17.000 opositores con más tiempo para hincar codos

El estado de alarma ha suspendido cuatro grandes OPE en el Gobierno vasco y la Diputación de Bizkaia

27.05.2020 | 00:14
Imagen de archivo de uno de los pabellones del BEC con los aspirantes en una de las ofertas de empleo abiertas por la Diputación.

La llegada del coronavirus en marzo pasado y los posteriores decretos de estado de alarma ha supuesto la paralización de cuatro grandes convocatorias de empleo público y cambio de perfiles de euskera en los que están implicadas más de 17.000 opositores, según los cálculos realizados por este periódico.

Un grupo numeroso de candidatos para el que, en general, ha venido bien el parón administrativo ya que así han tenido más tiempo para hincar los codos y preparar mejor los temarios a los que se enfrentan con el objetivo de conseguir un trabajo de futuro. Un periodo de acumulación de conocimientos que permanece en vigor ya que en la mayoría de los casos los respectivos departamentos todavía no han determinado cuándo se retomarán los procesos de selección.

La cita para un empleo vitalicio con más opciones es la oferta realizada por el Departamento de Educación del Gobierno vasco. En concreto, la OPE 2020 ha sacado a concurso 1.148 plazas para los cuerpos de profesorado de Enseñanza Secundaria y enseñantes técnicos de Formación Profesional cuya primera prueba estaba prevista para el próximo 20 de junio. El pasado 8 de abril la viceconsejera de Administración y Servicios del Departamento de Educación, Olatz Garamendi, daba a conocer la suspensión de la prueba ante "la ampliación del estado de alarma", y la necesidad de garantizar "la seguridad sanitaria que se ha de mantener en un proceso de admisión de estas características". La paralización del proceso se produjo cinco días antes de que concluyera el plazo de presentación de solicitudes por lo que el Departamento que dirige Cristina Uriarte ha establecido que "cuando se decida una futura fecha para la primera prueba, se retomará el proceso en el punto en que se dejó", indicaron fuentes del área. Eso supondrá que los opositores no inscritos todavía contarán con esos cinco días para cumplir la tramitación. Además, correrá en el calendario el plazo para la entrega de la programación didáctica y de la documentación justificativa de los méritos, que estaba previsto entre el 29 de abril y 11 de mayo de este año.

Este parón prematuro supone que se ignore todavía el número definitivo de personas que se postularan a las 1.148 plazas de profesores referidas. Sin embargo, una extrapolación de los datos registrados en la OPE de 2019, cuando para una oferta de aproximadamente 1.867 empleos se presentaron 6.567 aspirantes, hace suponer que se superará con holgura los 4.000 candidatos.

Muchos más postulantes tienen las 700 plazas de ertzainas y las 111 de policías municipales que el Departamento de Seguridad del Gobierno vasco dejó en barbecho en marzo. Según los datos aportados por Lakua, son unos 6.000 los candidatos presentados a unas pruebas de agentes de la escala básica de la Er-tzaintza, que conformarán la 29 promoción y se convertirá en la segunda más numerosa tras la del año 1982, donde se convocaron un total de mil plazas. La demora decidida por el tribunal calificador pilló a todos los opositores ultimando temario ya que la primera prueba estaba prevista en los pabellones del BEC para el sábado 14 de marzo y el tribunal examinador decidió suspender la convocatoria tan solo tres días antes.

Otro proceso de calado para acceder a una plaza pública es el abierto por el departamento de Acción Social de la Diputación de Bizkaia, más concretamente su Instituto Foral de Asistencia Social (IFAS). El estado de alarma truncó el desarrollo de las oposiciones a una de las 126 plazas de auxiliar sanitario que ya iban a cubrir su tercera prueba el 11 de marzo, en el BEC de Barakaldo. A este examen estaban convocadas 1.750 personas que debían realizar la prueba psicotécnica de un proceso selectivo de la institución foral que comenzó el pasado mes de octubre. Fuentes del departamento de Sergio Murillo indicaron a DEIA que "esperamos que si la situación sanitaria sigue como hasta ahora podamos realizar la prueba el próximo mes".

En situación similar se han visto los casi 670 aspirantes a bomberos de Bilbao. El Ayuntamiento abrió el proceso de selección para 38 puestos de trabajo en febrero con la primera prueba de cultura general celebrada en el Bilbao Arena. La llegada de la pandemia dejó colgadas las pruebas físicas y de conocimiento de euskera con lo que ya no será posible la incorporación de los que ganen la plaza para verano próximo como estaba previsto. De todas formas fuentes municipales aseguraron que "los exámenes se retomarán en cuanto se pueda".

La que sí tiene fecha ya concretada, para octubre próximo, es la convocatoria del Instituto Vasco de Administración Pública (IVAP) para la acreditación de los perfiles lingüísticos. La prueba escrita prevista para el 9 de mayo en el BEC de Barakaldo quedó anulada después de que se hubieran inscrito 4.457 personas para demostrar que conocen suficiente euskera como para acceder a los perfiles lingüísticos 1, 2, 3 y 4.

Además de estas grandes convocatorias las administraciones públicas tienen abiertas otras menores que también han quedado en barbecho como, por ejemplo, las 28 plazas a inspectores que necesita el Departamento de Educación y que, tras llevar a cabo su primer examen, los opositores se han quedado en stand by de cara a la segunda prueba. También la Diputación de Bizkaia tiene abiertas varias oposiciones a diferentes puestos muy especializados en la Hacienda Foral, que suman un total de 20 puestos.

Todas las instituciones están esperando a que la desescalada y sus fases por llegar den el visto bueno a cómo gestionar las miles de personas que acudirán a las pruebas convocadas. De momento, para esta semana, ya en fase 2, el Gobierno vasco ha solicitado la reapertura del BEC para poder llevar a cabo sus pruebas de acceso multitudinarias. Unos exámenes que, sin duda, se van a ver condicionados por las medidas sanitarias que se tendrán que tomar para evitar la propagación del covid-19. Aunque, por oficio, la distancia que separa a los opositores en las largas mesas ya es importante para evitar que se compie en las pruebas, es más que probable que tengan que tomarse nueva medidas con el metro en la mano. También se tendrán que habilitar itinerarios de acceso de entrada y salida a los pabellones que se ocupen para evitar aglomeraciones y la mascarilla tendrá que formar parte casi seguro del material necesario para acometer las pruebas.

Al detalle

Suspensión Por iniciar y en pleno proceso de elección

La situación del estado de alarma sorprendió a los procesos de las ofertas públicas de empleo en diferentes fases, unas a punto de empezar y otras ya iniciadas.

 

Para diversos empleos Y perfiles lingüísticos

Las pruebas abiertas son para elegir profesionales muy diferentes. Desde profesores, pasando por bomberos hasta llegar a auxiliares sanitarias, además de exámenes de perfiles lingüísticos.

 

Nuevas condiciones para próximas pruebas

Las instituciones tendrán que determinar nuevos protocolos para poder efectuar las pruebas a las que se presentarán miles de personas cuando se dé permiso para llevarlas a cabo.