El Puerto construirá un muelle para atender barcos con averías o en peligro

Estará ubicado al abrigo de la zona de Punta Sollana, cerca de Zierbena, para no afectar a grandes buques

21.08.2020 | 00:13
El muelle se habilitará en la línea de tierra al lado de los depósitos blancos y la chimenea. Foto: A. P. B.

Bilbao – La Autoridad Portuaria de Bilbao sacó a licitación la construcción de un muelle de emergencia, un espacio para que puedan utilizarlo barcos de poca eslora en peligro y que evite utilizar las instalaciones de los muelles que sirven a los grandes mercantes y portacontenedores que atiende el Puerto entre Zierbena y Santurtzi.

La ubicación de estas instalaciones especiales será un tramo sin habilitar a la izquierda de la salida del puerto circular de Zierbena, al abrigo de los terrenos de Punta Sollana. Según indicó a DEIA el director de la Autoridad Portuaria, Carlos Alzaga, "estará dispuesto para ser usado por barcos pequeños, de unos cincuenta o sesenta metros de eslora, que lleguen con algún problema y de esta forma no tengan que amarrarse en los muelles habituales y no molesten en la operativa habitual del puerto".

En este paquete se engloban los buques sobre los que pesa algún tipo de restricción de navegación como, por ejemplo, los que tienen averías mecánicas o similares, así como aquellos que tienen alguna tramitación administrativa pendiente que exija la inmovilización del buque.

1,2 millones de presupuesto Hasta ahora, el espacio reservado para esta función de emergencia está ubicado ría adentro, en el término municipal de Bilbao, una línea de atraque que será cedida en breve al Ayuntamiento para la próxima operación de regeneración urbana en la península de Punta Zorrotza. Ello obligó al Puerto de Bilbao a buscar una nueva ubicación.

El coste de las obras salió a licitación por 1,2 millones euros y los trabajos alumbrarán un muelle de gravedad exento, de ocho metros de anchura por 33 de longitud, formado por módulos prefabricados de hormigón que se asentarán sobre una base previamente acondicionado a diez metros de profundidad.

Una pasarela de conexión mediante vigas prefabricadas de seis metros de ancho por 18 de largo dará acceso al muelle desde una pequeña plataforma ganada al mar mediante escollera.

La Autoridad Portuaria quiere que las obras comiencen antes de marzo del próximo año y que, tras casi nueve meses de trabajo, la nueva instalación esté disponible antes de finalizar 2021.