Un plato fuerte para el retorno

Ibaizabal bate al Barakaldo en el derbi de la primera jornada de la Liga Femenina-2, jugado con público

12.10.2020 | 01:05
El GDKO Ibaizabal se llevó la victoria en el derbi. Foto: BSF

Ausarta Barakaldo47

GDKO Ibaizabal64

AUSARTA BARAKALDO: Chahrour (5), Martín (4), Karamovic (16), Murugarren (4), Lo (4) –cinco inicial– Vergara (2), Ortega (2), Ilic (2) y Uchendu (3).

GDKO IBAIZABAL: Marcos (10), Iruskieta (4), Koskimies (11), Ferris (13), Tulonen (8) –cinco inicial– Royale (2), Portilla (4), Aizpurua (1), Cotano (8), Arenas (0) y Cristelo (3).

Parciales: 4-11, 19-32 (descanso), 30-46 y 47-64.

Árbitros: García y Uriarte. Eliminaron a Ferris (GDKO Ibaizabal).

Incidencias: Unas 100 personas en Lasesarre.

bilbao – Volvía la Liga Femenina-2 a Bizkaia y lo hizo con un plato fuerte para empezar, un derbi entre los dos equipos del territorio presentes en esta competición, el Ausarta Barakaldo y el GDKO Ibaizabal. A la habitual falta de fluidez y acierto de los estrenos de la competición, hubo que añadirle la tensión propia de estos partidos. Fue un choque con muchos errores y los dos equipos dejaron buenos detalles defensivos. En este duelo, las galdakoztarras confirmaron su favoritismo. Siempre con una marcha más. Las entrenadas por Josema Alcántara llevaron el ritmo del partido y pusieron pies en polvorosa ya en el primer cuarto. Las barakaldarras trataron de reaccionar pero el Ibaizabal encontró respuestas a todos los problemas de su rival y con su ritmo constante fue haciendo mella en la moral de las locales hasta ganar por 47-64.

El regreso de la competición no fue la única nota positiva del día. En las gradas de Lasesarre un centenar de personas se acercaron a ver el encuentro. Atrás quedó el baloncesto de los campos vacíos y los encuentros a puerta cerrada para el Ausarta Barakaldo y el GDKO Ibaizabal. Ayer, el club de Ezkerraldea abrió sus puertas y organizó una jornada en la que instauró las medidas sanitarias oportunas para asegurar en todo lo posible la salud de los espectadores y las jugadoras. Así, ese componente indispensable de todo derbi, el público, pudo disfrutar de una mañana de baloncesto.

La pretemporada del Ausarta Barakaldo estuvo marcada por el confinamiento vivido a poco de empezar la competición. Esa falta de rodaje fue evidente en el primer partido. Las barakaldarras estuvieron muy desacertadas con el tiro exterior y el GDKO Ibaizabal lo aprovechó. Las dirigidas por Josema Alcántara hicieron de su zona un fortín y en el primer cuarto solo encajaron cuatro puntos (4-11). El conjunto galdakoztarra tampoco destacó por su juego ofensivo, sobre todo, más allá de la línea de 6,75 metros. En una época en la que se le da un gran valor al lanzamiento de tres puntos, el Ibaizabal ganó sin anotar ni un solo triple.

La ventaja obtenida en el primer cuarto gracias a la buena defensa y el mayor ritmo del conjunto galdakoztarra fue clave en su victoria. A pesar de la falta de acierto exterior, las jugadoras del Ibaizabal movieron con fluidez el balón y lograron tiros cómodos. Además, supieron aprovechar su buena defensa para conseguir canastas sencillas y la superioridad de Tulonen en el poste bajo para ganar todos los cuartos del partido.

LESIóN DE CHAHROUR La mala noticia de este encuentro fue la lesión de Laura Chahrour. La base valenciana tuvo que retirarse en el último cuarto con molestias en su tobillo. En los próximos días se conocerá la evolución de la lesión de la jugadora llamada a llevar la manija del Ausarta Barakaldo este año. Tampoco estuvo en el encuentro de ayer Juana Molina. La manchega está confinada pese a dar negativo en los test PCR realizados. El CSD y la Federación Española de Baloncesto autorizaron su participación en el partido pero no lo hizo Osakidetza por lo que el debut de la exjugadora del Lointek Gernika deberá esperar al menos una semana más.