se creará en el seno del tribunal diocesano

La Iglesia de Bizkaia creará una comisión con el fin de prevenir los abusos sexuales

Iceta afirma que la Diócesis debe ser un lugar seguro, sobre todo para los menores

09.02.2020 | 07:31
El obispo de Bilbao, Mario Iceta, durante una conferencia. Foto: Juan Lazkano

Iceta afirma que la Diócesis debe ser un lugar seguro, sobre todo para los menores

Bilbao - El obispo de Bilbao, Mario Iceta, anunció ayer la próxima formación de una comisión diocesana para abordar tanto la denuncia como la prevención de abusos sexuales, especialmente a menores, en el seno de la Iglesia de Bizkaia. Iceta efectuó el anuncio en Radio Popular de Bilbao y lo confirmó posteriormente la Diócesis vizcaina.

El pasado mayo, el Papa Francisco dio a las diócesis de todo el mundo el plazo de un año para que se dotaran de un sistema con el que cualquier persona pudiera denunciar casos de abusos. El requerimiento se recogía en el documento Vox estis lux mundi, que la Diócesis de Bilbao ha estudiado estos meses.

Ultimado ya el borrador, la Diócesis vizcaina prevé en breve la constitución de esta comisión, que se creará en el seno del tribunal diocesano y estará presidida por el fiscal promotor de la justicia, de ese mismo tribunal. También estará integrada por cuatro personas laicas más, ya seleccionadas, que pertenecerán a los ámbitos civil y penal, de la investigación policial, de la enseñanza y el tiempo libre y de la Fundación Lagungo, el centro diocesano de orientación familiar para casos de abusos o situaciones traumáticas.

La comisión será competente ante toda persona que lleve a cabo una labor dentro de la Iglesia vizcaina, tanto clérigos como laicos. El objetivo, según Iceta, es que "la Iglesia sea un lugar seguro para todos los que acuden a ella, especialmente los menores", además de que si hay alguna denuncia se hará cargo de la investigación.

El obispo de Bilbao insistió en que "la labor preventiva en el tema de los abusos es muy importante y en el caso de que alguna persona cometa un acto de este tipo, que se investigue y se afronte la responsabilidad correspondiente".

Correo electrónico Además, el obispo de Bilbao afirmó que dentro de esta tarea, en la página web de la Diócesis de Bizkaia se habilitará un correo electrónico, de tal manera que la persona afectada pueda presentar "la correspondiente denuncia e, inmediatamente, la comisión se pondrá en marcha, tanto a nivel canónico como a nivel civil".

Asimismo, esta comisión se encargará también de supervisar los protocolos que se usan en la Iglesia y que marque las directrices. En este sentido, Mario Iceta se comprometió a que "el protocolo actual será mejorado en la medida que podamos".

Actualmente, la web de la Diócesis de Bizkaia ya acoge un manual de buenas prácticas para la prevención de abusos. Además, con la puesta en marcha de esta comisión entrará en funcionamiento un correo electrónico, para que quien lo precise pueda realizar la pertinente denuncia. A partir de ahí comenzará la investigación de los hechos, tanto canónica como civil.

Manual de buenas prácticas La Iglesia vizcaina dispone desde 2017 un Manual de Buenas Prácticas en la Prevención del Abuso Sexual Contra Personas Menores de Edad, "fruto del compromiso de las instituciones eclesiales con el cuidado, bienestar y promoción de buenas prácticas con los menores ha surgido la necesidad de facilitar el Manual como una herramienta útil para la prevención o detección de estas situaciones", reza su enunciado. Asimismo, se marca como objetivo que el texto sea "conocido y aceptado por las personas responsables de las actividades con los menores de edad" y añaden, que debe estar al alcance "de la comunidad y de los padres, madres o tutores legales". .

El Manual recuerda que, en las actividades que impliquen el contacto habitual con personas menores de edad, es necesario presentar el certificado negativo de antecedentes penales por delitos de naturaleza sexual.

Por otra parte, el texto recoge que, en los supuestos de abuso sexual, "no resulta relevante verificar si la persona menor agredida ha dado su consentimiento o no". Se incide en que ante cualquier evidencia "es necesario informar y comunicar" a la persona responsable de la actividad para que se informe a padres, madres o tutores legales y a la autoridad eclesial correspondiente "para que actúe de modo adecuado de acuerdo a la legislación eclesiástica y civil".