El pinar de Gorliz será vallado para un mayor control de los accesos

Otro botellón desata la intervención policial y el malestar de los vecinos

02.07.2021 | 01:17
Un momento de la tarde de ayer jueves en el pinar de Gorliz.

El perímetro del pinar de Gorliz será vallado para que la policía pueda llevar a cabo un mayor control de los accesos al mismo. Es una de las medidas que adoptará la Diputación Foral de Bizkaia para tratar de poner freno a las quedadas masivas de jóvenes, que se saltan las normas antipandemia y que causan molestias a los vecinos –e, incluso, a veces, dan pie a peleas, comas etílicos o enfrentamientos con los agentes–. El pasado miércoles, mismamente, tuvo lugar otro macrobotellón que obligó a las autoridades policiales a intervenir para desactivarlo y a realizar identificaciones entre los participantes.

Ya el pasado verano se sucedieron los altercados y este año, la situación no parece mejorar: una gran cantidad de chavales que se juntan y montan su particular fiesta en el pinar de Gorliz –y en otras zonas de esparcimiento de Bizkaia también–. Una de las acciones que implementará la Diputación, como propietaria del terreno, es cercar la zona para que la gente no pueda acceder por cualquier punto al pinar, y así tener más vigiladas las entradas y las salidas que se habiliten. "Llegamos a un acuerdo con Diputación y va a vallar el perímetro del pinar para entorpecer o, más que nada, controlar los accesos", constata la alcaldesa gorliztarra, Nagore Utxupi. El momento en que se ejecutará no está claro aún.

Por su parte, el Ayuntamiento gorliztarra ampliará el número de agentes del cuerpo policial. "Vamos a contratar a tres policías locales más. Esperemos que se pueda hacer pronto, cuanto antes", apunta la primera edil. Desde el Consistorio ya se pidió ayuda el verano pasado para contar con más policía en la zona del pinar. La oposición, además, aseveraba que se trataba de "un problema supramunicipal". Así, dos patrullas de la Ertzaintza comenzaron a supervisar este punto durante todos los días y ese operativo es el que perdura. "Seguiremos con la vigilancia que tenemos por parte de la Ertzaintza. Hay controles continuos y los vamos a mantener", indica Utxupi, que descarta solicitar a Diputación el cierre del pinar. Mientras tanto, los vecinos de Gorliz y, en especial, los que viven más cerca de esta zona, están muy molestos con estos sucesos y reclaman más multas para los jóvenes que llevan a cabo este tipo de actos.

Quejas
 

"La policía debe controlar estas multitudes y estos comportamientos. Y que no se les olvide controlar los aforos de los metros", se podía leer en un grupo de Facebook. "Qué vergüenza que tengamos que aguantar a esta banda de orangutanes en nuestros pueblos. Lamentable; se debería hacer algo", comentaba otra usuaria a raíz de un vídeo que recoge la última actuación de la policía ante el botellón. En las imágenes, se puede ver cómo decenas de jóvenes se ponen a correr ante la presencia de tres coches de la Ertzaintza y de varios agentes de la Policía Municipal en el pinar gorliztarra. "Esto se soluciona llevando 40 furgonetas, todos a la comisaría de Getxo y que pasen sus padres a buscarles previo pago de multa", afirmaba otra persona en las redes sociales.

Una vecina que se puso en contacto con este periódico y testigo de momentos como el del pasado miércoles, describió. "En cuanto la Ertzaintza entra con los coches hay una espantada que piensas: Madre mía, lo que está saliendo de ahí". Esta residente en la localidad añade otro perjuicio derivado de estas quedadas: "Se van corriendo y dejan todas las botellas ahí tiradas", señala, para clamar después: "Es una vergüenza que pase todo esto".

Los datos

Vallado. La idea es cercar la zona del pilar para que haya solo unos determinados accesos y así puedan estar mejor controlados por la policía. El municipio está a la espera de que se ejecute esta medida.

Más agentes. La Policía Municipal de Gorliz contará con tres agentes más "lo antes posible", como indica la alcaldesa, Nagore Utxupi. La regidora descarta solicitar a Diputación el cierre del pinar.

Otro botellón. La última quedada de jóvenes que ha sido grabada fue el pasado miércoles. En las imágenes se ve a numerosos chavales huyendo cuando llegan los coches de la Ertzaintza.

Lamentos. Los vecinos de Gorliz y también de Plentzia están molestos con esta situación. Creen que se deberían poner más multas, vigilar más el metro...

noticias de deia