Tribuna abierta

Ciudades 'inteligentes'

14.01.2022 | 00:28

LA industria tecnológica ha vendido muy bien la idea de las "ciudades inteligentes", y no solo como una estrategia necesaria de innovación para aumentar la productividad y la competitividad urbanas. También como camino aparentemente irreversible y único hacia la sostenibilidad.

La ciudad inteligente no es una estrategia delimitada territorialmente, como podrían ser los distritos de innovación. El concepto (y la práctica) de las ciudades inteligentes exhibe una naturaleza expansiva, totalizadora e implacable. No es un concepto estático, y no tiene una definición absoluta o un punto final; es más bien un proceso o una serie de pasos.

Las aplicaciones tecnológicas que caracterizan a las ciudades inteligentes se desarrollan para gestionar los flujos urbanos de datos e información y permitir respuestas en tiempo real.

A pesar del significado difuso, diverso y controvertido del concepto de "ciudad inteligente", sus proponentes asumen que una ciudad inteligente es capaz de abordar mejor los desafíos de la resiliencia y la sostenibilidad urbanas.

Las ciudades inteligentes son presumiblemente más habitables, sostenibles y resilientes. Se presentan mejor preparadas para responder a los desafíos que las formas más tradicionales y transaccionales de gobernanza urbana.

Desde el lado de la producción, la experiencia profesional en el desarrollo de tecnologías inteligentes, programación y codificación tiende a concentrarse en áreas urbanas específicas en distritos denominados TAMI (technology, advertising, media, information), como Flatiron District, DUMBO, Brooklyn Tech Triangle. y Lower Manhattan/Wall St en la ciudad de Nueva York, o King Cross, Tech City y Canary Wharf en Londres.

En cuanto a la implementación y adopción, algunas áreas urbanas son más avanzadas tecnológicamente y hacen uso de diferentes métodos electrónicos, dispositivos y métodos de activación por voz y sensores para recolectar datos específicos. Rara vez se da el caso de que la ciudad inteligente llegue a todos los vecindarios urbanos de manera similar: una "brecha de ciudad inteligente" separa las áreas de adopción temprana del resto.

Desde el punto de vista de la gobernanza urbana, la tecnología de la ciudad inteligente está destinada a permitir que los gestores urbanos interactúen directamente con la infraestructura de la ciudad y la comunidad y monitoreen lo que está sucediendo en las urbes y cómo está evolucionando.

Las TIC y la IoT (Internet of Things) se utilizan generalmente para mejorar la calidad, el rendimiento y la interactividad de los servicios urbanos , para reducir los costos y el consumo de recursos y para aumentar el contacto entre los ciudadanos y el gobierno.

Los programas de ciudades inteligentes se han desarrollado sobre la base del concepto y las prácticas de IoT. La caída en el costo de producción de sensores ambientales y dispositivos de red, así como el mayor uso de telecomunicaciones móviles confiables y computación en la nube, está permitiendo la expansión de estrategias, procesos y dispositivos de IoT.

En esencia, IoT es una estrategia de coordinación y maximización de datos implementada en varios sistemas y equipos de entornos construidos para comunicarse entre sí. Esto aumenta tanto el volumen como la velocidad del movimiento de datos y crea nuevas oportunidades para interconectar las operaciones físicas.

Por lo tanto, el elemento común en los programas de ciudades inteligentes es el uso de sensores interconectados, gestión de datos y plataformas analíticas para mejorar la calidad y el funcionamiento de los sistemas del entorno construido.

A medida que la "Cuarta Revolución Industrial" se desarrolla, se expande y se convierte en un componente clave del tejido productivo, las ciudades se caracterizan cada vez más como ecosistemas complejos de innovación adaptativa, tal y como sugieren Cooke y Gu, entre otros.

En tal ecosistema, los "entornos inteligentes" funcionan a través de computadoras, sensores y algoritmos de aprendizaje automático que se están construyendo en carreteras, puentes, edificios, hogares, sistemas de transporte y otras instalaciones urbanas.

