Semifinales del Parejas

Agente doble

10.03.2020 | 02:16
Aranguren golpea con la derecha en el Bizkaia.

Los focos de la élite manista se ciernen sobre el joven Aitor Aranguren, suplente de Mikel Urrutikoetxea, después de su gran rendimiento en la liguilla de semifinales del Parejas

AITOR Aranguren (Aginaga, 2000) volvió a sacar a relucir el domingo un nivel espectacular. El zaguero guipuzcoano arribó al frontón Bizkaia de Bilbao en su tercera sustitución del Campeonato de Parejas de Primera, ocupando el hueco de Mikel Urrutikoetxea, con la izquierda dañada. Su buen nivel en Promoción le concedió la confianza de los técnicos de Baiko Pilota, que le están haciendo alternar presencias en la competición de plata y en la elitista. Es el agente doble de su empresa. Un comodín. De hecho, tal es la fe de los entrenadores de la operadora que, si bien no estuvo al nivel en el primer episodio de la liguilla de semifinales de Segunda –perdió junto a Peña II contra Agirre-Eskiroz (22-13) en Eibar–, volvieron a contar con él de cara a un duelo clave en Primera. El plan salió a la perfección. Aimar Olaizola le guió hasta el 22-10 ante Laso-Albisu. Los campeones del Parejas de 2016 encarrilan así la clasificación hacia la final del 5 de abril en el frontón Bizkaia de Bilbao.

"Hicimos un buen partido", declara el guardaespaldas aginagarra. Con 19 años –cumple 20 en abril–, Aitor es un pelotari tranquilo. No pierde el norte. Mantiene el tipo. Eso se tiene o no se tiene. "En los partidos importantes, no me suelo poner nervioso", declara. Sobre la importante cita en sustitución de Urrutikoetxea, Aranguren confirma que "a Aimar le funcionó muy bien el gancho. Al principio me costó gozar pelota, pero después me sentí bien". Ni en el inicio, un 0-4 en contra, en el que le podían haber temblado las piernas, se le vieron las costuras. "Ya sabíamos que iba a ser partido duro. Aimar me decía que trabajara, que siguiera. Empezó a poner su ritmo y me ayudó", concreta el aginagarra, quien resalta que "no sé qué hace Olaizola con 40 años, pero está a un gran nivel". Jugar con el campeón goizuetarra es un máster: "Es un profesor, un maestro. Nos enseña mucho tanto dentro de la cancha como fuera".

Aranguren cuenta dos victorias en sus tres suplencias en Primera. No tuvo suerte en Zestoa junto al veterano de Baiko –perdieron contra Jaka-Zabaleta por 17-22–, pero sí en Gernika –junto a Artola frente a Altuna III-Ladis Galarza (8-22)– y el domingo en Bilbao. "Es positivo. Estoy contento con lo que he hecho", desgrana el de Aginaga.

Pensar en segunda El joven zaguero guipuzcoano, bisagra entre la élite y Promoción, se encuentra inmerso además en las semifinales de la categoría de plata. Se la juega el viernes en el frontón Adarraga de Logroño. El partido es "clave". Peña II-Aranguren, ambos suplentes en Primera, y Zabala-Ruiz únicamente disponen de una oportunidad: si alcanzan el cartón 22, estarán en la final del 28 de marzo en el frontón Labrit de Iruñea. "No tengo ninguna duda de que Urrutikoetxea hará lo posible para jugar; así que me centraré en Logroño", analiza el manista de Baiko, quien admite encontrarse en una "semana tensa y bonita a la vez, por todo lo que nos jugamos". "Tengo la cabeza en Segunda, pero en Primera juego muy a gusto. Es la élite. Además, con Aimar siempre es un placer", finaliza.

"Tengo la cabeza centrada en el Parejas de Segunda. El viernes tenemos un partido decisivo en Logroño", dice Aitor Aranguren

Lo último Lo más leído