convivencia y paz

El Papa pide crear un futuro junto a los musulmanes

Jorge Bergoglio, que visitó ayer la gran mezquita Jeque Zayed, se dirigió a toda la península arábiga, cuna del islam

07.02.2020 | 22:57
Francisco, con el gran imán de Al Azhar, Ahmed al Tayeb.Foto: Afp

Abu Dabi - El Papa Francisco llamó ayer a la convivencia y a la paz entre los "hermanos" de todo el mundo y todos los credos asegurando que no hay más opción que "construir un futuro juntos", en su primer mensaje público en Emiratos Árabes Unidos (EAU) dirigiéndose a toda la península arábiga, cuna del islam.

Jorge Bergoglio aseguró que hace la primera visita de un pontífice a esta región como "un creyente sediento de paz, como un hermano que busca la paz con los hermanos. Querer la paz, promover la paz, ser instrumentos de paz: estamos aquí para esto", declaró ante los anfitriones y el gran imán de Al Azhar, Ahmed al Tayeb.

El Papa fue invitado por los gobernantes de EAU a participar en un encuentro interreligioso bajo el título Fraternidad Humana, junto a Al Tayeb, como representante de la principal institución del islam suní en Oriente Medio.

Los dos líderes religiosos visitaron la Gran Mezquita del jeque Zayed en la capital emiratí, Abu Dabi, donde mantuvieron un encuentro con el Consejo Musulmán de Ancianos, órgano con sede en este país y que nació en 2014 para promover la paz en el seno de la comunidad islámica. Posteriormente, se trasladaron al Memorial del Fundador de los EAU, el jeque Zayed, donde ambos pronunciaron un discurso, ante el primer ministro y vicepresidente emiratí y emir de Dubái, Mohamed bin Rashid al Maktum, y el príncipe heredero de Abu Dabi, Mohamed bin Zayed al Nahyan.

Con el monumento del jeque Zayed a sus espaldas, dibujando el perfil del fundador del país del Golfo pérsico con formas geométricas y luces, el Papa Francisco llamó a condenar "sin vacilación" cualquier forma de violencia que se justifique en nombre de la religión porque "usar el nombre de Dios para justificar el odio y la violencia contra el hermano es una grave profanación", concluyó Francisco. - Efe