Descartado el tsunami, ahora la lluvia ácida amenaza La Palma

Cuando la lava llegue al mar "habrá explosiones. Es como mezclar aceite hirviendo y agua"

21.09.2021 | 01:01
La fuerza de las bocas del volcán queda patente en esta fotografía tomada en los alrededores de la Cumbre Vieja.

El Plan Especial de Emergencias por Riesgo Volcánico de Canarias (Pevolca) intensificará el dispositivo ante la llegada al mar de la lava que emana del nuevo volcán de La Palma, ante la posibilidad de que genere explosiones y emisiones de gases nocivos. Capitanía Marítima ya ha establecido un perímetro de exclusión por mar desde el sur por la Punta del Pozo (Puerto Naos) hasta el norte por la playa de Las Viñas (Tazacorte) y la paralela a la costa a media milla náutica del litoral, mientras que por tierra las fuerzas de seguridad impedirán el acceso.

La erupción del volcán podría durar de una a varias semanas, pero probablemente no más de un mes y con alta probabilidad no provocará un maremoto o tsunami, según expresó el experto vulcanólogo del Ilustre Colegio de Geólogos (ICOG), José Luis Barrera. Desde la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) calificaron de poco probable "en estos momentos" que se produzca lluvia ácida en zonas pobladas, aunque esta hipótesis tampoco es "descartable".

Erupción volcánica en La Palma: "Una colada de lava se come casas y cultivos". EFE / AFP


El comité director del Pevolca informaba de que ayer lunes se procedió a desalojar cuarenta viviendas en Tazacorte, ya que las coladas de lava se adentran en el municipio siguiendo su camino hacia el mar, lo que eleva la cifra provisional de evacuados en torno a las 5.500 personas.

El comité científico del Pevolca sigue recomendando un radio de exclusión de dos kilómetros en torno a los centros de emisión para minimizar el riesgo de impacto de piroclastos y la exposición a gases tóxicos. También recuerda a los ciudadanos que no deben acercarse a las coladas de lava por el riesgo de exponerse a los gases emitidos, posibles desprendimientos y altas temperaturas. Los núcleos más vulnerables hasta el momento por el avance de la lava han sido El Paraíso y Todoque (Los Llanos de Aridane), aunque las coladas de lava se adentran en Tazacorte y se prevé que lleguen a la costa en unas horas.

Los ríos de lava que recorren la vertiente oeste de La Palma en dirección a la costa, tras la erupción iniciada este domingo en la isla, sepultarán comunicaciones terrestres, eléctricas y telefónicas y crearán una lluvia ácida cuando lleguen al mar. Así lo explicaba el catedrático de Geología de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria José Mangas, quien detalló que las coladas de esta erupción de tipo estromboliano, "caracterizada por pequeñas explosiones de materiales en estado pastoso", que suceden en pocos minutos u horas, acompañadas por derrames de coladas de lava, arrastran varios metros cúbicos de lava por segundo.

"Una apisonadora"


El efecto de este fenómeno es la creación de diversas lenguas de lava de varios metros de ancho que van sepultando a su paso carreteras, viaductos, tendidos eléctricos y telefónicos y fundiendo las tuberías de PVC de las conducciones de agua potable, ya que la lava avanza a unos 1.100 grados de temperatura. "Es como una apisonadora, para volver a habilitar las carreteras se necesitarán explosiones, no se podrá con excavadoras", describió.

El geólogo de la ULPGC, que en esta crisis volcánica colabora para facilitar a la población la comprensión del fenómeno al que está asistiendo, también aludió a la destrucción de viviendas, plantaciones, hoteles, casas rurales e instalaciones agrícolas que causará este volcán, un espectáculo de la naturaleza que también ocasionará "pérdidas importantes" para la isla de La Palma. "Estamos empezando, puede durar varios días o semanas. La última erupción, del Teneguía en 1971 en la misma isla [en la que murieron dos personas], se prolongó durante 24 días", recordó.

