Alcalde de Basauri

Asier Iragorri, alcalde de Basauri: "No hay datos oficiales que nos lleven a pensar en nada extraordinario"

El alcalde, Asier Iragorri, ha pedido a la ciudadanía que salga a la calle solo para lo imprescindible para intentar doblegar la curva de positivos de covid-19

08.02.2021 | 08:19
El alcalde de Basauri, Asier Iragorri.

Como en otros municipios, la tasa de incidencia en Basauri se situaba hace pocos días en algo más de 700 casos por cada 100.000 habitantes. En Basauri, tras reunirse la mesa de crisis, el alcalde pidió a la ciudadanía que salga a la calle únicamente para lo imprescindible.

? Basauriko Udaleko krisi-mahaia maiztasunez biltzen da, koronabirusaren ondorioei aurre egiteko alarma egoera dekretatu...

Publicado por Basauriko Udala en  Jueves, 4 de febrero de 2021

¿Qué les ha llevado a dar ese paso de manera pública?

-Realmente no hay unos datos oficiales que nos lleven a pensar en nada extraordinario respecto a Basauri. Convocamos la mesa para poder adelantarnos si viéramos la necesidad de adoptar nuevas medidas excepcionales y también creemos que es muy importante conocer la valoración de todos los agentes que participan, como personal de Osakidetza, Ertzaintza, etc.

¿Cómo definiría la situación actual en el municipio?

-La incidencia ya pasa de 700, pero no tenemos ningún dato excepcional con respecto a lo que está pasando en otras localidades. Sí queremos recalcar la importancia de las medidas de seguridad, como la distancia, lavarse adecuadamente las manos, el buen uso de la mascarilla... Debemos ser rigurosos con las medidas que se han puesto en marcha, por eso consideramos muy necesario que se salga de casa solo para lo imprescindible.

Por lo tanto no consideran que haya un marco aún más excepcional.

-Se está viendo que la tendencia está cambiando y una vez que el coronavirus entra en los domicilios se están contagiando familias enteras. Hay que procurar que eso no suceda y por eso ser rigurosos, pero sobre todo, incidir en las medidas actuales. Sí me parecía oportuno convocar la mesa de crisis porque es importante tener una percepción de todos los agentes. Es decir, no hay nada extraordinario, hemos entrado algo más tarde en la zona roja y lo que no queremos es que siga creciendo la cifra. Es posible que estos próximos días pueda subir algo esa cifra, por lo que se deben poner soluciones, y cumplir las medidas actuales resulta imprescindible. Si se cumplen bien, funcionarán.

La mesa de crisis se ha reunido ya en varias ocasiones.

-Sí, nos reunimos periódicamente, por ejemplo, cuando hay un nuevo decreto. Una vez que habíamos rebasado la zona roja nos parecía importante realizar una primera valoración. Se ha considerado que, si se cumplen las normas, la curva descenderá. Contamos con precedentes, porque a finales de octubre y el mes de noviembre Basauri se encontraba mejor que otros municipios. Sin embargo, cuando empezaron a bajar, nosotros subimos. Precisamente por eso no queremos que ocurra lo mismo otra vez, cuando llegamos a cifras mayores que las que manejamos ahora. Por eso nos parece muy importante la prevención.

¿Como Ayuntamiento, les da miedo que pueda repetirse una situación semejante a la vivida en marzo o abril del año pasado? Porque Basauri sufrió el impacto de la primera ola...

-No creemos que vayamos a alcanzar de nuevo los niveles de marzo o abril. Comparando los datos que manejamos ahora o desde hace unas semanas con los datos de marzo, no tienen nada que ver, empezando por que la atención es mucho mas concreta. Aun así, nos preocupa no subir demasiado en la curva porque luego más nos costará bajar. Esto es muy relevante. Además de afectar a la vida de las personas, que eso es lo más importante, está pasando factura a la hostelería, el comercio o la economía y no nos podemos permitir el lujo de mantenernos semanas en zona roja. Hay que prevenir antes de que podamos llegar a esos mil y pico que alcanzamos en noviembre. Si somos estrictos con lo que está establecido se prevé que esa curva pueda ir bajando.

