contitución de los ayuntamientos

Unas makilas condicionadas a los acuerdos

 El sentido del voto del 26-M puede variar En dos decenas de pueblos de la CAV y en once municipios de Nafarroa

09.02.2020 | 05:38
Aitziber Irigoras (PNV) ha gobernado Durango los últimos años; ahora todo hace indicar que la Alcaldía será para EH Bildu con el apoyo de Podemos. Foto: Alain Salterain

El sentido del voto puede variar en dos decenas de pueblos de la CAV y en 11 municipios de Nafarroa

TRES semanas después de la cita con las urnas para elegir a los concejales de los 251 municipios de la CAV y los 272 de Nafarroa, el próximo sábado, día 15, los ediles están llamados para constituir las nuevas corporaciones y designar a quien será su alcalde los próximos cuatro años. En la mayoría de las localidades todo quedó claro a tenor de los resultados, pero hay algunos municipios en los que acuerdos de los partidos pueden hacer variar el resultado obtenido en las urnas.

PNV y PSE llevan camino de reeditar el acuerdo que alcanzaron hace cuatro años con el fin de dar estabilidad a las instituciones, un pacto en el que, a nivel municipal, el más perjudicado es EH Bildu. En el otro lado de la balanza, el secretario general de Podemos Euskadi, Lander Martínez, ha asegurado que no ofrecerán su apoyo a los gobiernos del PNV, sean municipales o forales, lo que, de entrada, significa que la formación morada dará, con toda probabilidad, sus votos a EH Bildu en aquellos municipios en los que la coalición soberanista esté en disposición de gobernar.

BIZKAIA

En Bizkaia, el dominio del PNV ha sido casi absoluto, sin embargo, hay siete municipios en los que las alianzas o pactos pueden ser determinantes a la hora de elegir al alcalde.

En Durango el partido más votado fue el PNV, que logró 8 concejales. Sin embargo, todo apunta a que la alcaldía será para EH Bildu. La coalición soberanista tiene 7 concejales a los que se sumarían los 4 de Podemos. En total once votos, uno más de los que lograría el pacto PNV (8) PSE (2).

En Alonsotegi puede pasar lo contrario. La lista más votada fue la de EH Bildu (5) empatada a concejales con el PNV (5). La decisión está en manos de PSE (1), por lo que todo apunta a una alcaldía jeltzale. En Zaldibar puede pasar otro tanto de lo mismo. PNV (4) y PSE (2) le quitarían la alcaldía a EH Bildu (5).

En Galdakao todo está en manos de los independientes. El PNV fue la plancha más votada (6), empatada a concejales con EH Bildu. Los jeltzales podrían contar con los dos concejales del PSE, pero se quedarían con 8 votos, mientras que EH Bildu sumaría el voto del concejal de Podemos, los 4 de Auzoak y los 2 de Usansolo Herria. Así, 13 votos para la coalición, que está más cerca de la Alcaldía.

En Elorrio, la decisión correrá a cuenta de Podemos, que logró un concejal, toda vez que EH Bildu y PNV obtuvieron seis ediles cada uno, si bien la lista más votada fue la de la coalición soberanista.

Por su parte, en Arrigorriaga decidirán los independientes. EH Bildu logró seis concejales, los mismos que el PNV. Sin embargo, los jeltzales sumarían los dos concejales del PSE y la coalición los tres de los dos grupos independientes.

En Gorliz, la suma de EH Bildu (4) e Independientes (3) podría arrebatar la alcaldía al PNV (6), aunque se antoja una opción poco probable. Todo hace indicar que los tres grupos se votarán a sí mismos, por lo que el PNV retendrá la Alcaldía gorliztarra.

GIPUZKOA

Por lo que respecta a Gipuzkoa, y si funciona el pacto entre el PSE y el PNV, los socialistas podrían obtener las alcaldías de Andoain y Pasaia y los jeltzales sumar las de Lezo, Mendaro y Soraluze. Sin embargo, lo que ha complicado el acuerdo entre jeltzales y socialistas en los últimos días -y no solo en Gipuzkoa, sino también en Euskadi- ha sido lo sucedido en Irun.

El PNV se ha visto obligado a frenar a su cabeza de lista Xabier Iridoy, que se negaba a apoyar al PSE y quería presentarse a la investidura para intentar desbancar a los socialistas. El PSE fue la lista más votada con 10 concejales, pero una unión a tres bandas: PNV (7), Podemos (4) y EH Bildu (3) podía dar la alcaldía a los jeltzales, lo que finalmente no sucederá con el paso atrás de Iridoy.