Cuando los ríos de lava que recorren nuevamente la isla de La Palma lleguen al mar, lo que se prevé que ocurra en forma de una enorme cascada que caerá por un acantilado de unos cien metros de altitud, entre otras posibilidades, se producirá un choque térmico muy notable, a tenor de los 1.100 grados que puede tener el material volcánico que entre en contacto con un agua que está a 23 grados.

Ello generará unas enormes nubes de vapor ácido, ya que el agua de mar contiene 35 gramos de sales por kilo. Y la sal está formada por cloro (NaCl, cloruro sódico). "Habrá explosiones. Es como si mezcláramos aceite hirviendo con agua. Se puede generar una lluvia ácida que cause a la población irritaciones de garganta y de nariz", expuso. Mangas destacó que, en cualquier caso, "será un espectáculo maravilloso" el que queda por presenciar de esta erupción histórica que confió en que produzca los menos daños materiales posibles.

Las cenizas y los cultivos


Respecto a la repercusión de este fenómeno geológico en la atmósfera, Mangas informó de que la columna eruptiva va a expulsar a una distancia superior a los cinco kilómetros cenizas de menos de dos milímetros. El geólogo subrayó que los aviones transitan por la troposfera, es decir, a una altitud de entre 10 y 15 kilómetros, por lo que descartó que esta erupción afecte a la aviación comercial, aunque sí a la de pequeñas aeronaves, a las que ya se ha prohibido circular. Lo que sí aseguró el catedrático de la ULPGC es que, si la erupción se prolonga en el tiempo, el sur de la isla de La Palma puede verse afectado por una capa importante de cenizas y por gases tóxicos que dañarán los cultivos, ya que ésa es la dirección que está tomando el material que desprende.

Los expertos informaron al comité de dirección del Pevolca de que la erupción continúa mostrando el mismo estilo eruptivo: dos fisuras alineadas de norte a sur y separadas entre sí unos 200 metros, con varios puntos de emisión. La temperatura superficial de la lava emitida alcanza los 1.113 grados centígrados y por ahora se constata la formación de un cono principal. Se estima que los gases volcánicos emitidos puedan alcanzar los 3.000 metros de altura. Se han realizado las primeras estimaciones de emisión de dióxido de azufre (SO2) a la atmósfera por este proceso eruptivo, alcanzando tasas de emisión entre 6.000 y 9.000 toneladas diarias.

Catástrofe natural o espectáculo

Polémica con la ministra Maroto

Política. El PP, Vox, Ciudadanos y Coalición Canaria criticaron ayer a la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, por hablar de la erupción del volcán de la Cumbre Vieja, en La Palma, como un reclamo turístico. La popular Elvira Rodríguez acusó a Maroto de "escandalosa falta de empatía y compasión". "Esto no es un espectáculo maravilloso, ni es emocionante vivirlo [como dijo la ministra]. Es una tragedia. Un poco de sensibilidad, no estamos para bromas los canarios" apuntó, por su parte, Ana Oramas (CC). La ministra se vio obligada a desdecirse y subrayar que "lo más urgente es recuperar la normalidad y que pensarán en clave turística cuando pase la catástrofe".

Otros apuntes

84 días

Erupciones. Las siete erupciones que hasta este domingo había vivido La Palma en tiempos históricos se concentraron en el entorno de la Cumbre Vieja y su duración osciló de uno a tres meses. La más larga de cuantas se han documentado hasta la fecha es la del Tehuya, ocurrida en 1586, que se prolongó 84 días: del 19 de mayo al 10 de agosto. La más corta, fue la que hasta este domingo era la última en la isla y penúltima en Canarias: la del Teneguía, en 1971, que duró 24 días, del 26 de octubre al 18 de noviembre. La de este domingo avanza "despacio" a unos 280 metros por hora y ha engullido 130 viviendas.

20 años

Recuperación. La recuperación para la agricultura del suelo volcánico que dejará la erupción del volcán de la isla de La Palma será "un proceso bastante lento" que podría prolongarse más de 20 años, según describió Sergio Pérez Ortega, investigador del Real Jardín Botánico.

noticias de deia