Gobierno vasco, Sidenor e Indra ultiman su entrada en ITP a la espera de más socios

La venta del fabricante aeronáutico se perfila con el ajuste del accionariado y la base del arraigo a Euskadi

01.10.2021 | 01:02
Instalaciones de ITP Aero.

Un porcentaje y una fecha son los faros que guían el proceso de venta de ITP. Por un lado está la cuota de 30% que Bain Capital se ha comprometido a dejar en manos de compañías vascas o españolas. Por otro lado, en el calendario está marcada la última semana de junio del próximo año, cuando expiran los nueve meses que se ha dado de plazo el nuevo propietario del fabricante aeronáutico vasco para formalizar la compra y facilitar la entrada de otros accionistas.

Fuentes conocedoras de la operación dan por segura la entrada de Sidenor, Indra y el Gobierno vasco, que no tienen prisa y manejan los tiempos en función del horizonte de junio. Su objetivo es afinar su participación evitando sobrexponerse a en una compañía valorada en 1.700 millones de euros.

Indra, con unos ingresos anuales de cerca de 3.500 millones, será el mayor partícipe del 30% que va a repartir Bain Capital. El Gobierno vasco apunta a comprar en torno a un 3,5%, una cuota que le permitiría tener una silla en el consejo. Sidenor podría moverse en niveles similares.

reparto accionarial 

La empresa guipuzcoana Sapa –una empresa de industria militar– y JB Capital –el fondo de inversión de Javier Botín, hijo del histórico presidente del Banco Santander– ya se han comprometido a entrar en la sociedad con cerca de un 6%. De modo que Sidenor, Sapa, JB y el Gobierno vasco controlarían un 13% del accionariado.

La duda es si Indra está dispuesta a cubrir el 17% que falta para llegar al 30% que garantizaría el arraigo. Sobre el papel supondría una inversión de unos 290 millones de euros, que es algo más de lo que destina cada año la compañía a I+D. A pesar del tamaño de Indra, es una suma importante y por ello no se descarta que se adhieran otros socios a la operación y tanto el Gobierno vasco como el español están siendo muy activos en la búsqueda de partners que completen la partida. De hecho, cobra fuerza la posibilidad de que el Ministerio de Industria tome una participación a través de la SEPI, con lo que el Estado se sumaría a la presencia del Ejecutivo vasco en el consejo.

En cualquier caso, el control público ya estaría garantizado con la participación de Indra, que tiene a la SEPI como primer accionista con un 18% del capital. A la espera de que el proceso de captación de socios avance, fuentes consultadas sostienen que se abre un periodo de bajo perfil de puertas afuera a nivel informativo.

Con nueve meses por delante para afinar el esquema societario, cabe la posibilidad de que el escenario se aclare en el último momento, como ha ocurrido con la firma del compromiso de venta de la compañía por parte de Rolls Royce a Bain Capital. Con el pasado lunes como fecha límite, el sábado se produjo un auténtico terremoto cuando el lehendakari Iñigo Urkullu reveló que las posiciones estaban muy alejadas y que había riesgo de destrucción de puestos de trabajo en ITP.

el papel del lehendakari 

Ese "golpe sobre la mesa" de Urkullu fue decisivo, porque Rolls convenció a Bain de que corrigiera su postura, aseguran las fuentes consultadas. Y el domingo, 24 horas antes de la firma del protocolo, el camino se despejó. Se confirmó por tanto la entrada de Sapa y JB en el capital, que fueron reclutados a última hora tras romperse las negociaciones con Sener, fundador y antiguo máximo accionista de ITP que finalmente no ha dado el paso de subirse de nuevo al tren.

No fue posible en cambio concretar el encaje de Sidenor y el Gobierno vasco, que coinciden en las condiciones que plantean para entrar en la compañía vizcaina. Mantener la sede social y centro de decisión en Euskadi y conservar los puestos de trabajo, unos 1.900 en Bizkaia.

Sobre el papel, el Ejecutivo vasco ha logrado un compromiso de Bain en ese sentido. Así que el debate podrá centrarse ahora en las cuotas de capital que asumirán y en tejer las complicidades con el nuevo primer accionista de la sociedad. Al mismo tiempo, se perfilará el encaje de Indra y la entrada a futuro de estos tres nuevos socios se utilizará como elemento de atracción de otros compañeros de viaje en el nuevo rumbo de ITP, que aspira a reforzar su liderazgo en la industria aeronáutica.

noticias de deia