Mesa de Redacción

Pérdida de humanidad

13.10.2021 | 00:11
Pérdida de humanidad

no valoramos la salud hasta que la perdemos, ni valoramos que al darle al grifo salga agua cristalina, ni que al pulsar el interruptor se haga la luz... ni todas las comodidades que nos ofrece vivir en un país desarrollado. Simplemente, están ahí y forman parte de nuestra rutina, por lo que no nos paramos a pensar que podrían no estar. Por ejemplo, no valoramos que al salir por la mañana para ir a trabajar, nuestra oficina esté allí, y que al acabar nuestra jornada volvamos a casa, y que la casa esté allí. Ahora, pensemos en los cientos de miles de personas que han tenido que salir de Afganistán, o los millones que abandonaron Siria, para dirigirse a un país vecino o emprender un largo y peligroso camino hacia lugares del mundo con idiomas y culturas desconocidas. Esas personas no pueden, durante muchos meses o años vivir en condiciones de salubridad, no tienen un grifo al que recurrir para obtener agua, ni un interruptor para ver la luz, ni un trabajo al que ir o una casa a la que regresar. Y, sin embargo, haciendo abstracción de todas esas circunstancias, y cientos de otras más que cada uno puede enumerar en su cabeza, los que vivimos en estas sociedades desarrolladas miramos a esas personas con desconfianza, incluso con odio, porque creemos que han venido a darse un paseo por nuestro paraíso, sin mayor anhelo que quitarnos el pan, el agua y la luz. Venir por venir. Muchos de nuestros conciudadanos han perdido la humanidad y ni siquiera se han dado cuenta para valorar lo que era tenerla.

Más información

Blogs de Deia
Foros Deia
noticias de deia