LIGA 20-21

Necesitados de San Mamés

La afición del Athletic espera con ganas el regreso de LaLiga, pero lamenta que sea a puerta cerrada, ya que cree que los leones serán de los más damnificados por jugar sin público en las gradas

10.09.2020 | 15:14
Las gradas de San Mamés seguirán vacías por el momento.

TRAS un verano extraño, sin viajes largos, ni fiestas de los pueblos, ni cañas hasta la madrugada, el fútbol regresa mañana para darle un poco de alegría a la vuelta a la rutina. Sin embargo, lo hará tal y como lo hizo el pasado julio, cuando se marchó de vacaciones: con restricciones. LaLiga Santander vuelve no solo con el mismo protocolo sanitario que exhibió al final de la pasada temporada, sino también con nuevas normas en un reglamento de competición que ha tenido que modificarse por el covid-19. Estadios alternativos, un mínimo de futbolistas y tan solo la posibilidad de suspender un único encuentro son leyes a las que tendrán que acostumbrarse los clubes de Primera. Con todo, hay una cosa que no cambia: el fútbol seguirá siendo a puerta cerrada. La presidenta del Consejo Superior de Deportes (CSD), Irene Lozano, ya anunció que ve "complicado que haya público en los estadios este año". Es decir, las autoridades no tienen previsto abrir los estadios hasta 2021. Así que para los socios, San Mamés seguirá cerrado a cal y canto, algo que no sienta del todo bien a los peñistas del Athletic, que llevan sin pisar La Catedral desde el ya lejano 1 de marzo. "Nos parece mal, nos gusta ir a San Mamés, ver al equipo... Estoy convencido de que los jugadores quieren que haya gente en los estadios porque los aficionados también somos parte del espectáculo. No solo los futbolistas y los clubes, el pueblo también forma parte de esto. Pero la situación es la que es y no queda más remedio que resignarse", explica Tximu Txirapozu, de la Peña Piru Gainza.

Y es que a los socios del Athletic les fastidia no ir al estadio. Se sienten huérfanos de San Mamés, como reconoce David Iglesias, de Goitiko Taldea: "El fútbol es la emoción del campo. Sin eso, el fútbol no es fútbol. Para mí, que soy socio, este deporte es ir a San Mamés. Verlo por la televisión no me motiva mucho". De igual opinión es Gontzal Petralanda, de la Peña Athletic Karajo. Para este socio, La Catedral era su templo de ocio cada fin de semana. La capilla donde se reunía con su gente para disfrutar de la vida. Para él, el fútbol era San Mamés, amigos y bocata. Aunque no siempre por ese orden: "El estadio es el escenario donde estar con la familia y la cuadrilla y ya no tenemos esa oportunidad así que vas perdiendo las ganas de fútbol... Se echan de menos esos momentos pero al final estas circunstancias nos hacen valorar esos buenos instantes que has vivido". Así pues, en esta tesitura, Iglesias espera que se abran las puertas de La Catedral pero no por el hecho de volver a sentir cerca a sus jugadores, sino porque considera que los leones, sin su manada jaleando, no son los mismos. No juegan igual. "Para mí, el Athletic es el equipo más perjudicado de LaLiga por esto de que no se puede ir a los campos. El Athletic sin la grada pierde mucho, igual a otros equipos les da un poco más igual, pero para el Athletic la hinchada, la grada y el griterío es muy importante", prosigue.

Por el contrario, Tximu no quiere ser tan agorero y recuerda que "jugar el final de la pasada liga a puerta cerrada nos sentó de maravilla porque, aunque no nos clasificamos para Europa, lo hicimos bastante bien". Y, en medio, Petralanda encarna a aquellos para los que el rendimiento del Athletic en este inicio de liga sin afición es todo un interrogante: "Después de la pretemporada atípica que han tenido, es una incógnita cómo llegan al comienzo de curso, creo que ni ellos lo saben". Con todo, a pesar de sus discrepancias, los tres peñistas coinciden en una cosa: en el deseo de comenzar la campaña "con un buen resultado en Granada".

Entre el ansia y la desgana


Mañana comienza una temporada rara para el fútbol y extraña para los aficionados. La ilusión de que el Athletic eche de nuevo a rodar en Granada se mezcla con la pena de que San Mamés permanecerá cerrado hasta, al menos, 2021. Así que los peñistas encarnan ambos sentimientos. De esta forma, Tximu es de los que se toman el arranque con ganas, sobre todo gracias a la revolución de Oier Zarraga, Jon Morcillo y Unai Vencedor: "Como todos los años afrontamos el inicio con mucha ilusión, luego la competición nos pondrá en su sitio. Pero estamos ilusionados con los chavales porque esta pretemporada han demostrado lo que valen y son muy importantes para nosotros porque somos un equipo de cantera con una plantilla que ya se va haciendo mayorcita". Sin embargo, en el otro lado de la moneda se encuentra Petralanda, a quien ver La Catedral cerrada la hunde el ánimo y las ganas: "Estoy bastante desganado porque se está perdiendo la esencia del fútbol. Vivir el fútbol sin estadios no es lo mismo, ha cambiado completamente".