Suecia confirma que el fallecido publicista Stig Engström asesinó a Olof Palme hace 34 años

El fiscal archiva el caso aunque sin pruebas técnicas que despejen las dudas

11.06.2020 | 00:13
El primer ministro sueco Olof Palme, en Estocolmo, en 1983. Foto: Efe

Copenhague – La Fiscalía sueca cerró ayer la investigación del asesinato del primer ministro Olof Palme señalando como sospechoso a un publicista fallecido, pero sin aportar pruebas técnicas que despejen las dudas sobre el magnicidio que traumatizó al país hace 34 años.

Las declaraciones previas del fiscal del caso, Krister Petersson, mostrándose optimista sobre su resolución y las especulaciones sobre el hallazgo del arma del crimen habían disparado las expectativas.

Pero la solución presentada no es concluyente, no tiene pruebas nuevas y se basa en un análisis de testimonios y del controvertido papel de un testigo, señalado ya hace dos años por el periodista Thomas Pettersson en un premiado reportaje en la revista Filter.

El supuesto asesino es Stig Engström (el llamado hombre de Skandia por la aseguradora para la que trabajaba como publicista y que tenía su oficina cerca del lugar del crimen), incluido como testigo y protagonista en medios suecos en los días posteriores a los hechos.

"Hallamos a una persona que no cuadraba en la foto del crimen. Sus informaciones no se correspondían con las de otros testigos", dijo el inspector Hans Melander en rueda de prensa digital.

El 'hombre de Skandia' Lo único probado es que Engström, de 52 años, abandonó la oficina, donde se había quedado a trabajar hasta tarde, poco antes de que Palme fuese asesinado y que volvió veinte minutos después.

Palme había salido con su esposa Lisbet la noche del viernes 28 de febrero de 1986, sin escolta, a un céntrico cine de Estocolmo. El hombre de Skandia dio declaraciones contradictorias a la policía: dijo haber sido uno de los primeros en llegar al lugar y haber hablado con Lisbet Palme, algo que nadie pudo confirmar, como tampoco sus movimientos o su contacto visual con el tirador.

Aunque nadie vio la cara del asesino que disparó por la espalda a Palme, las descripciones del sospechoso (gorra, abrigo oscuro, maletín) coinciden con las de la ropa que llevaba Engström.

"Sus propias explicaciones de lo que hizo en ese tiempo no cuadran con lo que dijeron otros. Todo apunta a que estaba en el lugar, pero en otro rol muy distinto del que quiso hacer creer", dijo Krister Petersson en una comparecencia de más de dos horas.

El comportamiento "extraño" de Engström continuó en días posteriores con declaraciones a los medios en las que parece "burlarse" de la policía y jugar al despiste, según Petersson.

"Esto habría sido suficiente para un arresto y pasar a prisión preventiva, aunque no para una condena. Luego podríamos haber hecho análisis de la ropa, registros, etc, y construir un caso", señaló el fiscal.

Engström se movía en círculos contrarios a Palme, fue miembro de un club de tiro y tenía acceso a armas a través de un conocido: el grupo Palme (la unidad policial a cargo de la investigación) confiscó al menos un revólver para hacer una prueba balística. Pero el Instituto Nacional Forense concluyó que el mal estado de las dos balas conservadas hace imposible cualquier análisis.

Los informes iniciales de la policía incluyen a Engström como sospechoso, pero no fue citado para la reconstrucción posterior y desapareció de la investigación, algo "sorprendente" para el fiscal.

La incompetencia en la investigación fue pronto evidente: no se acordonó de forma correcta la zona del crimen ni se bloquearon las calles adyacentes.

La proyección internacional de Palme multiplicó el número de posibles autores, entre ellos los servicios secretos sudafricanos, pero ni de esta ni de la teoría de una conspiración policial hay pruebas "concretas", reiteró ayer Melander.

Un tribunal condenó a cadena perpetua en 1989 al delincuente común Christer Pettersson, absuelto meses después por falta de pruebas al quedar invalidada la identificación de la viuda, que había recibido detalles físicos previamente de un policía.

las reacciones

Explicación creíble o decepción. Las reacciones oscilan entre quienes dan credibilidad a sus conclusiones y quienes creen muy débiles los argumentos para elevar una acusación contra alguien que quizás solo quería protagonismo. El primer ministro sueco, Stefan Löfven calificó el resultado de "lo más cerca a la verdad a lo que se podía llegar" y rechazó una nueva comisión de investigación.