Micropigmentación, en busca de la perfección estética de forma permanente

Teringel Belleza aplica la técnica del maquillaje permanente, muy utilizada en cejas, labios y ojos, para corregir o mejorar imperfecciones en una sola sesión y con resultados sorprendentes

15.09.2020 | 11:09
Micropigmentación, en busca de la perfección estética de forma permanente

LOS trucos de belleza de las celebrities, esos que les ayudan a mostrarse siempre impecables, están al alcance de quien los precise en Teringel. Uno de los más utilizados es la micropigmentación, por su resultado y efectos duraderos. Se trata de una técnica para embellecer, corregir o mejorar determinados rasgos de la anatomía facial o corporal, tanto masculina como femenina, con resultados sorprendentes y de forma inmediata.

Así, es una alternativa perfecta para solucionar problemas estéticos en cejas, labios y ojos a la que se han apuntado rostros tan conocidos como Jennifer Lopez, Naomi Campbell, Rihanna, Angelina Jolie€ "En los últimos años, cada vez se recurre más a la micropigmentación, siendo las aplicaciones más habituales las cejas, ojos, labios y pechos en el caso de las mujeres y en hombres, las cejas", confirma Cristina Marín, directora de Teringel Belleza.

En la micropigmentación, el pigmento se implanta a nivel dérmico, con objeto de dotar de color y forma a diversas partes de la cara o del cuerpo. Para ello se realiza previamente un diseño, antes de proceder con los pigmentos, normalmente de origen animal.



GRANDES VENTAJAS.


Una ventaja muy apreciada de esta técnica es su duración, que se extiende a lo largo de los años, siempre "dependiendo del propio sistema inmunológico de la persona". En términos generales, en nuestro caso suele durar unos diez años", apunta Cristina Marín.

Asimismo, aporta comodidad, al no tener que estar pendientes de maquillarse. Ello sin olvidar que es una alternativa eficaz para solucionar problemas estéticos.

A diferencia de la micropigmentación, el microblading es un maquillaje semipermanente, que viene a durar uno o dos años. Se hace en cejas carentes totalmente de pelo y es una técnica manual.

Por su parte, la micropigmentación se hace con un dermógrafo, un aparato eléctrico manejado por una profesional, y es un maquillaje permanente.

Se suele realizar en una sola sesión, con una revisión un mes después para comprobar que el resultado ha quedado perfecto y si fuera necesario hacer un pequeño retoque, que está incluido en el precio. El presupuesto es personalizado, ya que "no es lo mismo un sombreado en una calva de una ceja que una ceja entera, por poner el caso", indica la directora de Teringel Belleza.


EFECTOS LOGRADOS


Los efectos de la micropigmentación de los labios son notables a simple vista, tal y como explica la directora de este centro de estética ubicado en Barakaldo. Desde su dilatada experiencia en esta técnica, Cristina Marín detalla que "aplicándola en los labios se logra aumentar la sensación de grosor y una mejor definición de los mismos. En los ojos permite corregir el efecto de ojos caídos, rejuvenece la expresión facial, los agranda si son pequeños o todo lo contrario cuando se tienen demasiado grandes... consiguiendo en todos los casos una mirada más expresiva con un visible efecto rejuvenecedor. En este sentido, recuerda que "también las cejas gruesas hacen parecer mas joven".

A la vista de todo ello, las personas activas, que necesitan lucir una imagen perfecta en muy poco tiempo, ven en la micropigmentación la solución a esta necesidad.

En el capítulo de la higiene, las agujas y cabezales para micropigmentar deben ser estériles, estar homologadas y ser de uso exclusivo para cada cliente y sesión, según insisten desde Teringel. Por eso es importante acudir a un buen especialista, "no solo porque si se realiza mal los resultados pueden ser fatales, sino por cuestiones de seguridad e higiene".

UNA LARGA HISTORIA


En la búsqueda de la belleza, la técnica del tatuaje aporta un componente estético de primer orden. No en vano tiene tras de sí una historia de al menos 8.000 años en los que ha evolucionado mediante nuevos procedimientos.

La micropigmentación, aunque es mucho más reciente, se remonta al año 1850. En aquella época se utilizaba esta técnica para disimular las cicatrices y marcas de nacimiento. Desde la Segunda Guerra Mundial ya se consideraba el procedimiento ideal para dar color a las cejas, labios y párpados.