Imagino que el trabajo del equipo de gobierno se ha multiplicado en estos meses. ¿Cómo ha repercutido en este sentido la pandemia?

-La verdad es que afecta mucho al día a día, tanto del Ayuntamiento como de otros muchos ámbitos y asociaciones. Hemos cambiado de una situación en la que se organizaban los actos de manera normalizada y apostando por novedades, a tener que aplazar numerosos proyectos y cambiar otros muchos. Se han quedado fuera múltiples actividades, se han reorganizado gran parte de las que se han podido llevar a cabo de una manera diferente... Y se requiere una previsión más a corto y medio plazo para ver qué se puede ir haciendo dentro de unos meses. Es decir, un replanteamiento de los temas que supone un esfuerzo de organización mucho mayor. Ahora mismo es pensar con qué contamos, qué se puede hacer... Eso supone un doble esfuerzo para el Ayuntamiento y para las asociaciones y entidades de nuestro municipio. El apoyo a las asociaciones es muy importante y eso se ha tenido que trabajar, pensar en que puedan mantener la actividad, no dejar que algunas puedan llegar a desaparecer. Se han podido celebrar algunos festivales, algo paralelo en el Social Antzokia, al final hemos intentado que se llevara a cabo lo que se pudiera, siempre pensando en que eso afecta a las personas. Hay que poner en valor el trabajo de tantas y tantas personas que luchan por mantener la actividad, dentro de lo que se puede en estos momentos.

¿Han aumentado los controles desde que comenzara la pandemia?

-En efecto, existen controles desde el inicio y ahora se han implementado otro tipo de controles. Hay una percepción de que el número de botellones ha disminuido exponencialmente, en general la gente joven está cumpliendo perfectamente. En cuanto a las medidas extraordinarias, por ejemplo, se han aumentado los controles para evitar que haya quien se desplace de otros municipios, por ejemplo. El resto son medidas que ya se estaban implementando.

La emergencia provocada por el covid-19 está golpeando a la economía duramente, ¿les consta que se hayan cerrado negocios?

-En estos momentos no podemos concretar si se han producido muchos cierres definitivos en ese sentido, aunque sabemos que pueden registrarse. Cuanto más tiempo permanezcamos en zona roja, va a haber gente que lo va a pasar muy mal, y queremos hacer todo lo posible por ayudarles. Perseguimos el objetivo de que la economía local no se resienta, que lo que estamos viviendo afecte lo menos posible a comercios y hostelería, que están sufriéndolo muy de cerca. Cuanto antes volvamos a otro escenario será mejor, y ser estrictos con las medidas resulta clave para conseguirlo.

Se han activado varias líneas de ayudas para estos sectores, pero el Consistorio atraviesa una coyuntura económica complicada.

-Asumimos un compromiso de que en la medida de lo posible les vamos a ayudar. Sabemos de sobra que lo que pueda salir del Ayuntamiento no les va a arreglar la vida. Una vez concretemos el presupuesto disponible vamos a destinar otros 150.000 euros en ayudas directas para la hostelería, que es la segunda línea. Se está adelantando la normativa para que en cuanto podamos disponer de ese presupuesto, poder actuar con agilidad y las subvenciones lleguen cuanto antes. No se les va a cobrar la tasa de terrazas cuando no hayan estado abiertos, al comercio y hostelería no se les va a girar todo el recibo de basuras. Se estableció una normativa para que instalar terrazas en aparcamientos, pero en zona roja no se puede llevar a cabo. Intentamos ayudar a todos esos sectores, a las pymes, etc., pero es cierto que desde un Ayuntamiento cuesta porque a menudo carecemos de los recursos y las competencias para llegar realmente a cubrirles un porcentaje grande o acceder a ayudas más cuantiosas. La idea es que esto complete en parte otras ayudas articuladas desde más instituciones.

¿Un mensaje para la ciudadanía?

-Sobre todo, incidir en que ahora nos sería de gran ayuda comportarse de forma rigurosa con las medidas sanitarias impuestas. Es importante actuar como si ya estuviéramos contagiados o como si el del al lado lo estuviera. A partir de ahí, traslado rigurosidad y un mensaje de ánimo para que la curva descienda cuanto antes.