Athletic-Valencia

Un pistolero con la pólvora mojada

Rodrigo Moreno, después de generar un terremoto con su frustrada salida del Valencia, busca su primer gol en liga

09.02.2020 | 16:34
Rodrigo Moreno felicita a Maxi Gómez en el partido del pasado miércoles ante el Getafe.

Rodrigo Moreno, después de generar un terremoto con su frustrada salida, busca su primer gol en liga

EL Valencia, décimo tercero en liga con seis puntos, la mitad de los que presenta el Athletic tras la disputa de las seis primeras jornadas del campeonato, en las que los rojiblancos no han conocido la derrota, visita San Mamés con el objetivo de sumar la primera victoria del curso a domicilio. Tras morder el polvo en sus dos salidas anteriores ante el Celta (1-0) y el Barcelona (5-2) y dejarse dos puntos en el camino el pasado miércoles en Mestalla, donde el Getafe logró igualar un 3-1 en contra, los hombres dirigidos por Albert Celades afrontan el choque de hoy con una creciente necesidad de puntuar y con Rodrigo Moreno, su principal referencia ofensiva, inédito aún en liga en materia goleadora. A pesar de contar con la confianza de Marcelino García Toral, primero, y de Celades, en la actualidad, el internacional hispano-brasileño no ha conseguido todavía inaugurar su casillero de goles en el torneo doméstico, si bien es cierto que un tanto suyo dio los tres puntos al Valencia en su visita al Chelsea en la primera jornada de la fase de grupos de la Champions League.

En liga, sin embargo, sigue en blanco un renovado Rodrigo, destinado con su nuevo entrenador a pisar más la banda derecha del ataque del Valencia, parcela del campo desde la que amenaza con partir también en San Mamés al abrigo de su innata tendencia a ocupar posiciones más centradas a fin de pisar constantemente el área rival. Su papel, clave en un Valencia que busca recuperar la calma institucional después de la tormenta que desató a todos los niveles la fulminante destitución de Marcelino por sus desavenencias con la propiedad del club, se antoja trascendental en el futuro a corto y medio plazo de un equipo que a punto estuvo de perder sus servicios en la recta final del mercado estival. Fue entonces, con la liga a punto de comenzar e incluso con el campeonato en pleno despegue, cuando Rodrigo, que también había sonado como posible refuerzo de equipos como el Manchester City, Nápoles o Bayern Múnich, estuvo a un paso de convertirse en jugador del Atlético a cambio de 40 millones de euros.

La frustrada salida del argentino Ángel Correa al Milan, sin embargo, impidió a última hora al conjunto colchonero abordar la operación de Rodrigo, cuya salida de Mestalla habría dejado al Valencia prácticamente sin margen de maniobra en un mercado que se apresuraba a bajar la persiana. Marcelino, siendo aún entrenador ché, reflejó públicamente su opinión al respecto al afirmar que "sin Rodrigo los objetivos del Valencia no serían los mismos y en un momento puntual fue un futbolista traspasado, porque así me lo comunicó a mí el propio futbolista para decirme que se había cerrado un acuerdo con el Atlético". "Se despidió de todos aquí y parecía que esa misma tarde debía pasar el reconocimiento médico, pero luego ese traspaso no se consumó y quiso volver a entrenarse con el equipo. Su forma de actuar le honra", agregaba el pasado 16 de agosto un molesto Marcelino, cuyo despido comenzaba a cocinarse en la larga distancia.

Rodrigo, mientras tanto, se quedó en Valencia con la intención de olvidar lo ocurrido y hacer borrón y cuenta nueva un laborioso e implicado. El hispano-brasileño fue autor de ocho goles en los 33 partidos de liga diputados la pasada temporada y de 16 tantos en las 37 jornadas que estuvo sobre el césped en la campaña 2017-18, la más productiva para el hispano-brasileño en el apartado realizador.

DOS GOLES AL aTHLETIC Pieza fundamental en la consecución del título de Copa que celebró por todo lo alto la afición ché el pasado mes de mayo, el delantero valencianista, que cumple su sexta temporada en Mestalla tras abandonar el Benfica en el verano de 2014 previo paso por el Bolton Wanderers (2010-11) y el Real Madrid Castilla (2009-10), busca estrenarse como goleador en la presente edición de liga en San Mamés. Enfrente tendrá al Athletic, rival contra el que solo ha visto portería en dos ocasiones en un total de diez partidos, dos de ellos correspondientes a la eliminatoria de octavos de final de la Europa League 2015-16.

La primera de las dos dianas de Rodrigo ante los leones tuvo lugar en la séptima jornada del curso 2017-18 en Mestalla en un encuentro que el Valencia sacó adelante tras imponerse 3-2. Los goles de Aritz Aduriz y Raúl García no sirvieron para que los leones sortearan la derrota en una cita en la que, además de Rodrigo, Dani Parejo y Simone Zaza batieron a Kepa Arrizabalaga. Tampoco pudo puntuar el Athletic en el campo ché la pasada campaña, cuando otro gol de Rodrigo, unido al firmado por Kevin Gameiro en los minutos finales, dio los tres puntos al equipo comandado entonces por Marcelino.

Las estadísticas, así las cosas, reflejan que el delantero hispano-brasileño, un pistolero con la pólvora mojada en el arranque de liga, nunca ha marcado en La Catedral, donde ha saltado al verde en seis ocasiones. Sin goles de por medio en ninguna de sus apariciones en San Mamés, Rodrigo tiene motivos suficientes para encarar con aires de revancha el que supondrá su undécimo partido frente a los pupilos de Gaizka Garitano, pues nunca ha sido capaz de vencer al Athletic como visitante. En sus seis visitas a Bilbao, el 19 del Valencia, asistente el miércoles en el gol marcado por el joven Kang-in Lee al Getafe, suma tres derrotas y tres empates, con un saldo de ocho tantos a favor del Athletic y solo cuatro de un Valencia cuyo técnico volverá a apostar hoy por Rodrigo, en busca de un gol que se le resiste hasta la fecha en el campeonato de la regularidad.