Casi medio millón de vascos sufre desde este miércoles el cerrojazo por vivir en una zona roja

Todos los vecinos alaveses tienen cierre perimetral, además de 130.000 ciudadanos guipuzcoanos y 32.000 vizcainos

06.04.2021 | 12:48
Bilbao, con 383 casos, está cerca de la barrera de los 400, por lo que si sigue la tendencia negativa podría estar en la misma situación que Gasteiz la próxima semana.

Casi medio millón de vascos están ya en territorio comanche, sometidos a restricciones cada vez más severas. La alta incidencia del virus obliga desde este miércoles al cierre perimetral de todo el territorio de Araba y 26 municipios de la CAV, entre ellos Gasteiz -la primera capital estatal en esta delicada situación-, además de otras trece localidades de más de 5.000 habitantes, ya que se encuentran por encima de los 400 casos por cada 100.000 habitantes.

Los más de 328.000 vecinos alaveses se suman así a los 130.000 guipuzcoanos -con 16 municipios de Gipuzkoa en alerta- y los 32.000 vizcainos que residen en Ermua, Ondarroa, Berriatua, Berriz y Zaldibar. Todos ellos están afectados por el confinamiento perimetral y también por el cierre en el interior de la hostelería, salvo en las franjas horarias entre las 6.30 y las 9.30 y entre las 13.00 y las 16.30 horas. Aunque esta vez el confinamiento es más laxo porque se permite la movilidad con localidades colindantes de tránsito habitual para la realización de compras y actividad física al aire libre. Se hace también una excepción con aquellos que tengan una reserva hotelera en algún alojamiento que incluya pernoctación hasta el 11 de abril, ya que pueden salir de su municipio confinado o entrar en otra localidad también en rojo.

Pese a las especulaciones en torno a la posibilidad de que Bilbao entrase hoy también en la lista negra, la capital vizcaina logró salvarse in extremis con una incidencia de 383 casos y 72 positivos en las últimas 24 horas. Bizkaia, de hecho, ni siquiera está en alerta naranja a pesar de que la incidencia roza ese umbral, y se sitúa en 295,90 casos.

Unas restricciones motivadas porque la situación epidemiológica no deja de empeorar. La pandemia sigue imparable en Euskadi, -con otros 529 positivos el lunes en 6.063 pruebas diagnósticas- y preocupa el aumento incesante de pacientes ingresados, tanto en planta como en las UCI.

El covid-19 sigue lanzando señales de alerta que consolidan la tendencia negativa durante los últimos días con una tasa de positividad que continúa por las nubes, 8,7%, y subidas sucesivas de la incidencia acumulada en catorce días por 100.000 habitantes, que se sitúa en 341,5 casos. En este sentido, la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, recordó que solo en una semana se ha disparado 49 puntos.

El R0, el indicador que calcula las personas a las que contagia un solo infectado, lleva por encima de 1 ininterrumpidamente desde el 11 de marzo y actualmente se eleva a 1,06. Según afirmó Sagardui, estos valores muestran que "la tendencia sigue siendo al alza, un ascenso más lento que en las anteriores subidas, pero la situación es preocupante". Los datos confirman una curva de contagios en progresión, ya que el porcentaje de positivos semanales, se situó en 7,8% entre el 29 de marzo y el 4 de abril, cuando en la semana precedente era del 5,4%.

"Un sistema tensionado"


La consejera de Salud advirtió asimismo que la presión asistencial "sigue siendo alta", con 364 personas ingresadas en planta positivas en covid y 105 en las UCI, lo que hace que el sistema trabaje "más tensionado". El número de pacientes críticos no ha dejado de subir desde el 29 de marzo y no se registraba una cifra tan alta desde el 8 de marzo, cuando había 113. "Los datos indican que seguiremos creciendo y no ha habido suficiente tiempo para que las UCI se vaciaran", subrayó Sagardui.

Ante la entrada en zona roja de Araba y otros 26 municipios, Sagardui apostó por ser "rigurosos y cumplir las medidas, porque las tenemos y es una cuestión de solidaridad". "Debemos de cumplirlas para cuidar la salud del resto", insistió.

A este respecto, el portavoz del Gobierno vasco, Bingen Zupiria, señaló que los políticos tienen la "obligación de adoptar las medidas que según los técnicos son necesarias para hacer frente a la pandemia", como los cierres totales de la hostelería -que fueron anulados por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco- o ahora el de los interiores de los locales.

Por su parte, el lehendakari se mostró convencido de que se está "más cerca del final" de la pandemia, y solicitó "un último esfuerzo" a los vascos para cumplir "con rigor y responsabilidad" las medidas preventivas y de protección. Urkullu emplazó a "reducir al mínimo imprescindible la movilidad y las relaciones familiares o sociales", y aseguró que la "vacunación avanza a buen ritmo, pese a lo que se dice".

Los datos

Mapa SOS

En alerta. Además de toda Araba, están en zona roja, dos municipios vizcainos de más de 5.000 habitantes, Ermua y Ondarroa, así como los guipuzcoanos de Arrasate, Beasain, Lazkao, Legazpi, Lezo, Oiar-tzun, Oñati, Ordizia, Tolosa, Urretxu y Zumarraga.

496

Hospitales. El lunes ingresaron en planta cincuenta enfermos. De este modo, la cifra de personas hospitalizadas con covid se eleva a 364, a las que hay que sumar los 105 pacientes muy graves que permanecen en las UCI. En estas unidades la presión se agrava, ya que hay ocho camas ocupadas más que el domingo.

408,18

Incidencia. La tasa de incidencia acumulada en catorce días por 100.000 habitantes más elevada sigue estando entre la población menor de 18 años, con 409,18, y la más baja es la de la población mayor de 80 años, con 205,04. La media vasca se sitúa en 341,59, cuatro puntos más que el domingo.