Nuestra StartUp

Autónomos

23.08.2020 | 00:15
Autónomos

La tecnología permite flexibilizar la relación laboral y no todas las personas quieren un trabajo ‘clásico’ sino una nueva forma de relación

HACE años en una conferencia en Holanda, aunque la estaba dando en inglés, utilicé a propósito la palabra autónomo ya que definía a la perfección ese grado de libertad que da esta modalidad de trabajo. Frente a freelance o standalone, el parecido con autonomus (que no se suele utilizar allí para definir esta relación laboral) hizo comprender enseguida a la audiencia por qué la estaba utilizando. Pero últimamente se está debatiendo sobre la existencia de los llamados falsos autónomos, especialmente en su uso por parte de las startups que crean servicios en la sharing economy o freelance economy. Las primeras sentencias de los juzgados laborales sobre compañías como Glovo o Just Eat han empezado a crear un debate, ¿estamos hablando realmente de autónomos o de una forma encubierta para no contratar? Muchas startups se sienten muy cómodas en sus inicios si pueden crear una relación laboral con una serie de proveedores pero sin las obligaciones que implican las vacaciones, seguros sociales,... Por supuesto, este marco está regulado ya que es el autónomo el que se hace cargo de todo ello y las compañías siguen pagando sus impuestos religiosamente. La tecnología permite flexibilizar la relación laboral y no todas las personas quieren un trabajo clásico sino una nueva forma de relación, con libertad de horarios y donde lo que se valora es la productividad. Las startups no pueden en sus inicios cargarse de empleados sin tener todavía claro cuál es su horizonte. Tenemos que replantear lo que es ser autónomo.