Las prácticas de las ciudades inteligentes han ido evolucionando hacia un enfoque más completo e integrador, lo que podría mejorar el impacto que la alta tecnología puede tener en los entornos urbanos. Los procesos han pasado de conectar varios hilos de infraestructura pública y tejer los datos recopilados a través de ellos a una red más integrada con el objetivo de reunir al gobierno, las universidades, la industria y los ciudadanos bajo un modelo de "cuádruple hélice".

Bajo este modelo, Schiavone y sus colegas identifican procesos evolutivos de ciudades inteligentes hacia enfoques más integradores en tres frentes: estrategia, espíritu empresarial y organización. En cuanto a la estrategia, los procesos integrados de ciudad inteligente tienen como objetivo conectar el espacio físico de las ciudades con la esfera económica y social.

Al hacerlo, su objetivo es fomentar una mayor coordinación de los actores empresariales involucrados para una mayor eficiencia. Todo esto se beneficia de una mejor comprensión de los factores organizacionales que se aplican a las transformaciones urbanas complejas de alta tecnología.

Con el modelo de cuádruple hélice en mente, los procesos de la ciudad inteligente avanzan en el objetivo de la recopilación de datos, el procesamiento de datos y la comunicación a las partes interesadas. Los objetivos son promover economías circulares (por ejemplo, Globechain de Londres o Envirocon), probar nuevas ideas urbanas (CityLab de Melbourne) y desarrollar muchos otros proyectos que pueden o no estar alineados con propósitos relacionados con la preservación del bien común y el bienestar de los urbanitas.

La falta de un enfoque normativo y las controversias en torno a la propiedad de los datos son dos características de los procesos de las ciudades inteligentes. No está claro cómo la evolución reciente hacia la incorporación de tecnologías de inteligencia artificial a las ciudades inteligentes puede contribuir a mitigar las deficiencias y las controversias que se han ido generando.

Podemos definir un régimen urbano de IA como una etapa de evolución en las "máquinas de crecimiento" urbanas, caracterizadas por un conjunto de acuerdos formales e informales entre organismos públicos e intereses privados que (1) prioriza el desarrollo de ciudades inteligentes, particularmente tecnologías basadas en algoritmos, y (2) presenta los marcos institucionales necesarios que permiten la realización de las metas y objetivos de la industria de la IA, que supuestamente repercutirían en beneficio de todos los segmentos de la población urbana.

La IA es una colección de algoritmos programados para imitar la toma de decisiones humana. Se refiere a una variedad de sistemas y aplicaciones informáticas que pueden "percibir" su entorno, pensar, aprender y actuar en respuesta a lo que perciben y a sus objetivos programados.

La IA es relativamente inútil sin un conjunto de objetivos intencionales que la complementen. Por lo tanto, la tarea inicial a la que se enfrentan las personas que planifican, construyen y administran sistemas de IA es determinar el tipo de resultados que quieren que persigan los algoritmos de aprendizaje automático.

En términos generales, se pueden identificar cuatro componentes clave en los procesos de las ciudades inteligentes: conjuntos de datos, plataformas de comunicación, toma de decisiones oportuna y acción efectiva.

Como tecnología específica, la IA agrega a los procesos de la ciudad inteligente algunas características clave: habilidades de aprendizaje automático, procesos de automatización y toma de decisiones autónoma y, con el llamado aprendizaje profundo, capacidades de pronóstico que pueden combinarse con técnicas de simulación digital (digital twinning).

El creciente régimen de IA representa la maduración tanto de la economía de la información (donde maximizar los datos y la información es un generador clave de valor económico) como la expansión de la llamada "Cuarta Revolución Industrial" (donde la toma de decisiones autónoma por parte de las máquinas promete mejorar eficiencia y eficacia en todo tipo de procesos productivos).

La evolución de las "ciudades inteligentes" hacia una utilización generalizada de técnicas, procesos y dispositivos de IA indica que el nuevo régimen urbano de IA se expandirá en los próximos años.* U.S. Fulbright Professional Ambassador; Massachusetts Institute of Technology; London School of Economics

noticias de deia