Jaka disputa su último partido con Aspe

El de Lizartza disputó su último partido con Aspe y está con ganas de iniciar su andadura en Baiko

27.04.2021 | 00:57
Erik Jaka, campeón del Manomanista, continuará su carrera deportiva en la operadora Baiko.

UN nuevo capítulo se abre en la trayectoria de Erik Jaka (Lizartza, 1994). El campeón del Manomanista puso fin a su andadura en Aspe el sábado pasado en el Adarraga de Logroño. Fue su último partido con la empresa que le abrió las puertas del profesionalismo y confió en él cuando todavía no había alcanzado la mayoría de edad. El lizartzarra no esconde su agradecimiento a la operaria eibartarra, pero al mismo tiempo su mirada esta puesta en el futuro y el siguiente fin de semana ya formará parte de la plantilla de Baiko. Será el inicio de una etapa llena de ilusión en la que el delantero guipuzcoano parte como una de las referencias de su nueva empresa. Sin embargo, el conformismo no va con Jaka y pese al cambio, su mentalidad sigue siendo la misma y las ganas de mejorar constantes seguirán marcando su día a día.

Jaka formó parte del telonero del festival del Adarraga. El lizartzarra jugó con Xabier Tolosa y se enfrentó a Peio Etxeberria y Julen Martija. Cayeron 21-22 y no fue un partido más. "Tuve sensaciones un poco raras. No es que pierda la pelota, ni mucho menos, pero en el último partido te vienen muchos recuerdos y sin querer sí que tenía un poco más de tensión que en otros días", cuenta Jaka. Este encuentro supuso el cierre definitivo a varias semanas diferentes, en las que la cabeza buscó recuerdos y al mismo tiempo miró al futuro. "Una vez se hizo oficial el traspaso, quería cerrar esta etapa y empezar la nueva. Estas semanas se me han hecho largas y raras en ese sentido, pero hemos hecho todo cómo había que hacer y estoy contento con eso", apunta.

Aspe apostó por Jaka ofreciéndole un precontrato primero y dándole la oportunidad de debutar a los 19 años. "Estoy muy agradecido a ellos. Poco a poco he ido evolucionando, mejorando y he podido corresponderles con buen juego. Me llevo una buena imagen de todos y espero haber dejado yo también una buena imagen", comenta. Ahora, el lizar-tzarra ya ha dado "el cambio de chip" y afronta con mucha ilusión su nueva etapa en Baiko. Época de cambios y de adaptarse a la nueva rutina. "Creo que es un paso adelante en mi carrera y es lo que busco. Algo va a cambiar ya que cada empresa tiene su método de trabajo. Aunque el aspecto físico haré como hasta ahora", explica.

Entre estos cambios, uno de los destacados será el nuevo entrenador con el que contará Jaka en el frontón. El lizartzarra se unirá a Aimar Olaizola, que alternará hasta su retirada la función de técnico y pelotari en activo. "La verdad es que estoy con ganas de empezar. Es un grandísimo pelotari, si no el más grande de la historia, y siempre tiene que tener algo para enseñar o corregir. A ver si entre los dos conseguimos sacar lo mejor de mí", reconoce. Esa mejora es uno de los objetivos principales de la carrera de Jaka. No se conforma nunca y siempre quiere ser mejor pelotari que el día anterior: "Lo que quiero es ser la mejor versión de mí mismo que pueda ser. A partir de ahí pueden venir mejores resultados o peores, pero siempre trabajo para mejorar y hago todo lo que está en mi mano para ello". Ahora, con nuevas y diferentes herramientas para ello tratará de elevar su juego al siguiente nivel.

sin presión
 

Este fichaje también genera atención mediática. No es solo el cambio de una de las figuras importantes de la empresa, es el traspaso del actual poseedor del colorado. Este movimiento puede suponer un extra de presión para mucho, pero no para Jaka. "Desde que gané el mano a mano ya se me está diciendo que voy a sentir esa presión, pero tampoco lo estoy sintiendo así. Todos los pelotaris intentamos dar el mejor nivel posible y es lo que he venido haciendo hasta ahora y lo que seguiré haciendo en Baiko. Haber sido fichado no me garantiza ser titular en todos los campeonatos. Hay que seguir demostrando esté en Aspe o en Baiko", afirma Jaka, que debutará en campeonato oficial en el Manomanista y lo hará como cabeza de serie al ser el defensor de la txapela.

Ese título es el reto más cercano para el delantero de Lizartza, que es consciente de la dificultad que supone repetir lo realizado el curso pasado: "El último que lo consiguió fue Aimar y ya hace unos años de eso. Eso quiere decir que no es nada fácil. Hay mucha competencia y a un partido puede pasar cualquier cosa. Intentaré hacer el trabajo lo mejor posible para estar al cien por cien y ojalá pueda hacer un buen campeonato", comenta. Será el primer gran objetivo de un nuevo capítulo que afronta lleno de ilusión.

Erik Jaka mantendrá su actual rutina física y en el frontón pasará a contar con Aimar Olaizola como entrenador

 

noticias de deia