Mesa de Redacción

Estatuas que escandalizan

24.06.2020 | 01:31
Estatuas que escandalizan

Si una parte de tu historia te escandaliza, córtala y tírala. Siempre será más fácil eso que hacer frente a nuestro pasado, asumir los errores propios y ajenos y mirar hacia adelante siendo conscientes de lo que fuimos y, por ello, de lo que somos. El asesinato de George Floyd ha dado paso a un revisionismo de la iconografía histórica, con las estatuas de personajes ligados al racismo como diana del pimpampum. Arrancar el símbolo y tirarlo, independientemente del valor patrimonial y de su función pedagógica (una estatua puede ser un escarnio público eterno para quien representa), nos asegura llegar puros al juicio final. Como el niño que se tapa los ojos y cree que así escapa de la amenaza que se cierne sobre él, tapar los ojos de la historia, representados por los vestigios que nos hablan de ella, es un mecanismo primario y comprensible, aunque perfectamente inútil. Si vamos recorriendo nuestro pasado hacia el origen mismo de la Humanidad, seguro que podemos encontrar motivos para ir borrando aquellos signos que nos hablan de lo que en cada momento ocurrió. Llegados al culmen del absurdo, acabaríamos eliminando las pinturas rupestres dado que en ellas se dibuja una cultura en la que los derechos de personas y animales eran pisoteados por las reglas no escritas del embrión de sociedad que fue el origen de todos nuestros males de hoy. Así que si en lugar de malgastar esfuerzos en borrar el pasado, los dedicamos a mejorar el presente, seremos nosotros los dignos de estatua.

Blogs de Deia
Foros Deia