La cronoescalada de Trapagaran logra dejar atrás al coronavirus

Las medidas de seguridad y la respuesta ciudadana, claves del éxito de la novedosa prueba

07.09.2020 | 10:42
La cronoescalada a la Arboleda no hubiera sido posible sin la inestimable colaboración de una cincuentena de voluntarios.

Si las casas de apuestas deportivas hubieran aceptado pronósticos contra el éxito de la cronoescalada solidaria que ayer se celebró en Trapagaran, gracias al impulso del Ayuntamiento minero y del club local de atletismo, Labegane, y el apoyo, entre otros, de este diario, y que se saldó con casi 200 participantes de los 204 inscritos, seguro que hubieran perdido su envite y su credibilidad como augures interesados. No ofende quien quiere sino quien puede y ayer el deporte con mayúsculas -el de libre compromiso- puso de manifiesto que echarse al monte no es lo mismo que disfrutar de una ascensión de cuatro kilómetros, controlada hasta la extenuación por parte de casi cincuenta voluntarios que, cual gorrioncillos, no alcanzaban a discernir que correr por el monte es tan grave como dar un mitin a puerta cerrada y retransmitirlo, sin mojarse, en las adláteres redes sociales

No coló la afrenta entre la ilusión colectiva y tal como pudo testar DEIA entre atletas llegados de Ezkerraldea y su contorno -hasta de Logroñó vinieron- la cita resultó ser un día perfecto el la que ni siquiera hubo que correr de cara al sol, ya que Lorenzo se mantuvo en un discreto segundo plano.

Una situación que, sin duda, se reflejó en los magníficos registros que tuvo esta arriesgada prueba que fue seguida pie en campo por muchas familias a las que se podía escuchar en un nítido euskera intergeneracional. Gritos de "¡aupa, que solo te quedan cuarenta metros y luego llega la bajada y el llaneo!" en alusión al descenso hacía el circuito de los pozos de La Arboleda que antecedían a la meta situada en la calle de La Magdalena, en el centro del poblado minero.

"Ha sido una prueba para recordar. No solo por la organización en la situación en la que estamos, lo cual es de admirar y agradecer y por el recorrido espectacular, sino porque abre la puerta a que el deporte popular pueda tener un oportunidad. Siempre contando con las medidas que nos toca llevar a cabo con la actual situación sanitaria", valoraba Luciano Gómez Nieto Lucky, exportavoz de la Plataforma de Pensionistas y Jubilados de Barakaldo y uno de los promotores de la marcha a Madrid en demanda de unas pensiones dignas que ayer, a sus 65 años no dudó en aceptar el reto de correr al aire libre y codearse con atletas mucho más jóvenes. "Mañana -por hoy lunes- nos tocará ponernos las mascarillas reivindicativas", anunciaba Lucky, quien buscó en la línea de meta a ediles trapagarandarras para trasmitirles sus impresiones sobre la prueba en la que hubo un seguimiento ejemplar de los asistentes a la cronoescalada.

Gran nivel


Una prueba novedosa en la que tomaron parte atletas como Onditz Iturbe, una igorretarra que milita en el club arabarra de Ariaramendi Korrikalariak y se alzó con el galardón femenino de esta prueba de 7,2 kilómetros y un desnivel sostenido superior al 30 % Marcó un tiempo de 34 minutos y 32 segundos, lo que le valió el 12º puesto en la general de la prueba. "Yo vengo del mundo del cross donde compito con el club de Santutxu y ya he hecho alguna subida. En esta prueba he sido bastante constante", describió la vizcaina, que está más habituada a carreras un poco más largas como los 18 kilómetros del campeonato de Euskadi de cross y que reconocía que "el circuito me ha gustado. "No conocía la zona más que de haber subido en funicular y me ha sorprendido el paisaje", apuntaba la joven atleta que dentro de dos semanas tomará parte en la Sorginak Lasterketa que discurre por el Anboto.

"Esta cronoescalada me ha venido bien para ganar un poco más de chispa, aunque la prueba de Anboto es más técnica y ahí soy un poco más zoqueta", apuntaba esta joven.

El club arabarra en el que milita también se alzó con el triunfo en la categoría masculina gracias a la magnífica actuación de Julen Ozaeta, que paró su crono en un reseñable tiempo de 31 minutos y 16 segundos, 16 segundos más que el corredor durangarra Julen Ozaeta. La terna de la prueba la completó Hodei Samaniego, del club Graff Sestao. En féminas, el segundo puesto fue para Oihana Kortazar, mientras que Eztizen Duque consiguió e tercer premio. Los mejores atletas locales fueron Sandra Jiménez y Fernando Martín. "La prueba ha resultado un éxito