Amorebieta condena los actos homófobos del pasado sábado

"A mí un maricón no me mira. Te voy a reventar, puta gorda, bollera de mierda". Así increparon a la joven que salió en defensa del agredido

22.06.2021 | 01:15
Un centenar de personas se concentró ayer contra las agresiones del fin de semana.

A sus 22 años, la zornotzarra Maider Uribarri salió en defensa de un joven que sufrió una agresión homófoba en la madrugada del pasado sábado en la calle Luis Urrengoetxea de Amorebieta. En consecuencia, ella también fue agredida verbalmente. "Eran las 2.30 horas y ya habían cerrado los bares. Fue entonces cuando presencié la agresión a este chico. Rápidamente fui a defenderle y me dijeron textualmente: Te voy a reventar, puta gorda, bollera de mierda. Le pedí explicaciones al agresor de por qué le había pegado al chaval y su respuesta fue: A mí un maricón no me mira", explicó la zornotzarra incrédula e incapaz de entender la actitud del agresor.

Con el propósito de denunciar lo ocurrido y respaldar a las víctimas, un centenar de zornotzarras se concentraron el lunes en la plaza Referéndum. Fue la plataforma por la Diversidad Akelarre la que denunció los hechos ocurridos, convocando una concentración silenciosa en la que tomó parte también Zornotzako Talde Feminista. Maider Uribarri, integrante de la plataforma por la Diversidad Akelarre, fue la encargada de leer el comunicado de repulsa. "Se trata de un ataque con múltiples caras. Porque además del delito de homofobia, y odio, también se puede detectar lodifobia. Todo esto no es un caso aislado, es una muestra de la violencia estructural que sufrimos. El ataque homófobo que se produjo la semana pasada en Basauri, las pintadas homófobas que han aparecido en Gasteiz responden todas a una normatividad y un modelo hegemónico: el cisheteropatriarcado. Sus resultados son los ataques, pero combustible también. Es decir, son la cara del sistema, pero alimentan el mismo sistema a la vez. Cualquier cuerpo, deseo o género que salga de la cisheteronormatividad será juzgado y apaleado. Queremos destacar, que los que nos atacaron el fin de semana eran chicos jóvenes. Una generación que, supuestamente, ha nacido en la normalidad de la homosexualidad. Los bancos de Amorebieta se pintarán de color, pero en el pueblo, todavía queda mucho por hacer. Mucho para cambiar y mucho para deconstruir", defendió Uribarri.

Agresión machista

Además de estos dos ataques homófobos, esa misma madrugada también se dio una agresión machista. Al parecer, según relataron desde Akelarre, "un varón de unos 40 años le soltó el top a una joven y le tocó el culo". En este sentido, desde la plataforma dejaron muy claro que "estamos hartos. Estamos quemados. Estamos enfadados. Queremos salir a la calle, tranquilos, queremos tomar tragos tranquilos y queremos amar, desear y disfrutar tranquilos, sin ningún tipo de miedo porque nadie nos golpee ni nos amenace. Parece que junio es el mes para actuar sobre nuestros derechos oprimidos y nuestras identidades negadas, pero queremos reivindicar, que nos parece urgente la elaboración diaria de esta problemática y opresión. A nivel local, en el barrio, en los gaztetxes, en los espacios de militancia, entre amigos, en familia, con hermanos, hijos, pareja... Tenemos que cambiar nosotros, nuestra casa y nuestr os alrededores para poder cambiar el mundo. Y todo, empieza de cerca. ¡Vamos a deconstruirlo! Gora LGTB borroka eta gora borroka feminista!", entonó con firmeza y entusiasmo Uribarri.

Desde la administración local zornotzarra no se remitió ningún tipo de comunicado denunciando lo ocurrido, ya que no fue interpuesta ninguna denuncia al respecto. "Precisamente como Ayuntamiento promovemos que se denuncien este tipo de agresiones. No hay ninguna denuncia interpuesta en la Ertzaintza ni en la Policía Municipal, por ello no podemos emitir una declaración institucional de repulsa. Animamos a denunciar cualquier agresión", insistieron desde el Consistorio.

noticias de deia