El incendio de Bera, "estabilizado, pero no controlado"

Las previsiones meteorológicas anuncian lluvia en la segunda mitad del día

21.02.2021 | 09:31
Imagen del incendio, de noche, ofrecida por SOS Deiak

El incendio declarado este sábado en Bera y que ha arrasado más de 100 hectáreas de suelo guipuzcoano se encuentra "estabilizado", aunque de momento, no controlado. Que las rachas de fuerte viento que se han vivido el sábado hayan amainado y un descenso de las temperaturas nocturnas han permitido esta circunstancia, que hace que las viviendas y caseríos del barrio de Bidasoa no se hayan visto "comprometidos" en las últimas horas.

Así lo ha anunciado el perfil oficial del Gobierno vasco para emergencias en Twitter, SOS Deiak, poco antes de las 6:30 horas.



La bajada de las temperaturas y de la intensidad del viento habría ayudado a que el fuego, que se ha expandido a Gipuzkoa e Iparralde, no prosiguiera a la misma velocidad, extremo en el que confiaban las autoridades, como ha reconocido el sábado el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano.

De esta manera, el fuego, que ha obligado a evacuar el sábado en Irun unos 40 caseríos, dos restaurantes y una empresa de hormigón, no comprometía las viviendas según la situación de la primera hora del domingo, algo que no se podrá asegurar hasta que el incendio esté bajo control.

Por el momento, la evolución del fuego ha permitido reabrir la carretera N-121-A, cerrada desde el sábado y que une Behobia e Iruñea.

La Diputación Foral de Gipuzkoa continúa trabajando en la recopilación de nuevos datos, para darlos a conocer en las próximas horas. Las fuentes oficiales avanzaron en el último balance del sábado que las llamas habían quemado la superficie equivalente a 140 campos de fútbol solo en suelo guipuzcoano.

A primera hora del domingo, el alcalde irundarra, José Antonio Santano, ha explicado en un mensaje en Twitter que "la noche ha sido más tranquila", aunque en esa muga entre Irun y  Nafarroa "sigue preocupando el foco de Endarlatsa y algún otro foco en Irun".



Con motivo del viento sur-suroeste que ha soplado durante el sábado y la madrugada del domingo, las localidades más septentrionales del País del Bidasoa, como Irun, Hondarribia y Hendaia, han amanecido bajo el humo y con el fuerte olor a quemado.

Las previsiones meteorológicas anuncian para la segunda mitad del domingo el final de este episodio de altas temperaturas para el mes de febrero, lo qu e junto al cambio de viento, que terminará por entrar del norte-noroeste como tarde el lunes, ayudará a combatir el incendio en una zona montañosa abrupta y de difícil acceso.

En Iparralde, el fuego ha provocado cortes de luz que han afectado en momentos del sábado a unos 5.000 hogares (250 ya por la noche), y los focos de Azkain e Ibardin han sido controlados. La Fiscalía de Baiona emprenderá una investigación de este desastre medioambiental.