Los centros de FP recuperan la "ilusión" gracias al ensayo del nuevo modelo dual

Profesores y estudiantes de Formación Profesional analizan los retos del nuevo curso y comentan sus impresiones ante el inicio experimental el próximo 1 de abril de las prácticas en empresa en primero de los grados Medio y Superior

25.09.2021 | 01:16
Un aula del Centro de Formación Profesional Jesuitas de Indautxu.

"Hay luz al final del túnel". Así viven los centros de Formación Profesional el comienzo del curso 2021-2022. Según los datos del Departamento de Educación, a 6 de septiembre había 44.486 alumnos y alumnas matriculados en Formación Profesional. "De cara a este año notamos que la matriculación y las empresas se están volviendo a activar. Además, hay una apuesta del Gobierno vasco para que los alumnos de primero desde abril hagan prácticas en las empresas, con lo cual van a enriquecer aún mucho más su formación práctica", afirma Kike Munerol, director de FP de Jesuitak Politeknikoa (Indautxu).

"A ver cómo responden las empresas porque todavía no hay suficientes para acoger a todo este nuevo alumnado de primero", explica Munerol. "Estamos llamando a muchas puertas para ver si podemos enviar a todos los chavales, pero nos está costando un poquito porque el motor industrial está todavía un poco frío y tiene que calentar para poder arrancar bien", añade. Para Munerol, la FP dual que propone la futura ley del Ministerio de Educación reportará grandes beneficios a las empresas ya que "les da la oportunidad de conocer antes el perfil de sus futuros trabajadores e incluso nos podrían ayudar a perfilar mucho del diseño curricular base para adaptarlo a las necesidades específicas de una empresa o de un sector concreto en un momento determinado, o incluso a lanzar nuevos ciclos formativos".

Kike Munerol, director de FP de Jesuitak Politeknikoa. Foto: José Mari Martínez

Con 75 años de historia a sus espaldas, Jesuitak Politeknikoa ofrece distintos ciclos de tres ramas: Electrónica, Química y Sanitaria. Este año el Gobierno vasco les ha autorizado a impartir un ciclo de Anatomía Patológica y la respuesta del sector y del alumnado ha sido muy positiva. "Desde el hospital de Basurto, IMQ y Cruces están deseando que haya chavales que trabajen en Anatomía Patológica, no solo porque con el covid se necesitan muchos más técnicos, también se necesitan muchos técnicos en los sectores químico y biomédico".

Desde Jesuitas ven con buenos ojos el pilotaje de la ley de FP que, con toda probabilidad, entrará en vigor el curso 2022-2023. "Es mucho mejor para los estudiantes porque les nutre más. Todo lo que hacemos quizás puede resultar un poco rollo y agradecen llevarlo a la práctica en el mundo real, al tiempo que ganan un dinero. Y además tiene unas altas probabilidades de quedarse en la empresa en la que han realizado la formación", dice Munerol. Hay ciclos formativos, añade, que tienen prácticamente el 100% de inserción laboral. Más allá de la alta empleabilidad, el director de Jesuitak, Jorge Urrutia, destaca que la FP "hace que las personas sean felices". Por eso considera tan importante la labor de orientación que se realiza en Secundaria. "La FP no es una alternativa a la universidad, no es lo uno o lo otro. Nosotros orientamos a los chicos y a las chicas a que hagan un Grado Superior y que luego vayan a la universidad". No obstante, reconoce que persiste una percepción errónea sobre lo que significa estudiar FP.

"Hay un tema cultural en el que tenemos que incidir más, probablemente. A veces, cada vez menos, las familias entienden que esto es la FP antigua aunque en Euskadi las cosas son diferentes desde hace 20 años". Por este motivo, añade Urrutia, "hay que trabajar con las familias y con la sociedad para poner en valor lo que realmente es la FP vasca, un modelo de éxito reconocido en Europa. Desde luego toda persona que sea empresaria sabe reconocer qué es la FP de Euskadi". Desde el punto de vista de este "entusista" de la FP, lo mejor de esta formación "es que hace a las personas felices, más allá de la coyuntura laboral. Lo importante es que nuestros estudiantes encuentran su lugar en el mundo, porque en ocasiones pensamos que alguien tiene que ser sota, caballo y rey, pero cada persona tiene unas habilidades determinadas".

Reconocimiento europeo
 

Así lo ven también Amaia Arruti, estudiante de 2º de Química Industrial, y Javier, estudiante de Mantenimiento Electrónico. Amaia estudió en el Instituto Botika Zahar de Bilbao. "Química –recuerda– se me daba bastante mal, pero me gustaba. Comencé a estudiar Matemáticas en la UPV pero dejé la carrera porque me dí cuenta de que no era lo mío. Al año siguiente me metí en el grado Superior de Análisis y Control de la rama de Química. Como me gustó, comencé a estudiar esta parte de la rama y me está gustando más". Aunque no pasó mucho tiempo en la universidad, "ví –dice– que era muchísima teoría pero muy pocos ejemplos prácticos, en cambio la FP me ayuda a entender mejor". Arruti confía en el futuro y está emocionada con hacer prácticas este año en empresa. "Cuando acabe este ciclo me veo trabajando en el laboratorio de una empresa. La verdad es que tengo muchas ganas de hacer las prácticas en marzo, si todo va bien, porque en segundo de Análisis y Control se paralizaron las FCT por el confinamiento". Lo que más le seduce de la prácticas "es que aprenderé un poco mejor cómo se trabaja en una empresa, me pica mucho la curiosidad de cómo se trabaja de verdad, cómo son las relaciones, cuáles van a ser mis funciones".

El recorrido de Javier es similar aunque ya conoce de primera mano los vericuetos del mundo laboral. Este bilbaino de 35 años estudió hace dos años Química Industrial y desde entonces ha estado trabajando en varias empresas. "El grado tiene bastantes salidas, pero como quería optar a otros puestos que no fueran el de operario, he decidido empezar este ciclo". Trabajó durante un año y medio en una empresa que fabricaba polímeros y se encargaba del proceso de filtración, pero no le renovaron. Después entró en una química de silicatos. Allí, comenta, "el trabajo fue bastante duro físicamente porque trabajaba en el horno". Por eso tomó la decisión de cursar Mantenimiento Electrónico.

Antes de hacer FP, Javier estudió la carrera de Económicas en Elkano y tras pasar por aquella experiencia considera que "la FP tiene mucha más salida. Me di cuenta de que no me gustaba lo que había, ser becario permanente por 600 euros, ocho horas al día a tope. Tenía amigos que habían hecho FP y estaban contentos, así que probé. Y creo que fue una buena idea".

"Lo mejor de la FP es que hace a las personas felices, más allá de la coyuntura económica"

Jorge Urrutia

Director de JesuitaK Indautxu

"Las prácticas desde primero van a enriquecer aún mucho más la formación"

Kike Munerol

Director de FP de Jesuitak Politeknikoa

"Estudié Económicas en Elkano, pero creo que la Formación Profesional tiene más salidas"

Javier

Estudiante Mantenimiento Electrónico

"Tengo muchas ganas de hacer ya las prácticas porque se paralizaron con el confinamiento"

Amaia Arruti

Estudiante Química Industrial


noticias de deia