Burgos y Aranda de Duero, confinadas

El Junta de Castilla y León ha decretado el cierre perimetral de Burgos a partir de la medianoche del martes, mientras que el cierre de Aranda de Duero entrará en vigor 24 horas antes

19.10.2020 | 10:59
Un policía realiza un control a un ciclista en Aranda de Duero durante el primer confinamiento perimetral
Los 175.000 vecinos de la ciudad de Burgos estarán confinados perimetralmente desde este miércoles, 21 de octubre, según ha anunciado este lunes su alcalde, Daniel de la Rosa, tras mantener una reunión telemática con el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y la titular de Sanidad, Verónica Casado.
 
La decisión de la Junta de Castilla y León es mantener el "confinamiento perimetral" durante 14 días y restringir al 50 por ciento el aforo de comercios y locales de hostelería, igual que rige ya en las capitales de León, Palencia y Salamanca y en otros cuatro municipios de la comunidad.
 
Además, en el caso de la hostelería se establece que no podrán servir bebida ni comida a partir de las diez de la noche y deberán cerrar a las 23.00 horas, ha explicado el regidor burgalés.
 
El alcalde ha explicado que en Burgos se han superado con claridad los 500 casos por 100.000 habitantes en los últimos días y, aunque la UCI del Hospital Universitario tiene capacidad y medios materiales para aumentar su número de camas, tiene problemas de personal, que no puede incrementarse en este momento.
 
De la Rosa ha estimado que la situación de la pandemia en la ciudad es ahora "muy similar" a la de marzo o abril, y ha insistido en que el principal origen de los contagios es el ámbito de confianza, el círculo de familia y amigos, por lo que ha insistido en pedir responsabilidad personal.
 

SEGUNDO CONFINAMIENTO DE ARANDA DE DUERO


Además, los más de 32.000 vecinos de la localidad burgalesa de Aranda de Duero volverán a estar confinados perimetralmente desde la medianoche del lunes por tener una situación de transmisión comunitaria del virus, t ras pasar un primer confinamiento hace dos meses que quedó levantado el 21 de agosto.

Una orden de la Consejería de Sanidad, publicada este lunes en el boletín oficial de Castilla y León, recoge este nuevo confinamiento ante la situación epidemiológica de la localidad "que evidencia la necesidad de adoptar medidas de prevención que afectan a la movilidad y circulación de las personas, así como al desarrollo de diversas actividades que, por sus características, puedan favorecer la propagación del virus".

Ante el aumento de casos en Castilla y León, desde este sábado rigen en toda la comunidad nuevas medidas como la prohibición de consumir en barra, de fumar en terraza o al aire libre si no hay dos metros de distancia, y las reuniones sociales y familiares se limitan a seis personas.

En esta región están confinadas las capitales de Salamanca -desde el sábado-, de León y de Palencia; los municipios de Miranda de Ebro (Burgos), San Andrés de Rabanedo (en el alfoz de la capital leonesa) y San Pedro Latarce y Pedrajas (Valladolid), y con mayores restricciones aunque sin limitación de la movilidad en Medina del Campo e Íscar (Valladolid).