La cara y la cruz de la alta costura

La diseñadora Isabel Zapardiez nos recomienda el libro 'Dioses y reyes: Ascenso y caída de Alexander McQueen y John Galliano', una interesante biografía que hilvana la trayectoria de estos dos genios de la moda caídos en desgracia a nivel personal

16.08.2021 | 09:59
John Galliano.

Ambos procedían de familias humildes, pero gracias a su talento y su tesón lograron triunfar.

Sin embargo, la misma pasión que encumbró a Alexander McQueen y John Galliano fue la que les hundió. En el libro 'Dioses y reyes: Ascenso y caída de Alexander McQueen y John Galliano', Dana Thomas firma una biografía cruzada en la que compara el recorrido de estos dos genios de la moda, que tuvieron que abrirse paso tratando de dejar de lado sus tormentos personales.

Lee Alexander McQueen nació en el East End de Londres. El hijo más pequeño de los seis que tuvo su padre, taxista de profesión, abandonó la escuela con 16 años y logró graduarse en la prestigiosa escuela St. Martin's College of Art & Design de Londres, ya que desde pequeño había mostrado su interés por la moda diseñando ropa para sus tres hermanas.

Por su parte, Juan Carlos Antonio Galliano-Guillén, conocido como John Galliano, es un diseñador de moda británico, de padre gibraltareño y madre española. Se trasladó a Londres cuando era niño y recibió educación en la Wilson's School de Wallington. También se graduó en Diseño de Moda en St. Martin's, con una colección inspirada en la Revolución francesa.

Como podemos observar, hay varias similitudes en las vidas de estos dos maestros de la alta costura. Ambos procedían de familias humildes, se criaron en un entorno hostil, estudiaron en la escuela Saint Martins de Londres, los dos crearon con éxito sus propias marcas y triunfaron en Dior y Givenchy, tal y como expone la autora de este libro.


Alexander McQueen en uno de sus desfiles. Foto: Reuters

Corresponsal del semanario 'Newsweek' en París, desde hace doce años, esta periodista especializada en moda y cultura, colabora con publicaciones como 'The New York Times Magazine', 'The New Yorker', 'Harpers Bazar', 'Vogue', 'The Washington Post' y 'Financial Times' de Londres. En 2007 publicó el libro 'Deluxe: How Luxury Lost Its Lustre', todo un referente sobre la industria de la moda.

Y en esta ocasión, Thomas relata la transformación experimentada en la industria de la moda en el último siglo partiendo del ejemplo de McQueen y Galliano. "Su talento creativo y su capacidad para generar espectáculo fueron aprovechados por las grandes corporaciones para llevar la moda a otro nivel, más comercial y menos creativo", advierte.

Tirando de ese hilo, Dana Thomas se adentra en las vidas de estos dos genios para intentar comprender qué les hizo alcanzar el Olimpo de la moda y perderlo de forma tan dramática. Y su conclusión es que "más allá del lado salvaje de ambos creadores y de los vicios que aceleraron su hundimiento, Galliano y McQueen fueron sacrificados en nombre del capitalismo".

Los intereses de la industria

En esta doble biografía no autorizada, con tintes de ensayo en torno al éxodo creativo de "una industria que ha cambiado el talento por los beneficios económicos". En sus páginas Thomas no se anda con rodeos y relata el camino hacia la gloria de Alexander McQueen y John Galliano, pero también su posterior proceso de autodestrucción.

En realidad, ha confesado que empezó a escribir este libro a partir de un artículo sobre la caída en desgracia de Galliano. Entonces lo vio claro. "Para mí, el momento mágico de la moda, que había empezado a desvanecerse con el despido de Tom Ford como director creativo de Gucci e Yves Saint Laurent, en 2004, terminó bruscamente como una tragedia en dos actos: la muerte de Alexander McQueen y la implosión de John Galliano", rememora. "Mi intención era examinar lo que había pasado con ellos dos, pero también con otros, porque no fueron los únicos diseñadores que se rompieron por aquel entonces", asegura. "Creo que todo cambió en los 80, cuando los ejecutivos, con poca o nula experiencia en la moda, pero gran éxito en el terreno comercial, comenzaron a tomar las riendas de la industria", critica.

Como resultado de aquella estrategia hizo su desembarco una nueva generación de creadores, capaces de capitanear los antiguos buques del lujo. "Marc Jacobs en Louis Vuitton; Tom Ford en Gucci; Michael Kors en Céline; Narciso Rodríguez en Loewe, John Galliano en Dior; y Alexander McQueen en Givenchy", enumera. "Todo el mundo hacía montones de dinero, incluidos los diseñadores, pero el modelo de trabajo terminó resultando insostenible. Jacobs pasó por rehabilitación hasta en dos ocasiones, Ford acabó con depresión, Galliano se dio al alcohol y las pastillas que desembocaron en el altercado racista que le costó su puesto en Dior en 2011 y McQueen se suicidó un año antes", destaca. El 11 de febrero de 2010 fue hallado muerto en su domicilio londinense con 40 años. La autopsia confirmó que se ahorcó después de haber consumido cocaína, somníferos y tranquilizantes. Al parecer, su suicidio fue motivado por la depresión que sufría desde la muerte de su madre, diez días antes de su propia muerte. Curiosamente, su mentora, el icono de la moda Isabella Blow, que se había suicidado tres años atrás, también lo hizo en vísperas de la Semana de la Moda de Londres.

Un año después, el 24 de febrero de 2011, Galliano fue detenido en una cafetería en París por lanzar insultos antisemitas contra una pareja. A pesar de ser puesto en libertad sin cargos, al día siguiente, el director general de Dior, Sidney Toledano, anunciaba la suspensión temporal de Galliano a través de un comunicado, donde manifestaba lo siguiente, que: "la Casa Dior reafirma categóricamente su política de tolerancia cero hacia toda actitud antisemita o de degradación racial"

El 1 de marzo de 2011, después de que el periódico 'The Sun' hiciera público un vídeo en el que se veía a Galliano ebrio, proclamando su amor por Hitler e insultando a algunas personas que se encontraban en ese establecimiento,? la icónica casa de moda no se lo pensó dos veces e inició los trámites de despido del diseñador.

Posteriormente, Galliano fue juzgado y condenado a pagar 6000 euros de multa por injurias racistas y antisemitas, cifra no muy elevada para su fortuna, pero que supuso un gran descrédito en su imagen.

Este libro que nos recomienda la diseñadora Isabel Zapardiez, 'Dioses y reyes: auge y caída de Alexander McQueen y John Galliano', reúne aquellos episodios que, entre 2004 y 2011, marcaron "el principio del fin del sistema de la moda", tal y como remarca su autora, Dana Thomas.

noticias de deia