Pedro Sánchez pierde también en Catalunya

Según la derecha mediática, el acuerdo entre ERC y Junts es otra derrota de presidente español

18.05.2021 | 06:47
Pere Aragonés y Jordi Sánchez celebran el acuerdo para un Govern de coalición

Vuelven los clásicos a Diestralandia. En Catalunya habrá Govern por los pelos y eso no ha gustado donde se dicta la opinión correcta. "Acuerdo contra la convivencia", clama el editorial de ABC, que ya imagina todos los males que sobrevendrán a la firma: "Cataluña volverá a tener el peor gobierno de coalición posible tras el acuerdo alcanzado por ERC y Junts cuando apenas faltaban unos días para convocar nuevos comicios. La noticia cuenta además con el añadido de la tóxica influencia que ejercerá la CUP, un partido antisistema y con simpatías proetarras cuyo único objetivo es dinamitar la democracia y la convivencia".

"Camino hacia ninguna parte", se rasga las vestiduras el editorialista de La Razón. En contraste con el título, en conclusión sí parece temer el amanuense un destino: "Las dos almas del independentismo –y la atenta vigilancia de los izquierdistas de la CUP– siguen avanzado hacia el fortalecimiento del bloque que representan. En estos momentos, ERC y JxCat ya sólo aspiran a dominar Cataluña, todos sus resortes de poder, político y social, con el señuelo de la independencia".

Abel Hernández introduce en la ecuación al inquilino de Moncloa. Según él, el acuerdo es otra mala noticia para él: "Será un gobierno engendrado en la cárcel, como el Quijote, pero mucho menos ingenioso y perdurable. El ex ministro Illa, que iba como salvador, se queda para vestir santos. Se disipa el sueño del tripartito, segunda edición, y Pedro Sánchez, que anda, el hombre, en horas bajas después del batacazo de Madrid, queda a merced de los sediciosos de la secesión, a los que se dispone a indultar como si aquí no pasara nada, aprovechando el verano y la vacuna".

Así que ha perdido Sánchez otra vez. ¿Contra quién? Eso se lo aclara el editorialista de El Mundo: "Puigdemont gana y ata a Sánchez", se titula la pieza en que se explica la enrevesada trama: "Ahora el Gobierno de España es rehén de ERC, que a su vez es rehén de Puigdemont. Y todo por la voluntad, hija de su ambición y de su nulo sentido de Estado, de un solo hombre: Pedro Sánchez".

No deja de resultar llamativo el parecido de lo que acabamos de leer con lo que escribe Pedro Jota Ramírez en El Español. Viene a ser la teoría del dominó con rehenes: "El acuerdo entre ERC y Junts es, en fin, tan pésimo para el Gobierno como para los ciudadanos españoles. Con una ERC rehén de Junts, de la CUP y de la ANC, y con un Gobierno rehén de ERC, España gana en inestabilidad y zozobra en el peor momento posible: a las puertas de la salida de la pandemia y de la llegada de los fondos de la UE".

Si todavía no les ha quedado claro el tirabuzón, aquí está Ignacio Camacho para explicárselo de nuevo: "Y estos tipos tan fiables, dirigidos por una cúpula de delincuentes convictos, son los que apuntalan en el poder a Sánchez, sabedores de que no van a encontrar en Madrid otro líder más propicio a sus intereses ni menos comprometido en la defensa del constitucionalismo. El jefe del Gobierno de la nación, que sacó pecho tras la inútil victoria de su candidato Illa, guarda ahora silencio. En su clarividente análisis estratégico, el verdadero problema del país es que a los madrileños les guste sentarse en las terrazas a consumir berberechos".

Isabel San Sebastián, que hace unos días nos aseguraba que habría repetición electoral, gira en redondo y se apunta al argumento manido: "¿O acaso [Sánchez] cree que ERC le dispensará de otorgar los indultos prometidos y convocar la mesa de negociación pactada? En cuanto se constituya ese nuevo 'govern', su primer paso será redoblar la ofensiva en demanda de autodeterminación, que es, junto al apetito de cargos y el anhelo de impunidad, su único factor de cohesión".

Y para no aburrirles más, terminamos con Miquel Giménez que, a diferencia de los anteriores, escribe desde el lugar donde se ha producido el acuerdo. Obviamente, no le ha gustado: "Que estos lo volverán a intentar es seguro. Que sus peleas eran por ver quien se quedaba con la pasta que ha de venir de Europa, también. Que aquí la gente normal no pintamos nada, está clarinete. En el mundo pirata solo cuentan el capitán del barco, la tripulación y el loro que repite las voces de mando. Es decir, presidente, gobierno y TV3". Prou.

noticias de deia