ex primer ministro

Brown acusa a Johnson de ser nacionalista inglés

El ex primer ministro cree que pondría en peligro la unidad del Reino Unido por su interés personal

Dice que el exalcalde de Londres es el mejor reclutador de independentistas

09.02.2020 | 07:15
El diputado conservador, Boris Johnson, es el gran favorito para suceder a la primera ministra británica, Theresa May.

Dice que el exalcalde de Londres es el mejor reclutador de independentistas

Londres - El ex primer ministro británico Gordon Brown opinó ayer que el candidato a liderar el Partido Conservador y el Gobierno británico Boris Johnson estaría dispuesto a poner en peligro la unidad del Reino Unido, en relación a la posible separación de Escocia, si eso beneficiase sus intereses políticos. "A menos de que lo descarte específicamente, es casi seguro que, bajo la influencia de su gurú electoral, (Johnson) jugará la carta inglesa para provocar el fervor nacionalista inglés contra Escocia y conseguir así los votos ingleses que ponen en riesgo la unión", afirmó Brown en un discurso pronunciado en Londres. El antiguo primer ministro laborista añadió que "pocos escoceses" creen que la integridad de la nación "está segura en sus manos", las de Boris Johnson, sino que temen que "por descuidada ignorancia o malicia, se esté preparando para jugar con la unión cuando sea conveniente para sus necesidades electorales personales ".

Johnson, contra escocia Brown, originario de Escocia, dijo que Johnson, que fue ministro de Asuntos Exteriores y alcalde de Londres, se opone a los "tres pilares constitucionales" que sustentan el sistema, que son la representación escocesa en el Parlamento británico, la existencia del Legislativo escocés y la financiación de la nación. Debido a estos posicionamientos, dijo Brown, el aspirante tory es visto por el Partido Nacionalista Escocés (SNP) como su "mejor sargento de reclutamiento" a favor de la independencia, ya que su elección podría originar el aumento del sentimiento secesionista en la nación.

El Gobierno escocés pretende que se celebre un nuevo referéndum de independencia antes de que termine la legislatura en 2021, como consecuencia del Brexit, ya que la mayoría de sus ciudadanos se opuso al abandono de la Unión Europea.

Brown, que estuvo al frente del Ejecutivo británico entre 2007 y 2010, también advirtió de que Johnson, junto al líder del Partido del Brexit, Nigel Farage, trata de presentar la posible salida no negociada de la UE como "un acto patriótico", cuando en realidad se trata de "un acto de autolesión económica". Johnson ha manifestado su firme voluntad de abandonar el club comunitario en el plazo previsto del 31 de octubre, incluso si no es posible lograr un nuevo acuerdo que reemplace el negociado entre los Veintisiete y la primera ministra en funciones, Theresa May.

El antiguo ministro de Exteriores compite con el actual titular de esta cartera, Jeremy Hunt, para lograr que los afiliados de su formación le otorguen su confianza para ocupar el número 10 de Downing Street y el liderazgo conservador.

Hunt gastaría más en Defensa El candidato a primer ministro británico Jeremy Hunt anunció ayer martes su intención de aumentar 15.000 millones de libras (16.700 millones de euros), hasta el 2,5% del PIB, el gasto en defensa durante el próximo lustro si llega a Downing Street. A través de un comunicado publicado en el portal Politics Home, el actual ministro de Asuntos Exteriores señaló que este aumento en el presupuesto mostrará la "determinación" del Reino Unido de mantenerse como "una potencia militar de primer orden".

La promesa del candidato conservador, que se juega el puesto con Boris Johnson, significa que la partida para defensa pasará del actual 2% del Producto Interior Bruto (PIB) al 2,5% para el año 2024. "El aumento del gasto en Defensa un 25% en los próximos cinco años mostrará al mundo un país seguro de sí mismo y listo para defender sus intereses y valores a medida que nos embarcamos en un emocionante futuro pos-Brexit", afirmó el titular del Foreign Office.

El anuncio viene después de las repetidas quejas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a los aliados europeos de la OTAN por no alcanzar la inversión del 2% del PIB en defensa que la organización pide a sus socios.

El Reino Unido es uno de los pocos miembros europeos que en la actualidad alcanza esa cuota y ha señalado en el pasado que "no es sostenible" que Estados Unidos gaste el 4%, mientras que otros aliados dedican entre el 1% y el 2%.

La actual ministra de Defensa, Penny Mordaunt, que apoya la candidatura de Hunt a Downing Street, aplaudió ayer la promesa del candidato. "Debemos darle a los hombres y mujeres de nuestras Fuerzas Armadas lo que necesitan para hacer el trabajo que les pedimos que hagan. Jeremy ha mostrado su claro compromiso a hacerlo y esa es una razón por la que tiene mi apoyo", señaló Mordaunt.

Por su parte, el aspirante a primer ministro del Reino Unido Boris Johnson volvió a rechazar hacer comentarios sobre la trifulca a gritos con su novia la semana pasada y ha asegurado que no habla de cosas que involucran a su familia y seres queridos.

El exministro de Asuntos Exteriores, que se juega la jefatura de Gobierno con el actual titular de esa cartera, Jeremy Hunt, afirmó que es "injusto" implicar en "el debate" a la gente que quiere, algo que ha convertido en "una norma" durante "muchos, muchos años". Desde que saltara a la palestra el pasado sábado que la policía acudió al domicilio que Johnson, de 55 años, comparte con su novia, Carrie Sydmonds, de 31, después de que sus vecinos alertaran de una discusión subida de tono, el antiguo alcalde de Londres ha guardado silencio sobre lo ocurrido. - Efe

Problemas para johnson