Tienen antecedentes por robos en pisos y asaltos a mayores

Dos menores de 14 años detenidos por los asesinatos de Otxarkoaga

Los dos jóvenes de 14 años de edad que este domingo fueron arrestados como presuntos autores del doble crimen de dos ancianos del pasado jueves en un domicilio del bilbaino barrio de Otxarkoaga han sido puestos ya a disposición de la Fiscalía de Menores.

05.02.2020 | 13:15
Un matrimonio de ancianos, de más de 80 años, fueron hallados muertos con signos de violencia en su piso ubicado en el número 16 de la calle Zizeruena, en el barrio de Otxarkoaga.
Detenidos dos chicos de 14 años por la muerte de los ancianos de Bilbao

La Ertzaintza sabía a las pocas horas del crimen que los autores eran del barrio y que pertenecen a un conocido clan

Bilbao - Han pasado apenas tres días desde el brutal asesinato de Lucía y Rafael, un matrimonio de octogenarios de Otxarkoaga, y la Ertzaintza ha detenido ya a los dos presuntos culpables del doble crimen. Se trata de dos menores de 14 años, a quienes buscaba ya a las pocas horas de descubrirse la mortal agresión en el 16 de la calle Zizeruena. Varios testigos habían visto a los menores merodear por la vivienda de las víctimas y todo apuntaba a ellos, viejos conocidos de la Ertzaintza y de la Policía Local pese a su juventud. Sus 14 años les confieren ya responsabilidad penal, por lo que podrán ser imputados y juzgados si así lo estipula el juez. Ambos pertenecen a un conocido y conflictivo clan del barrio con numerosos delitos sobre sus espaldas.

Los dos arrestos se produjeron ayer por la tarde: el primero, alrededor de las 13.30 horas en Balmaseda, y el segundo, sobre las 17.30 horas en Bilbao, donde el menor se entregó en compañía de su madre en la gasolinera de Miribilla. La Ertzaintza sospecha que son los autores materiales del asesinato del matrimonio de 87 años, a quien molieron a palos -se ensañaron con el hombre- con la intención, según creen los investigadores, de robar en la vivienda; un asalto que tenía como objetivo llevarse algo concreto -no ha trascendido si dinero o algún objeto- y que se les fue de las manos. Se trata de jóvenes, menores, que aplican una violencia extrema en sus actuaciones. Ambos detenidos tienen antecedentes. Son del barrio y todos les conocen por haber perpetrado robos en viviendas y, sobre todo, por asaltar a las personas mayores en plena calle, cuando salen de los bancos o cuando simplemente pasean empleando una violencia inusual para su corta edad. Es por ello que la investigación apuntó hacia ellos desde el primer momento.

Las declaraciones de los vecinos fueron fundamentales, ya que ellos, como han denunciado estos días en DEIA, conocen perfectamente a los chicos que protagonizan los asaltos. Los vecinos están hartos y así lo han hecho saber. "Muchos de los asaltantes son menores, una condición que no vale para que no paguen sus delitos", explicaba en estas páginas Álvaro Pérez, presidente de la Asociación de Vecinos de Otxarkoaga. Pérez afirmaba el mismo día de los asesinatos que son numerosos los casos de asaltos a personas mayores, los más frágiles. "Simulan ayudar a las señoras para llevar la bolsa de la compra y luego les roban la cartera o lo que pillan", relataba, al tiempo que databa los asaltos desde hace un año aproximadamente.

Menores implicados

Lo cierto es que la Ertzaintza está teniendo en los últimos meses mucho trabajo -que ha resuelto con una celeridad digna de mención- y curiosamente en los casos más graves hay menores involucrados. Los robos de Indautxu, parque de Doña Casilda o el entorno de la Universidad de Deusto fueron cometidos por una banda, pandilla de delincuentes, menores todos ellos que robaban a otros jóvenes móviles y prendas de vestir. Para ello utilizaban perros de raza peligrosa y alguna arma blanca para intimidar a los otros menores. Se trata de jóvenes con un largo historial delictivo que se hacen llamar Guetto family. La cosa se les fue de las manos la madrugada que se encontraron con Ibon Urrengoetxea y, tras un forcejeo, el zornotzarra cayó al suelo golpeándose mortalmente en la cabeza. No habían pasado quince días cuando los dos menores -uno de 13 años y el otro de 16- fueron arrestados. También había menores implicados en la paliza que recibieron dos chicos en la estación del metro, fruto de la cual una de las víctimas perdió la visión en un ojo. Y también eran menores -uno de ellos de 14 años- los cuatro presuntos implicados en la violación grupal a una menor en Barakaldo. En ambos casos, se produjeron detenciones a los pocos días y el ingreso de todos ellos en el centro cerrado de menores de Zumarraga; todos, excepto el agresor del metro que ya era mayor de edad y fue trasladado a la cárcel de Basauri. Mientras la Fiscalía de Menores pide refuerzos porque afirma no dar a basto con la ingente cantidad de trabajo que está teniendo. Estos hechos ponen en evidencia que existe un problema al que hay que dar solución, porque sin lugar a dudas algo está fallando.

Los dos detenidos por el asesinato de Lucía y Rafael fueron trasladados a la comisaría, mientras los investigadores tratan de esclarecer los detalles de la brutal agresión. Posteriormente, pasarán a disposición del juez, que con toda probabilidad decidirá su ingreso en un centro.

Los dos jóvenes han pasado la noche en comisaría y se espera que sean presentados en las próximas horas ante la Fiscalía de Menores, que se hará cargo del caso.



noticias de deia