Rahm solo se inclina ante un gran Scheffler

El de Barrika cede en cuartos de final del wgc-match play ante el estadounidense, que firma ocho birdies

28.03.2021 | 01:07
Jon Rahm felicita a Scottie Scheffler, su verdugo en cuartos de fInal del WGC-Match Play. Foto: Afp

Jon Rahm se quedó en los cuartos de final del WGC-Match Play de Austin después de un excelente rendimiento durante toda la semana en el recorrido texano, en el que solo pudo frenarle un inspiradísimo Scottie Scheffler, un muy buen jugador de esta atractiva modalidad que iguala todo. El estadounidense nació en Dallas hace 24 años, se formó en la Universidad de Texas y tiene como centro de entrenamientos el Austin Country Club y, además ayer, al reducido público de su parte. O sea, que su condición de debutantes admitía todo tipo de matizaciones. El golfista de Barrika puso todo de su parte, firmó seis birdies en la tarde de ayer, pero su rival logró ocho y, sobre todo, dominó el partido desde el inicio al tomar una renta de tres hoyos en los cinco primeros que le dio mucha seguridad. Ese inicio debutativo resultó determinante por el altísimo nivel de juego del texano, el mejor del día en Austin.

En el hoyo 13, mantenía Scheffler esa ventaja casi decisiva ante un Rahm que sacó su instinto competitivo, no se rindió y encadenó cuatro birdies consecutivos. Pero el jugador local no se achantó a la hora de rematar la faena y jugó un golf quirúrgico de tee a green para anotarse el partido con tres de ventaja a falta de uno tras ceder solo tres hoyos al número 3 de mundo. Por la mañana, el estadounidense había sometido a un monstruo del match-play como Ian Poulter, al que no dejó ganar ni un solo hoyo de los catorce que jugaron.

Por su parte, Jon Rahm había vencido en octavos de final al sudafricano Erik van Rooyen, otro rival correoso que le llevó hasta el hoyo 16, donde el barrikoztarra cerró el duelo con el segundo de los eagles que logró en la segunda mitad de la vuelta. Otros cuatro birdies añadió a una cosecha interesante en el sábado de Austin que se completó con sus tres victorias ajustadísimas en la fase de grupos ante Sebastián Muñoz, Shane Lowry y Ryan Palmer sin llegar a alcanzar su mejor versión.

Pero el formato de match-play admite los fallos y se trata de aprovechar las oportunidades. En un torneo que provocó una escabechina de cabezas de serie, el barrikoztarra fue el único de los veinte primeros del mundo que logró superar la fase de grupos, que se comió a Dustin Johnson, Justin Thomas o Bryson DeChambeau, entre tantos otros. Para Jon Rahm, este torneo supone otro Top 10 en su temporada, subir cinco puestos en la FedEx cup hasta el decimotercero y una bocanada de confianza para su primer gran objetivo del año que es el Masters de Augusta, de aquí a dos semanas. Su presencia en el torneo aún no es segura porque su mujer Kelley sale de cuentas por esas fechas y el vizcaino ya ha advertido a quienes apuesten por él que "a lo mejor deberían escoger otra opción".

Tras unos duelos de cuartos muy apretados, las semifinales serán Matt Kuchar contra Scottie Scheffler y Billy Horschel contra Víctor Pérez. El francés defenderá el pabellón europeo tras imponerse a Sergio García, que jugó su peor vuelta de la semana ante un enemigo que apenas le hizo concesiones y que se postuló como una pieza muy valiosa a considerar para el equipo de la Ryder Cup.