Trabajadores de polideportivos de Bilbao denuncian la situación de "riesgo irracional" que padecen

Advierten de que pese a estar cerradas al público las instalaciones, ellos deben seguir acudiendo y no se le han dado equipos de protección

21.03.2020 | 11:07
Imagen del polideportivo de Txurdinaga vacío

Trabajadores de empresas privadas que desarrollan su labor en los polideportivos de Bilbao han denunciado la situación de "abandono y riesgo irracional" al que se están viendo sometidos desde que se cerraron las instalaciones por orden de Bilbao Kirolak, el pasado 13 de marzo, a causa de la pandemia del coronavirus.

A pesar de que los centros se hallan cerrados al público, todos ellos se ven obligados a acudir a sus puestos de trabajo y a cumplir con su jornada laboral pese a no desarrollar actividad o función alguna.

Así, aunque a fecha de hoy no se ha confirmado ningún positivo a causa del coronavirus, sí se han detectado 4 casos de personas que permanecen en casa en aislamiento preventivo por padecer síntomas que coinciden con los que provoca el coronavirus, o por haber estado en contacto con personas que han padecido estos síntomas.

En declaraciones a Europa Press, trabajadores de una de las concesionarias han advertido de que la empresa "nos está mintiendo y no reconoce que haya personas de baja por esta causa". "Además, muchas trabajamos en varios centros, con lo que el riesgo de contagio es aún mayor", ha añadido.

A juicio de los trabajadores, todos ellos corren un "riesgo innecesario" acudiendo a los centros, ya que pese a no haber usuarios "nos juntamos varios compañeros en el centro".

Asimismo, han denunciado que la empresa no ha facilitado ningún tipo de protección y "los que tenemos mascarillas o guantes es porque nos los hemos agenciado nosotros". Tampoco disponen de ningún elemento de protección aquellos compañeros que están en los polideportivos que se han habilitado como centros de acogida para personas sin hogar.

Los trabajadores señalan que "no desean imponer a nadie tener que quedarse en casa. "Solo queremos que cada persona sea libre de tomar esa decisión. Lo prioritario no es solo nuestra salud, sino también la de aquellos que nos rodean, especialmente los grupos de alto riesgo como niños y ancianos", han finalizado.