El realismo mágico de Gioconda Belli

La "escritora, poeta, exguerrillera y ciudadana nicaragüense", tal y como se define, se ha revelado como una de las voces más críticas contra el gobierno de Daniel Ortega. Su primera novela, 'La mujer habitada', la escribió en 1988. "Hace un tiempo aposté por hacer una discriminación positiva en favor de las escritoras femeninas", confiesa Maika Peciña

27.09.2021 | 15:19
Gioconda Belli, en una imagen de archivo. A la derecha, portada del libro 'La mujer habitada'.

Gioconda Belli (Managua, 1948) se ha revelado en los últimos tiempos como una de las voces más críticas contra el gobierno de Daniel Ortega. La poeta, escritora, exguerrillera sandinista y ciudadana nicaragüense -como le gusta definirse- luchó en los años 70 junto a un joven Ortega para combatir la dictadura de Daniel Somoza. Casi medio siglo después, las tornas han cambiado y la autora de 'La Mujer Habitada' denuncia la deriva "autoritaria y neoliberal" del clan familiar Ortega que dirige con mano de hierro el país.

Maika Peciña: "'La mujer habitada' de Gioconda Belli me alucinó la primera vez que leí esta historia'"

"Fui la primera que hace años definió el concepto de Estado de Daniel Ortega y Rosario Murillo como una monarquía. Ellos actúan como reyes. Los poderes absolutos están concentrados en ellos y lo que les piden a sus súbditos es lealtad y fe en sus designios, lo que es totalmente contrario a la democracia", dijo el pasado 8 de marzo coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer.

Referente feminista

Premio Gil de Biedma 2020 por el poema 'El pez rojo que nada en el pecho', Belli vuelve a estar de moda después de que el movimiento #MeToo haya acogido con los brazos abiertos algunas de sus novelas y obras literarias más premiadas, como 'La mujer habitada', 'El país de las mujeres' o 'De la costilla de Eva'. El feminismo de nuevo cuño ha redescubierto a la mujer que dedicaba poemas a la menstruación. Uno de sus poemas dice así: ("Tengo la enfermedad de las mujeres. / Mis hormonas están alborotadas, me siento parte de la naturaleza. / Todos los meses esta comunión del alma y el cuerpo; / este sentirse objeto de leyes naturales fuera de control; / el cerebro recogido volviéndose vientre").

Maika Peciña: "También me gusta Isabel Franc, es una escritora divertida y todos sus personajes son mujeres"

En su debut literario, 'Sobre la Grama', en 1972, hablaba abiertamente de la sexualidad femenina. En la peculiar cosmovisión de la escritora, el Partido de la Izquierda Erótica triunfa en las elecciones de un país imaginario llamado Faguas, una suerte de Macondo para Gioconda Belli.

Con su primera novela, 'La mujer Habitada' (198),, le llovieron los elogios. Y los premios. La historia de amor entre Lavinia y Felipe -de nuevo ubicado en el territorio ficticio de Faguas- sucede en el marco de una serie de luchas políticas por la libertad.

La opresión que vive el pueblo guarda enormes similitudes con la guerrillera veinteañera que en su día se enfrentó a Somoza en Nicaragua. 'La mujer Habitada', cercano en espíritu al realismo mágico latinoamericano, triunfó en Europa, muy especialmente en Alemania y Francia. Se tradujo a once idiomas y se llevó el Premio de los Bibliotecarios, Editores y Libreros a la Novela Política de 1989, así como el Premio Anna Seghers de la Academia de las Artes, el Premio Biblioteca Breve y el Premio Sor Juana Inés de la Cruz.

noticias de deia