Jueces no ven motivo para recusar a Garrido por sus declaraciones públicas sobre los epidemiólogos

El Gobierno vasco cree que "no es el momento de entrar en esta cuestión" y analiza la posibilidad de recurrir el auto

12.02.2021 | 03:04
Un camarero del Café Iruña sirve unas consumiciones, con el Palacio de Justicia de Bilbao de fondo, tras la reapertura de la hostelería esta semana.

"Desafortunadas", "inadmisibles", "burdas"... Pese a las críticas cosechadas en diferentes ámbitos, jueces consultados por este periódico no ven motivo para recusar al juez Luis Ángel Garrido por las declaraciones que realizó durante una tertulia radiofónica restando valor al trabajo de los epidemiólogos. Los servicios jurídicos del Gobierno vasco, por su parte, creen que "no es el momento de entrar en esta cuestión" y continúan analizando la posibilidad de recurrir el auto por el que se suspendió de forma cautelar el cierre de los establecimientos hosteleros en los municipios con una alta incidencia del virus.

A la espera de si el Ejecutivo presenta o no un recurso de casación contra dicha resolución, para lo que tiene de plazo hasta el próximo lunes, sus servicios jurídicos no se plantean por ahora la recusación del juez, "ya que todavía se desconoce cuándo ni en qué condiciones ni con qué tribunal tendrá lugar el juicio sobre el fondo de la cuestión".

Para Santiago Romero, portavoz de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM) en Euskadi, las manifestaciones de Garrido no serían argumento suficiente para apartar al juez del procedimiento. "Las causas por las cuales se puede recusar a los jueces están reguladas en la Ley Orgánica del Poder Judicial. La única que podría aproximarse es tener una enemistad manifiesta o un interés especial en la causa y, desde luego, Garrido no tiene ningún interés especial en la causa ni tiene una enemistad manifiesta ni con los epidemiólogos ni con el Gobierno vasco. Por lo tanto, no hay tal causa de recusación", explica.

Las opiniones vertidas por Garrido –que afirmó que un epidemiólogo es "un médico de cabecera que ha hecho un cursillo" y que las medidas contra la pandemia "no difieren mucho de las que se daban en la Edad Media"– están enmarcadas, a juicio de Romero, en "la libertad de expresión que tienen los jueces como cualquier otro ciudadano. No la tenemos cuando ejercemos nuestra profesión porque nos debemos al deber de imparcialidad, pero cuando se pide una opinión personal, sí", diferenció. No obstante, reiteró, "una cosa son las opiniones personales y otra cosa es cuando uno se pone la toga y tiene que resolver. Entonces esas opiniones personales quedan en el cajón y se resuelve única y exclusivamente conforme a derecho y a la documentación o a las pruebas que le han presentado las partes. En este caso, el Gobierno y las asociaciones de hosteleros de los tres territorios históricos". En este sentido defendió la "imparcialidad y neutralidad política a la que nos debemos los jueces" y consideró que el auto que permitió reabrir la hostelería "no puede verse como un ataque al Gobierno vasco".

Garrido, que asumió la polémica como "gajes del oficio", quiso recalcar sin embargo que él no es un negacionista y consideró que decir que lo es "es un poco ya demasiado". El calificativo se le adjudicó tras hacerse pública la frase que tiene escrita en su perfil de WhatsApp: "No more lockdown" ("No más confinamiento"), el título de una canción de Van Morrison utilizada por grupos negacionistas. A este respecto, el portavoz de APM consideró "muy pueril que se haya querido usar un perfil de WhatsApp para intentar desacreditarle" y calificó como "una falta de respeto que se haya publicado el pantallazo en algún medio de comunicación".

Tampoco el juez decano de Bilbao, Aner Uriarte, cree que las declaraciones de Garrido puedan justificar apartarlo del caso. "Los jueces tenemos derecho a pronunciarnos sobre lo que consideremos y luego resolvemos con arreglo a derecho. Si aplicáramos nuestra ideología al resolver algo, sería un problema, pero, desde luego no es el caso. De hecho, no ha expresado una ideología, sino una opinión. Yo aquí no veo que haya una causa de recusación, pero tampoco puedo negarlo, porque yo no soy el que tendría que pronunciarme al respecto", aclara.

Uriarte considera asimismo que toda esta polémica es "anecdótica" y "nos hace perder la visión del reproche que los tres magistrados han hecho en su auto. Lo que ha ocurrido es que en época de pandemia, con lo difícil que están las cosas, unos jueces le han dicho a una administración autonómica que algo que ha hecho está mal hecho y que, además, tiene un problema añadido. Si cerrar la hostelería está mal hecho, el hostelero que ha perdido dinero o que ha dejado de ganarlo podría acabar reclamando. Esto tiene una connotación enorme", subraya.

Ana Rincón, coordinadora de Juezas y Jueces para la Democracia en Euskadi, coincide al resaltar que la resolución referente a la reapertura de la hostelería "ha sido colegiada y se ha adoptado por tres magistrados. Que uno de ellos pueda tener una opinión extraprocesal en un sentido no tiene por qué influir en la resolución que se dicte", afirma. Pese a ello, añade, "depende del contexto quizá sí que debería guardar una cierta apariencia de imparcialidad. Quizás un juez cuando sale a hacer ciertas declaraciones, si sabe que la materia puede ser objeto de su enjuiciamiento, tendría que ser más pedagógico y dar más una explicación que una opinión", concluye.

EL APUNTE

23 recursos vivos. En el Estado la hostelería mantiene 23 recursos vivos, similares al presentado en la CAV, en distintas regiones como Aragón, Valencia, Murcia, La Rioja, Galicia, Extremadura, Castilla y León, Cantabria, Asturias, Andalucía, Nafarroa y Madrid, además de un recurso a nivel estatal, presentado el 13 de octubre de 2020 en la Audiencia Nacional. Los recursos argumentan que las medidas acordadas por las comunidades autónomas durante la nueva normalidad se adoptaron "sin ningún respaldo técnico".

"Si aplicáramos nuestra ideología al resolver algo, sería un problema, pero desde luego no es el caso"

Aner Uriarte

Juez decano de Bilbao

"No tiene interés especial en la causa ni enemistad manifiesta, por lo que no hay causa de recusación"

Santiago Romero

Portavoz de la APM