EH Bildu ganó en Andoain, con 7 concejales, mintras que el PSE obtuvo 5, el PNV 4 y Elkarrekin Podemos 1, lo que implica que la unión de jeltzales y socialistas les otorgaría la mayoría. Sin embargo, el antecedente inmediato no invita a apostar por el acuerdo, ya que con números similares (EH Bildu 6, PSE 5, PNV 4, Ganemos 1 e Irabazi 1) un concejal jeltzale decidió hace cuatro años no apoyar a los socialistas, lo que ha permitido gobernar la pasada legislatura a EH Bildu como la lista más votada.

En Pasaia ganó EH Bildu con 6 ediles, mientras que el PSE logró 5, el PNV 4 y Elkarrekin Podemos 2. En la pasada legislatura, el PNV apoyó a la socialista Izaskun Gómez para ser alcaldesa, aunque entonces se trataba de la lista más votada

Con la reedición del pacto, el PNV se haría con las alcaldías de Lezo, Mendaro y Soraluze, a pesar de la victoria de EH Bildu. Además, el acuerdo servirá a ambos partidos para asegurarse las alcaldías de localidades en las que han ganado con mayoría relativa, como Tolosa, Arrasate, Azkoitia, Elgoibar, Legazpi y Zarautz, donde el voto o la abstención de los ediles del PSE resultan imprescindibles para que los jeltzales retengan el gobierno.

ARABA

En Araba hay cinco localidades donde no está muy claro el futuro. En Laguardia, el PP logró 3 concejales, Sin embargo, el PNV, también con 3 ediles, podría conseguir la Alcaldía si suma el concejal del PSE.

En Kuartango, EH Bildu y PNV lograron los mismos 106 votos que se traducen en tres concejales para cada uno. Así, decidirá el único edil del PP.

En Labastida el PP logró 4 concejales, pero la unión PNV (3) y EH Bildu (2) desalojaría a los populares.

En Okondo decidirán los 3 concejales de Okondo Aurrera por cuanto el PNV tiene 3 concejales y EH Bildu 3.

Por último, en Zigoitia el posible pacto PNV-PSE daría la alcaldía a los jeltzales. El PNV tiene 4 concejales, los mismos que EH Bildu, por 1 del PSE.

NAFARROA

Las elecciones municipales del domingo han devuelto al PSN a un lugar privilegiado, ya que será clave para decantar unos u otros gobiernos en omce municipios, entre ellos algunos tan significativos como Lizarra-Estella, Tafalla y Burlada. En casi todos los casos, los socialistas navarros tendrán que optar entre propiciar gobiernos de progreso de la mano de fuerzas como Geroa Bai, EH Bildu, Podemos o IU, o facilitar la vuelta del frente de derechas de Navarra Suma (Na+), habitualmente acompañado con candidaturas locales históricamente afines a UPN.

Los casos más sensibles son los de Tafalla y Lizarra-Estella. En Tafalla, Navarra Suma ha sido la lista más votada por cinco votos sobre EH Bildu. Ambas consiguen 5 concejales. Con la mayoría absoluta en 9, Na+ necesitaría al PSN (3) y a la candidatura independiente de la localidad, que tiene 2 ediles. Por su parte, EH Bildu, que ahora tiene la alcaldía, necesitaría a los concejales de Geroa Bai e I-E y un apoyo más para tener mayoría absoluta, que dependería de los independientes o del PSN. En Lizarra-Estella, la lectura es más directa: Navarra Suma tiene 7 ediles y la mayoría está en 9. El PSN tiene 3 y podría darle la Alcaldía a UPN o mantenerla para EH Bildu, segunda fuerza más votada (6), también con el apoyo de Geroa Bai (serían 10 de 17). En Burlada también ha ganado el Navarra Suma (5), pero con EH Bildu de segunda fuerza (4). Ambos bloques necesitarían al PSE (4) porque la mayoría absoluta está en 9 y Cambiando Burlada tienen 2 concejales, Podemos 1 y Geroa Bai otro.

En Huarte la lista más votada ha sido la de EH Bildu (5), con los independientes de GIH en segundo lugar (4). La mayoría absoluta está en 7, por lo que el concejal del PSN decidiría, teniendo en cuenta que Geroa Bai tiene 1 y Navarra Suma 2. Por último, el patrón se repite en otras dos localidades de la cuenca. En Berrioplano, EH Bildu (3), Plazaola (2) y Vecinos por Artica (1) necesitarían el apoyo del PSN (1) para alcanzar la mayoría absoluta (7). En el otro lado Navarra Suma (3) y la agrupación independiente, tercera fuerza (3) intentarían granjearse el apoyo del PSN para volver a la alcaldía. En Beriáin, Adelante Beriáin (4), la fuerza más votada, haría gobierno progresista con apoyo de los 2 del PSN. El papel de llave también se ve muy claro en Peralta: Navarra Suma tiene 6 concejales, los mismos que la Unión Peraltesa de Izquierdas por lo que decidirá el único edil del PSN.

noticias de deia