Árbitro de la elegancia deportiva

BMW estrenará en otoño la nueva remesa del Serie 4, la sugerente declinación cupé del Serie 3

16.06.2020 | 11:25
El Serie 4 respeta las líneas maestras de diseño de su prototipo.

Quienes dicen saber de este negocio sostienen que en la clientela de automóviles con carrocería cupé concurren dos segmentos de edad diametralmente opuestos: unos pocos están en plena juventud, pero la amplia mayoría son personas maduras. Tienen en común la pasión por el diseño, el temperamento deportivo, la necesaria solvencia económica y la ausencia de cargas familiares. A ese público exigente y entendido, al menos en el sentido de conocer lo que quiere, dedica BMW la nueva generación del Serie 4, referencia obligada en el selecto club de los cupés Premium. Llegará en octubre, proponiendo hasta cinco motorizaciones, tres de gasolina y dos a gasóleo, entre 184 y 374 CV. Hacerse con el nuevo Serie 4 supondrá desembolsar al menos 48.000 euros.

Esta próxima remesa pone los dientes largos por su cúmulo de innovaciones tecnológicas y también estéticas. Exhibe, para empezar, un rotundo diseño, claramente inspirado en el prototipo preliminar, que no deja indiferente a nadie. Parece y es más coche que antes. De hecho, ha crecido bastante con respecto a la generación precedente: tiene 4,77 metros de longitud, 1,85 de anchura, 1,38 de altura y 2,85 entre ejes. Es, por tanto, casi 13 centímetros más largo, casi 3 más ancho y medio más alto, al tiempo que disfruta de 4 cm. adicionales de batalla.

Lo normal es que las primeras miradas vayan dirigidas al llamativo semblante, marcado por la boca que conforma la parrilla de los emblemáticos riñones BMW. La escoltan faros LED, que pueden ser adaptativos y llevar luz láser, con contornos muy finos. La deportividad que rezuma su silueta se enfatiza supliendo el acabado inicial por el M Sport, disponible también en un grado superior Pro. El fabricante alemán asegura que la nueva concepción interior del modelo persigue dar protagonismo a la experiencia de conducción, por lo que orienta todos los controles hacia la posición del piloto.

El Serie 4 es un coche eminentemente prestacional, por lo que sus creadores han optado por rebajar el centro de gravedad y ensanchar la vía trasera un par de centímetros, a fin de favorecer la dinámica de conducción y la aerodinámica. Además, han logrado equilibrar el 50% del peso sobre cada eje.

Vendrá equipado como se espera de un automóvil de su entidad y precio. No obstante, BMW asegura haber dado un paso adelante en este sentido, principalmente en materia de asistencia a la conducción. De modo que el Serie 4 sale de fábrica provisto de aviso de colisión frontal con frenada automática, de alerta de salida de carril con retorno al mismo asistido por la dirección, así como de dispositivo de información sobre los límites de velocidad. El sistema opcional Driving Assistant Professional incluye el asistente de dirección y control de carril con la nueva navegación activa y con la función de formación automática de carril de emergencia.

Otras dotaciones de serie significativas son el parabrisas con vidrio acústico para garantizar el hermetismo de la cabina, un nuevo climatizador automático de tres zonas, además del asistente para la entrada y salida automatizadas de plazas de aparcamiento, que incluye ahora la función de maniobra marcha atrás autónoma.