Alerta mundial por el coronavirus

Los expertos ven similitudes entre el covid-19 y la gripe A del año 2009

El covid-19 tiene la misma facilidad de expansión que el virus de 2009
Aunque hay que estar en alerta, "no tiene que surgir el pánico" ni se debe de dar ninguna situación de alarma

03.03.2020 | 06:16
Una turista toma una fotografía mientras un grupo de personas con mascarillas esperan para tomar un bote en Bangkok.

Madrid - La comparación del coronavirus covid-19 con la gripe se realiza para "darle la relevancia que tiene", ya que "los grupos de riesgo son similares y los síntomas también", por lo que el símil es útil "para dimensionar el problema como realmente es y no para quitarle importancia", según expresó el virólogo Juan Ayllón, experto en gripe. "Si como sociedad sabemos lidiar con la gripe, también debemos saber lidiar con este coronavirus, sin pánico, simplemente estando alerta", expresó, pues "es importante no banalizar ni sembrar el pánico, sino equilibrar", añadió.

En este sentido, el experto explicó que, clínicamente, el covid-19 presenta similitudes de expansión con la gripe de 2009 y que, además, se puede expandir "más que otros coronavirus como el SARS y el MERS", por lo que "hay muchos escenarios posibles".

Asimismo, resaltó que "no se pueden hace predicciones" en cuanto a si el coronavirus "ha venido para quedarse". Por ejemplo, con la gripe de 2009, en un principio, "tampoco se sabía su posterior evolución" y, finalmente, "desplazó a un tipo de gripe". Por ello, resaltó que "lo primero es contenerlo para que no se acumule el número de casos".

Por su parte, la directora general de Salud Pública, Pilar Aparicio, expresó que las medidas de contención responden a la preocupación por que "el virus se establezca en la sociedad, añadiéndose al catálogo de enfermedades". En este sentido, resaltó que, como en otras enfermedades, como la gripe, "se hace lo posible por eliminarla y controlar los daños". Asimismo, según añadió, a Sanidad también le preocupa "el aumento del número de casos y de comunidades implicadas, así como los casos de los que se desconoce el origen".

No obstante, aseguró que los casos asintomáticos "no son el foco ahora mismo", pues, tal y como se observó en el crucero Diamond, "muchos de los casos fueron asintomáticos y se vio que su papel en el contagio no fue relevante". Así, a día de hoy, según Aparicio, "no hay otras medidas más allá de la contención". Lo importante, a su juicio, es "detectar los casos de manera precoz y los contactos del mismo y, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) eleva el riesgo, es por esta acción preventiva". En este sentido, resaltó que "las medidas deben ser efectivas, no efectistas".

Mientras, la directora de Relaciones Públicas del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS en Europa, Cristiana Salvi aclaró que la OMS no aconseja restricciones de viaje y comercio porque consideran que esta medida "puede quitar recursos a la hora de encontrar casos".

Medidas proporcionadas "Los países evalúan su riesgo en función de su contexto y lo respetamos, pero no hay que perder de vista que estas medidas tienen un impacto socioeconómico importante". Por ello, "no conviene perder de vista que deben ser medidas justas, proporcionadas, que limiten ese impacto". En cuanto a la propagación en Italia, Salvi expresó que "la dificultad fue que no se pudo encontrar al paciente cero. No obstante, esperan ver "efectos en las medidas de contención".

En cuanto a los test diagnósticos, el miembro de la Junta directiva de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, Julio García Rodríguez, afirmó que "son seguros y fiables" y que "se han puesto en marcha en tiempo récord". No obstante, "son test incómodos porque son complejos de incorporar a un laboratorio de microbiología". En concreto, explicó que el covid-19 es un virus de ARN, esto es, que tiene más capacidad de mutación que los de ADN, aunque "la gripe muta más". Por tanto, "si ha venido para quedarse, puede ser más fácil de controlar que la gripe porque no muta tanto como esta". Así abundó que "lo bueno es que existen experiencias previas con las enfermedades respiratorias del SARS y el MERS, ya se sabía qué otros medicamentos funcionaban; por lo que no se ha empezado de cero". - E. P.

 

noticias de deia