169 trabajadores afectados

Los sindicatos desconvocan la huelga de hoy en el aeropuerto de Loiu

Aunque se mantienen las próximas jornadas de paro, el comité seguirá negociando este martes

09.02.2020 | 08:23
Sindicatos y patronal han llegado a un acuerdo para desconvocar el paro de hoy y abrir una nueva negociación.

Aunque se mantienen las próximas jornadas de paro, el comité seguirá negociando este martes

Bilbao - La segunda jornada de huelga que estaba prevista para hoy por los 169 trabajadores del aeropuerto de Bilbao que dependen de Aena y Enaire ha sido desconvocada. La decisión la adoptaron ayer los sindicatos, después de recibir una propuesta de la dirección que, aunque no satisface todas sus reivindicaciones, sí abre al menos una mesa de negociación para solucionar el conflicto. Eso sí, mantienen el resto de convocatorias para julio, agosto y septiembre.

La huelga de hoy hubiese sido la segunda convocada por los 169 trabajadores del aeropuerto de Loiu que dependen de Aena y Enaire y que se ocupan de tareas como la señalización, operaciones, atención al cliente o bomberos. Su principal reivindicación es el incremento de la plantilla para poder afrontar el aumento de la carga de trabajo derivado del crecimiento de pasajeros. La movilización no afecta ni a los controladores ni al resto de personal que trabaja en empresas subcontratadas.

El paro de hoy tenía previsto dejar en tierra a casi 2.000 personas que, en principio, han podido volar sin complicaciones. Iban a ser alrededor de 15 de los 140 vuelos programados para la jornada los anulados, que tenían como origen o destino Madrid (4), Barcelona (2), Sevilla (1), París (2), Ámsterdam (2), Múnich (3) y Fráncfort (1), según indicaron fuentes sindicales. "En nuestro ánimo está perjudicar lo menos posible a los usuarios del aeropuerto. Por eso hemos acordado dejar sin efecto la huelga de este domingo, con el compromiso de continuar con las negociaciones con la dirección durante la semana que viene", apuntaron desde el comité.

Al parecer, tras las reuniones mantenidas el viernes con la dirección, la empresa les ha realizado una propuesta que recoge algunas de las reivindicaciones de empleo que los sindicatos habían planteado desde que se convocó la huelga, cuya primera jornada dejó en tierra el pasado lunes a 3.200 viajeros. "Entre ellas, se recogen medidas para reducir las cargas de trabajo en algunos de los colectivos más afectados por el crecimiento de la actividad, así como mecanismos para hacer efecto el acceso al empleo fijo de trabajadores y trabajadoras eventuales de nuestro aeropuerto", reconoció en un comunicado el comité de huelga.

Sin embargo, los representantes de los trabajadores advierten de que "las propuestas siguen siendo insuficientes", aunque ven en este gesto una oportunidad para abrir una mesa de negociación y por ello han decidido anular la convocatoria de huelga de hoy, "con el compromiso de continuar con las negociaciones durante la semana que viene". De hecho, han convocado una asamblea el próximo martes.

Eso sí, los trabajadores mantienen aún las convocatorias de huelga de 24 horas para doce días de las próximas semanas: los días 14, 21, 25, 28 y 31 de julio; 4, 11, 15, 18, 25 y 31 de agosto, y 1 de septiembre, además de paros parciales en otras cuatro jornadas. Como sucedió en la primera jornada de huelga que tuvo lugar el lunes pasado, Lufthansa, Air France, KLM y Vueling podrían suspender varias de sus rutas a Múnich, París, Ámsterdam y Barcelona avisando a los pasajeros al menos con 24 horas de antelación, dando opciones alternativas para el transporte a sus clientes.

El comité de huelga -integrado por CC.OO., ELA, LAB y USO- valoró positivamente "el papel facilitador que algunos agentes externos están desempeñando en este conflicto" y apeló a la dirección del aeropuerto para que "aproveche esta oportunidad negociadora para solucionar el grave problema que ha creado en el aeropuerto de Bilbao". El conflicto se remonta a 2016, cuando hicieron llegar a la directora un informe que recogía los cálculos de plantilla que eran necesarios como consecuencia del aumento de trabajo.