Casado presume de llevar la lucha contra la corrupción "a rajatabla"

El líder del PP afirma que la "ejemplaridad y la regeneración" marcan su labor al frente del partido

24.03.2021 | 00:45
Casado, con el presidente de Murcia López Miras.

Pablo Casado destacó ayer martes su apuesta por la "ejemplaridad", la "regeneración" y la "lucha contra la corrupción" que fueron "eje fundamental" de su candidatura para presidir el PP en 2018 y que, según recalcó, están llevando a "rajatabla" en el partido y en los gobiernos autonómicos y municipales. Casado se pronunció de ese modo en la reunión de la Junta Directiva del PP, máximo órgano del partido entre congresos, coincidiendo con el juicio por el presunto pago de la reforma de la sede nacional con dinero de la caja B que se está celebrando en la Audiencia Nacional. De hecho, ayer fue el día que declararon los exsecretarios generales del partido María Dolores de Cospedal, Javier Arenas y Francisco Álvarez-Cascos.

Tras asegurar que el PP cree en el individuo y en su responsabilidad personal, Casado apeló a la responsabilidad de los cargos públicos para "ser ejemplares" en el desempeño de sus funciones públicas. "Nuestra apuesta por la regeneración y la lucha contra la corrupción y la falta de ejemplaridad es algo que fue un eje fundamental de mi candidatura y que estamos llevando a rajatabla en cualquier acción de gobierno", proclamó, aludiendo a cuando se presentó en julio de 2018 al congreso extraordinario para elegir al sucesor de Mariano Rajoy.

Casado realizó esta alusión a la ejemplaridad justo un mes después de que dijera ante el Comité Ejecutivo del PP que no volvería a "dar explicaciones sobre ninguna cuestión pasada que corresponda a una acción personal que no haya sido en beneficio del partido o incluso haya podido perjudicarle", en referencia al extesorero Luis Bárcenas. Tras recalcar entonces en esa reunión –celebrada dos días después del batacazo electoral del PP en Catalunya– que "el coste electoral" para el partido "ha sido y es tremendo", afirmó que tienen que dejar de "preocuparse" por el pasado y ocuparse del "futuro" que proponen a los españoles.

Casado anunció entonces que el PP dejará la sede nacional situada en la calle Génova 13 y cambiará su ubicación para romper con ese pasado, ya que, según argumentó, "no deben seguir en un edificio cuya reforma se está investigando en los tribunales". Aunque ese cambio debe contar con la autorización de la Junta Directiva, este punto no formó parte del orden del día de la reunión de ayer.

noticias de deia