La Audiencia rechaza el ingreso en prisión del condenado del 'caso Gaztelueta'

El padre de la víctima, Juan Cuatrecasas, opina que esta decisión "atiende a los intereses de quienes llevan alzacuellos y sotana"

09.11.2020 | 13:28
Imagen de archivo del juicio del profesor de Gaztelueta

La Audiencia Provincial de Bizkaia rechazó decretar el ingreso en prisión del condenado por el caso Gaztelueta, tal y como lo reclamó la familia de la víctima mediante un escrito de alegaciones la pasada semana.

La sección primera de la Audiencia establece en su auto que, recientemente, el legislador ha endurecido las penas contra la libertad sexual, si bien, tras analizar las circunstancias del delito y la conducta del penado, no aprecia "ninguna razón" que haga pensar que la ejecución de la pena es necesaria para evitar la comisión de nuevos delitos, y por ello resuelve rechazar la entrada en la cárcel del exprofesor, condenado por haber abusado sexualmente de un alumno durante dos cursos.

Juan Cuatrecasas, padre de la víctima de abusos sexuales por parte de Txema M. Borja Guerrero

 

Tras conocer esta resolución, Juan Cuatrecasas, padre de la víctima y uno de los fundadores de la asociación Infancia Robada, advirtió del peligro que supone "el mensaje que se da a la sociedad al dejar en libertad" a ese hombre, con condena firme, y que "siente un precedente". Cuatrecasas considera, además, que es "muy triste" el auto de la Audiencia, que para él supone "una nueva revictimización" de su hijo. "Esta decisión ha atendido a los intereses de quienes llevan alzacuellos y sotana, frente a los de miles de niños que han sufrido abusos en colegios religiosos", lamenta. "No sé si alguien que ha tomado parte en este proceso judicial será capaz de dar la cara y decir a esta familia y a la víctima por qué un pederasta condenado puede permanecer en la calle y no sea inhabilitado para ejercer su profesión", añadió Cuatrecasas.

Fue, precisamente, la Audiencia Provincial de Bizkaia la que declaró culpable a Txema M. y le condenó a once años de privación de libertad. Sin embargo, el condenado recurrió la sentencia y el Tribunal Supremo rebajó la pena a solo dos años de prisión.