Alto riesgo de nuevos ataques supremacistas en Nueva Zelanda

16.03.2020 | 01:05

Sídney – La existencia de más de 60 grupos de extrema derecha supone una amenaza a la seguridad de Nueva Zelanda, país que recordó ayer domingo la muerte de 51 musulmanes en un atentado terrorista contra dos mezquitas, que dio paso a una ley de armas y la recompra de miles de armas semiautomáticas.

Nueva Zelanda, un país con bajos niveles de delincuencia, nunca pudo imaginar que 15 de marzo de 2019, un viernes día de oración de los musulmanes, un supremacista blanco dispararía con armas de estilo militar y a plena luz del día contra las mezquitas de Al Noor y Linwood, en la localidad de Christchurch.

El señalado como autor del ataque, el australiano Brenton Tarrant, había publicado anteriormente su ideario supremacista, y después retransmitió en directo a través de las redes sociales cómo mataba a quemarropa a musulmanes, entre ellos niños, en Al Noor, antes de recorrer cinco kilómetros a plena luz del día hasta la otra mezquita.

Hasta el momento del ataque, el Servicio de Seguridad e Inteligencia de Nueva Zelanda dedicaba más recursos y esfuerzos a prevenir el terrorismo islámico, mientras soslayaba la amenaza de la extrema derecha. Desde entonces las agencias de espionaje del país han aumentado y adquirido una mayor conciencia . –