Arte para recordar a los barakaldarras de Auschwitz

Barakaldo será el primer municipio vasco en dedicar monumentos a sus asesinados y apresados

28.01.2020 | 06:20
La idea ha sido impulsada por el colegio Alazne.

Barakaldo - La historia está para recordarla, para transmitirla de generación en generación y para honrar a quienes fueron víctimas de la sinrazón humana. En ese largo y doloroso listado de personas cuya vida fue segada o condicionada por el nazismo figuran seis barakaldarras, media docena de personas inocentes que acabaron internados en el campo de concentración de Auschwitz en Austria. En este sentido, el Ayuntamiento de Barakaldo planteará homenajear a estas seis personas con la colocación de media docena de cubos de cemento que recordarán la memoria de todos ellos. A lo largo y ancho del Estado son más de un centenar los monumentos de este tipo -llamados Stolpersteine- que ya hay colocados, pero los de Barakaldo serían, en todo caso, los primeros de este tipo en ponerse en Euskadi. La medida, ideada por estudiantes del colegio Alazne, será debatida en el pleno del próximo jueves y cuenta con muchos visos de recibir la aprobación del Consistorio fabril.

Julián Aparicio Baranda, Gerardo Moro de la Fuente y Félix Urrutia Sáez murieron en Auschwitz entre 1941 y 1942. Para ellos, la liberación del campo de concentración el 27 de enero de 1945 llegó demasiado tarde. Mejor suerte corrieron Luis Arranz, Emilio Cuevas Alonso y José Luis Mazo Sálamo, quienes fueron liberados por las tropas aliadas aquel día de enero de 1945. "Debo confesar que el proyecto nos puso la piel de gallina: primero porque hace referencia a un capítulo importante de la Historia que estamos convencidos de que debemos tener siempre presente para evitar caer nuevamente en errores de ese tipo. Y también porque son los y las escolares quienes nos hacían una propuesta cargada de simbolismo, valores, respeto?", declaró Amaia del Campo, alcaldesa de Barakaldo.

La fórmula para homenajear a estas seis personas será tan sencilla como simbólica. Los cubos de cemento tendrían unas dimensiones de 10x10x10 centímetros y en su parte superior llevarían una placa con datos de la persona a la que se homenajea con ese pequeño monumento pero de gran significado. Este triste listado, sigue abierto, a falta de poder profundizar en la investigación de estos casos. "En principio, se tiene constancia de estas seis personas, pero apenas se ha podido contactar con sus familiares. Si alguien tiene más información sobre ellos o sobre otros vecinos deportados o asesinados en los campos de concentración nazis, les animamos a ponerse en contacto con el Ayuntamiento para poder ampliar a información", finalizó Del Campo.