El Pobal abre un taller de tecnologías primitivas

El nuevo programa para escolares enfatiza el disfrute del entorno natural

20.09.2021 | 01:01
Los supervivientes cocinaron chorizos en un fuego bajo tierra que ellos mismos cavaron.

Con la vuelta a los colegios, los responsables del museo foral de la ferrería de El Pobal han presentado el nuevo programa de actividades dirigidas a los alumnos y alumnas de Primaria, E.S.O. y Bachillerato. Con él pretenden ampliar la atención en este sector tan importante en el cómputo anual de visitantes de la ferrería de El Pobal y el Castillo de Muñatones. Ambos son Conjuntos Monumentales únicos en Bizkaia, estrechamente ligados por su historia y unidos hoy por un proyecto de difusión común.

Estos dos enclaves permiten a los escolares viajar en la Historia desde la Edad Media hasta la actualidad y su riqueza de contenidos posibilita abordar materias tan diversas como las sociedades y conflictos del pasado, la industria y oficios tradicional, la tecnología o la transformación del medio natural. Al mismo tiempo, son ideales para iniciar al alumnado en el reconocimiento al patrimonio cultural en toda su diversidad.

"Estamos deseando reencontrarnos, que descubran a través de estas actividades un patrimonio cada vez más cercano, accesible y entretenido. Nuestra vocación de museo vivo sigue presente con las demostraciones en la ferrería y el molino y la retomamos con nuevos talleres participativos", resumió Marta Zabala, directora de El Pobal quien subrayó que "ahora, más que nunca ponemos el acento en este bello entorno a orillas del Barbadun, en el que llevaremos a cabo actividades al aire libre para que aprendan y disfruten en plena naturaleza".

Supervivencia


Como novedades de este nuevo curso cabe destacar la inclusión de dos nuevas actividades. El primero de los talleres –al aire libre– se denomina Tecnologías primitivas y en él se propone la creación de un grupo de "supervivientes" que realizará un aprendizaje activo para construir refugios, colchones, cuerdas, mazas de madera, hornos de fuego bajo tierra, haciendo uso de cañas, ramas de árboles, ortigas e incluso zarzas. "Este verano pusimos en marcha esta experiencia con varios grupos de niños y niñas e incluso familiares y la verdad es que tuvo una gran aceptación porque es un actividad muy participativa y a los chavales y chavalas les encanta ver cómo pueden resolver situaciones usando la propia naturaleza en su beneficio", reseñó Zabala. La segunda novedad de la programación tiene que ver con las gastronomía. El molino y lo artesanal recobran protagonismo en nuestros días con los nuevos hábitos de consumo. La novedad de este curso consiste en el taller Pizza kilómetro cero que fusiona gastronomías de otros culturas con una rica selección de productos locales. Un taller que se añade a las propuestas para la confección de talo y pan.

No obstante, las visitas guiadas son la actividad estrella de la ferrería de El Pobal, una antigua fábrica en la que se obtenía el hierro a partir del mineral empleando para ello la fuerza de las aguas del río Barbadun. A su lado se construyeron un horno molinero, la vivienda de los ferrones y unos hornos de pan. Este conjunto preindustrial se completa con toda lo infraestructura hidráulica a su servicio como la presa, los canales y los depósitos de agua. "En la visita guiada se recorre la historia de este enclave desde el siglo XVI hasta la actualidad poniendo especial énfasis en hacer comprensible a los escolares el funcionamiento de estos ingenios y el trabajo diario de ferrones y molineros", tal y como destacó Marta Zabala.

noticias de deia