Una vida dedicada a la investigación

Premio Nacional de Medicina, Miguel Ángel Martínez-González es Catedrático Visitante en Harvard y es el octavo científico español más citado en el mundo. Hace 26 años, creó desde cero el prestigioso departamento de Salud Pública de la Universidad de Navarra

10.09.2021 | 10:36
Miguel Ángel Martínez-González en el Campus de la Universidad de Navarra.

No podemos hablar de nuestro protagonista de esta semana, el médico especialista en Salud Pública Miguel Ángel Martínez-González sin hacer referencia a sus padres, quienes han supuesto un gran acicate en su prestigiosa carrera. Se conocieron en Granada siendo estudiantes. Manuel Martínez, su padre, natural de Almería, estudiaba Medicina, y su madre, Victoria, procedente de Málaga, Magisterio, aunque al casarse terminó centrándose a tiempo completo en educar a sus cuatro hijos. "Era una mujer excepcional que cultivó en todos nosotros la pasión por la lectura", recuerda Miguel Ángel Martínez-González, el protagonista de IN de esta semana.

Su padre, Manuel Martínez, era "un gran hombre" y, a pesar de haber fallecido, a día de hoy "sigue siendo muy querido en Málaga", advierte el catedrático de la Universidad de Navarra, quien recuerda la anécdota de entrar en una farmacia de la ciudad andaluza y que le reconociese la farmacéutica al ser la viva estampa de Don Manuel. "Estaba muy agradecida porque había sido una niña diabética y mi padre le salvó la vida", advierte.

Y es que Manuel Martínez se convirtió en el médico de los niños diabéticos de Málaga, llegando a liderar el equipo que luchaba contra la diabetes en Málaga en la Cruz Roja. En aquellos años era una enfermedad prácticamente desconocida y muchos niños fallecían a causa de su rápido avance si no se frenaba a tiempo.

Desde pequeño, Miguel Ángel Martínez-González aprendió las premisas de una alimentación saludable gracias a sus padres. "Con 8 años ya tenía conocimientos de nutrición y con 13 acompañaba todos los domingos a mi padre a identificar la diabetes entre la población. Recuerdo estar en las consultas con él y prestar atención a todo lo que hacía y decía", señala. Allí vieron la prevalencia real de esta enfermedad, invisible en sus inicios, y que afectaba entonces al 30% de la población, explica. "Mi padre fue el precursor de colonias de verano para niños diabéticos. A este campamento asistían unos 150 niños de Andalucía y les enseñaba a administrarse insulina . También recuerdo que organizaba un bingo dietético, un juego a través del cual divulgaba las premisas de la nutrición y promovía hábitos saludables", destaca.

Premio nacional de medicina

Miguel Ángel Martínez-González es el mayor de cuatro hermanos, todos varones. "Nos llevamos sólo dos años entre uno y otro y estamos todos muy unidos a pesar de la distancia. El segundo es Manolo, médico de familia; el tercero, Víctor, abogado, administrador de fincas y artista -pinta cuadros abstractos y tengo alguno suyo en casa-; y el cuarto es Julio, una fiera de la medicina, que ha ejercido varias especialidades. Se sabe de memoria todos los libros de medicina interna, tiene un ojo clínico fabuloso y ha estado al pie del cañón en Málaga con la covid-19.

Pero a pesar de la humildad que muestra, Miguel Ángel Martínez-González acaba de ser reconocido ni más ni menos que con el Premio Nacional de Medicina. Nacido en Málaga en 1957, estudió Medicina en la Universidad de Granada y se especializó en Medicina Preventiva y Salud Pública. Obtuvo un máster en Salud Pública y Administración Sanitaria por la EASP y el grado de doctor por la Universidad de Granada. Cursó estudios avanzados de Bioestadística y Epidemiología en Tufts University, la UAB y la UNED. Es catedrático de Salud Pública de la Universidad de Navarra, catedrático visitante de la Universidad de Harvard y pertenece al 0,1% de los científicos más citados del mundo, con mil trabajos de investigación indexados en 'Web of Science'. Según Clarivate y el CSIC, es el octavo científico español más citado en el mundo. Sólo en 2021 fue citado en 69 publicaciones.

Ha liderado la red de investigadores del Predimed, el mayor ensayo realizado hasta la fecha sobre los efectos de la dieta mediterránea y hábitos de salud. Es coautor del libro 'Epidemiología aplicada', junto con Jokin de Irala y María Seguí -Gómez y además ha escritoro el libro de divulgación científica 'Salud a ciencia cierta': Consejos para una vida sana (sin caer en las trampas de la industria)' (2018), y '¿Qué comes?: Ciencia y conciencia para resistir' con Marisol Guisasola (2020). Este mes de junio, Miguel Ángel Martínez-González publicaba, junto a su hermano Julio Martínez-González, doctor en Medicina Interna por la Universidad de Málaga, que actualmente trabaja en el Hospital Regional Universitario de Málaga 'Carlos de Haya', una crónica realizada a cuatro manos sobre la pandemia titulada 'La sanidad en llamas', donde aúna el doble punto de vista profesional de ambos hermanos, el de un epidemiólogo y el de un médico internista, ante la gestión de la covid-19.

Recién cumplidos los 64, se encuentra en plena forma, pero asegura que le faltan años por delante para poder seguir analizando los resultados de sus investigaciones. "Ahora estoy centrado en escribir sobre los efectos del alcohol en la salud", nos adelanta. "Me considero un privilegiado por haber llegado hace 26 años a la Universidad de Navarra para montar desde cero el departamento de Salud Pública, en el que ahora estamos trabajando 35 personas", cuenta, con la convicción de sentirlo su mayor logro profesional. "Somos como una familia y cada vez trato de delegar las responsabilidades en mi equipo para así ir poco a poco dando relevo" a investigadores más jóvenes", confiesa.

noticias de deia