proceso del Brexit

Bruselas ofrece a Londres una unión aduanera permanente

Los líderes de la UE se reunirán el día 10 para conceder o rechazar otra prórroga

08.02.2020 | 22:50
Partidarios de abandonar la UE protestaban ayer, el día en que debería haberse materializado el ‘Brexit’, por la dilación de la salida.

Los líderes de la UE se reunirán el día 10 para conceder o rechazar otra prórroga

Bruselas - El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, convocó ayer viernes una cumbre extraordinaria para que los líderes de los países de la Unión Europea (UE) debatan los próximos pasos en el proceso del Brexit después de que el Parlamento británico rechazara por tercera vez el acuerdo de salida. "Visto el rechazo al acuerdo de salida en la Cámara de los Comunes, he decidido convocar un Consejo Europeo el 10 de abril", escribió Tusk en su cuenta de Twitter. La Cámara de los Comunes británica rechazó el acuerdo de salida del Reino Unido de la Unión Europea por 286 votos a favor y 344 en contra. La UE espera que el Reino Unido le informe sobre su plan para el Brexit con "bastante antelación" respecto a la cumbre extraordinaria en la que podrían tener que debatir una nueva prórroga al proceso. La cumbre de los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea tendrá lugar dos días antes del 12 de abril, la nueva fecha en la que el Reino Unido saldrá de la Unión Europea sin acuerdo a no ser que el Gobierno británico presente antes un plan alternativo, que forzaría la solicitud de una prórroga larga a las negociaciones.

En este escenario, que los líderes europeos abordarían en su cumbre extraordinaria del 10 de abril, el Reino Unido estaría obligado a participar en las elecciones a la Eurocámara de mayo. El tercer rechazo al acuerdo del Brexit cerró la puerta a la posibilidad de una prórroga hasta el 22 de mayo, la primera opción de las concedidas por el Consejo Europeo la semana pasada, que solo se hubiera activado si los diputados británicos hubieran dado ayer su apoyo al acuerdo. Un portavoz de la Comisión Europea (CE) aseguró que una salida sin acuerdo el próximo 12 de abril es ahora "un escenario probable".

la UE, preparada para el 'brexit' "La Unión Europea se ha estado preparando para esto desde diciembre de 2017 y está ahora totalmente lista para una retirada sin acuerdo en la medianoche del 12 de abril", añadió, y precisó que el Ejecutivo comunitario "lamenta" el voto negativo en la Cámara de los Comunes y que corresponde al Reino Unido comunicar a Bruselas cómo desea proceder antes del 12 de abril.

Agregó que la UE permanecerá unida y que los beneficios del pacto de retirada, incluido un periodo de transición, "en ningún caso se replicarán en una marcha sin acuerdo".

También subrayó que cerrar "miniacuerdos" sobre sectores concretos, como podrían ser los derechos de los ciudadanos, "no es una opción". El negociador jefe de la Unión Europea para el Brexit, Michel Barnier, afirmó ayer en Varsovia que Bruselas estaría abierta a negociar un acuerdo de unión aduanera con Gran Bretaña si así lo propone Londres. Barnier hizo esta afirmación durante una conferencia en el Colegio de Europa de Natolin, en Varsovia, justo antes de que el Parlamento británico rechazara en una nueva votación el acuerdo de Brexit, propuesto por la primera ministra de ese país, Theresa May.

la solución a la frontera Una unión aduanera, en la que el Reino Unido y la Unión Europea mantuviesen una política comercial común y aranceles externos, resolvería en gran medida el problema en la frontera de Irlanda del Norte y eliminaría uno de los principales escollos que ha llevado al Parlamento británico a rechazar el acuerdo, explicó Barnier. "Estamos abiertos para estudiar la posibilidad de una unión aduanera permanente si el Reino Unido así lo propone", dijo el representante comunitario.

El negociador jefe de la Unión Europea para el Brexit, lamentó que la salida del Reino Unido de la UE será como un "divorcio", en el que "las dos partes saldrán perdiendo", especialmente si se produce sin acuerdo. Michel Barnier había reiterado antes de conocerse el rechazo parlamentario en Londres al acuerdo negociado con el Reino Unido que la UE está preparada para esa situación, a pesar de que nunca fue la opción deseada.

En Polonia, uno de los países que ha protagonizado más enfrentamientos con Bruselas en los últimos años, el político francés dijo que "la Unión Europea no es un supermercado donde los países puedan recorrer los pasillos y elegir sólo lo que quieren comprar".

"Se puede ser patriota y, a la vez, europeísta", recalcó el político comunitario durante su intervención en Varsovia, donde afirmó que "Europa necesita naciones, pero las naciones por sí mismas no tendrán nunca el peso suficiente" para competir contra China o Estados Unidos.

Para Barnier, "la Unión Europea no es una prisión, por lo que cualquier Estado que quiera marcharse tiene libertad para hacerlo, al igual que la tuvo para ingresar".

El representante comunitario lamentó la situación de crisis política que vive actualmente la Unión Europea, y defendió la necesidad de trabajar para transmitir a los ciudadanos los beneficios de la pertenencia a la Unión Europea.

Dublín dirá 'sí' a la prórroga El primer ministro irlandés, Leo Varadkar, afirmó ayer que la Unión Europea debe estar "abierta" a conceder al Reino Unido una "extensión larga" del Brexit, siempre y cuando Londres "reconsidere" opciones "previamente descartadas".

Según Varadkar, el Consejo Europeo podría aceptar una "prórroga larga" del Brexit si el Reino Unido "reconsidera fundamentalmente su enfoque" sobre este divorcio y "pone sobre la mesa opciones previamente descartadas". En ese escenario, agregó el jefe del Gobierno de Dublín, los 27 países que permanecerán en la Unión Europea tras la ruptura, que deben adoptar una posición unánime al respecto, responderían de manera "generosa y compresiva" a la petición de Londres. En opinión de Varadkar, May debe indicar ahora cómo prevé proceder para evitar un Brexit sin acuerdo, si bien advirtió de que el texto de salida ya negociado no puede ser "reabierto" ni modificado, sobre todo respecto a la salvaguarda fronteriza. Este mecanismo de seguridad, pensado para mantener abierta la frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda tras este divorcio, se ha convertido en el principal obstáculo. - Efe

Banco de Inglaterra