Un toque de 'Niebla'

09.09.2021 | 00:58

LA palabra está hecha para mentir". Ésta es una de las citas célebres en la obra de Miguel de Unamuno, Niebla, donde trata los límites entre la realidad y la ficción. Ésta podría ser, además, una de las bases que impera en el siglo XXI. La última prueba de ello es la noticia de la que muchos medios de comunicación se han hecho eco, donde se aludía a que "Carmen, una mujer mayor de casi 90 años, había perdido su piso a manos de su cuidadora, una joven marroquí de 26 años". Pero la realidad es muy diferente, la joven está siendo víctima de acoso en redes sociales sin haber cometido ninguna irregularidad, como sostiene la Policía, que ha tenido que actuar en su defensa. Y es que detrás de esta noticia se encontraba el dueño de la empresa Desokupa, que atiza el odio contra la inmigración en sus redes sociales.

"El hombre en cuanto habla miente, y en cuanto se habla a sí mismo, es decir, en cuanto piensa sabiendo que piensa, se miente". Esta noticia, y tantas otras que nos han estado acompañando a lo largo de la pandemia, forman parte de una serie de bulos, para muchos "pequeñas mentiras sin importancia", que se han apropiado no solo de nuestros medios de comunicación, sino de nuestras charlas familiares. Esta nueva forma de crear "opinión pública" crea una respuesta en la sociedad y en la organización social, y es la de oscurecer la democracia actual.

Durante el S.XX los grandes escritores estaban obsesionados con la Gran Mentira, pensemos en George Orwell con su novela 1984, o con ficciones donde se promulgaba la propaganda hacia líderes políticos, como es el caso de la Alemania nazi, para conseguir polarizar a la sociedad. Todos estos comunicados iban acompañados además de mensajes violentos, que en muchos casos resultaban absurdos e inhumanos, de un gran control en cuanto a la educación, la literatura, el deporte, el periodismo y las artes. Con esta maquinaria perfectamente engrasada, el S. XX se convirtió en uno de los siglos con más auge de los extremismos.

Ahora ocurre parecido. Sin embargo, el engranaje cabe en el bolsillo. Unamuno en esa misma novela, nos desvela otra máxima: "No metáis en la cabeza lo que os quepa en el bolsillo". En el S. XXI los movimientos políticos polarizadores no necesitan de maquinarias tan enormes, ni del control sobre la educación, ni policías del terror. Lo que necesitan son pequeños grupos de influencias, los "clercs", que den testimonios que orienten a la sociedad, muchos de ellos siendo "medianas mentiras" que entorpecen y segmentan a la población como un grifo que gotea. De esta forma, tenemos ejemplos en otros países de Europa donde estas pequeñas mentiras hayan propiciado el auge de los extremismos hasta hacerse con el poder, sea el caso de Polonia o Hungría, donde se publicaban continuamente conflictos durante la crisis de los refugiados del 2016, problemas inexistentes en el país ya que la inmensa mayoría se quedó en Alemania, entre otros, o como ha ocurrido en Estados Unidos y el ascenso de Donald Trump.

La ficción y la realidad se abrazan en el carnaval político. Miguel de Unamuno tenía razón: "No hacemos sino representar cada uno su papel. ¡Todos personas, todos caretas, todos cómicos! Nadie sufre ni goza lo que dice y expresa y acaso dice que goza y acaso cree que goza y sufre; si no, no se podría vivir. En el fondo estamos tan tranquilos".

Los bulos no pueden incrustarse en nuestra vida diaria ni en nuestra opinión pública. Además, hay que ser rigurosos en conocer las fuentes y no pasar ninguna de estas "medianas mentiras". Está en juego algo más que las charlas en cafés, está en juego la democracia.

* Comunicador audiovisual y estudiante de Filología Hispánica en la UNED

Blogs de Deia
Foros Deia
noticias de deia