Código Penal.

Erkoreka ha recordado que, pese a que la Ley de Víctimas establece  que los poderes públicos deben evitar la celebración de actos  públicos que humillen a los damnificados por el terrorismo, los  Tribunales de Justicia han encuadrado los recibimientos a ex presos  de ETA "en el marco de la regulación jurídica del derecho de reunión  y manifestación".

De esa forma, ha destacado que el Gobierno vasco "no puede impedir  una manifestación o reunión porque una ley autonómica le obligue a  ello; ya que estamos hablando del ejercicio de un derecho fundamental  que está regulado por una ley orgánica y por una interpretación  establecida por los tribunales".

"CRITERIOS DIFERENTES"
Erkoreka ha reconocido que, en este asunto, los gobiernos central  y vasco mantiene "criterios diferentes", puesto que el Ejecutivo  español ha pedido a la Fiscalía que investigue los actos de este  pasado fin de semana por si fueran constitutivos de delito.

El Ejecutivo vasco -según ha explicado- se guía en este asunto  por la información que le ha transmitido la Ertzaintza, que no ha  elaborado atestado alguno sobre los recibimientos porque no ha  apreciado "elementos de delito". "Quiero creer que el Gobierno central también se guía por los criterios emitidos por los cuerpos  policiales que dependen de él", ha añadido.

En todo caso, ha señalado que esta es una "diferencia de criterio"  y que serán la Fiscalía y los tribunales de justicia los que  determinen si los recibimientos del pasado fin de semana fueron  constitutivos de delito.

"ÉTICA Y CONVIVENCIA"
Al margen de la "controversia" respecto a la dimensión jurídica de  este asunto, Erkoreka ha recordado que el lehendakari ya ha lanzado  un mensaje "claro" respecto a este tipo de actos, al subrayar que  esta es una materia en la que todos los agentes políticos y sociales  se deberían guiar por "criterios éticos" y por un "compromiso con la  convivencia".

Erkoreka ha reconocido que la celebración de este tipo de actos,  así como la existencia de partidos políticos que aún no han realizado  un "juicio crítico" sobre el terrorismo, evidencia que el Plan de  Convivencia del Gobierno Vasco se enfrenta a un gran "desafío".

noticias de deia