Los sindicatos no quieren otro 1 de Mayo virtual

Preparan movilizaciones en las calles de Euskal Herria tras la excepcionalidad de la pasada edición por el covid

26.04.2021 | 01:11
Imagen de archivo de una manifestación del 1 de mayo.

Los sindicatos vascos afrontan el Primero de mayo con una mayor normalidad que en el pasado 2020 –en el que las celebraciones fueron sobre todo virtuales, en el punto álgido de la pandemia de coronavirus–, y volverán a las calles aunque preocupados por las medidas laborales que puedan adoptar los Ejecutivos para cumplir con Bruselas y poder acceder a los fondos europeos, así como inquietos por el efecto negativo que el covid está teniendo, pese a los ERTE, entre los trabajadores.

Hoy mismo, el sindicato mayoritario vasco, ELA, de la mano de su secretario general Mitxel Lakuntza y de la secretaria general adjunta Amaia Muñoa, presentarán los mensajes que quieren lanzar a la sociedad con motivo de la festividad del Trabajo, así como las movilizaciones previstas. Asimismo, hablarán sobre la situación actual e instarán a un cambio en las políticas públicas y en la fiscalidad para afrontar el coste de la crisis económica derivada de la pandemia.

El sindicato LAB ya ha llamado a salir a la calle el próximo Primero de Mayo para reivindicar "un cambio de rumbo" en las políticas de las administraciones y para mostrar la "fuerza" de los trabajadores de cara a la salida de la crisis del covid..

La secretaria general de LAB, Garbiñe Aranburu, y la responsable de comunicación del sindicato, Maider Jauregi, presentaron los actos de la central para conmemorar el Uno de Mayo, día en el que tienen previsto celebrar más de una veintena de movilizaciones en Araba, Gipuzkoa, Bizkaia y Nafarroa, donde marchará en solitario, así como en Iparralde, donde lo hará junto a otras organizaciones, bajo el lema Aldaketa da aukera. Por un cambio de rumbo.

Pese a las restricciones de movilidad existentes, la manifestación de LAB en la capital vizcaina contará con la presencia de la secretaria general del sindicato.

Garbiñe Aranburu considera que el Primero de Mayo debe servir para impulsar la lucha sindical con la vista puesta en "la fase de la pospandemia que va a requerir de nuevas huelgas y nuevas movilizaciones" en defensa de unos trabajadores vascos, "abandonados" por los Ejecutivos de turno. Para LAB, durante la pandemia, una vez más, "se han primado" los intereses del capital, "echándose en falta" medidas como el reforzamiento de la sanidad pública.

Esta recuperación de la presencia sindical en las calles de Euskal Herria, cumpliendo con las norma sanitarias, se quiere, por ejemplo en Nafarroa, que vaya acompañada de avances en la línea de sostenibilidad y apoyo al medio ambiente. Por lo que se ha solicitado a los sindicatos que excluyan el plástico en sus pancartas reivindicativas del Uno de Mayo, algo que no todos están en disposición de cumplir.

Recuperar la calle
 

Por su parte UGT y CC.OO. seguirán con su coordinación habitual a nivel del Estado y también con la idea, según el dirigente vasco de Comisiones Obreras, Unai Sordo, de recuperar la presencia y la movilización sindical en la calle, que ha estado mediatizada por la pandemia.

Los citados UGT y CC.OO. seguirán el lema de este año, que se centra en Ahora toca cumplir. Un país en deuda con su gente trabajadora. Con este mensaje los dos primeros sindicatos españoles quieren hacer un homenaje a los trabajadores y trabajadoras de los sectores esenciales que, según Pepe Álvarez, secretario general de UGT España, "han hecho posible que durante la pandemia de coronavirus hayamos podido vivir en mejores condiciones", y la exigencia de respuesta a reivindicaciones esenciales como son la derogación de las reformas laborales, la derogación de la reforma de pensiones de 2013, la revalorización del Salario Mínimo Interprofesional para 2021, y la recuperación de los servicios públicos.

"La movilización es el elemento básico para desarrollar las cuestiones que tenemos pendientes", destacó el sindicalista.

noticias de deia