El Gobierno analiza qué zonas de Euskadi podrían pasar a la desescalada

El Gobierno hará pública el próximo viernes por la noche o el sábado su decisión sobre qué territorios podrán cambiar de fase el próximo día 11

07.05.2020 | 14:46
Mayores de paseo en su fanja hororia a en Bilbao

El Gobierno está analizando la manera en que se tiene que proceder en Euskadi a la desescalada y qué zonas de la comunidad pueden tener una situación "favorable" para pasar a la fase 1 el próximo lunes.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha informado este jueves de que el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas discutirán de forma conjunta sobre el cambio de fase en la desescalada, previa elaboración del informe técnico de la Dirección General de Salud Pública, pero la "decisión final" recaerá en el ministro, Salvador Illa.

Ha especificado, con carácter general, que los criterios para avanzar en la desescalada y en sus fases, son "sanitarios y no económicos", y que habrá que "valorar" si pesan más estos últimos a la hora de tomar decisiones.

Simón ha reconocido que Euskadi tiene en estos momentos una situación, "en general, relativamente buena" como para poder avanzar en la desescalada, pero ha aclarado que "es cierto que en algunos territorios hay que evaluarlo con mucho más cuidado".

Por ello, ha declinado hablar de si actualmente Euskadi en su conjunto está en una situación de pasar de fase, ya que, ha insistido, "aunque es cierto que los datos a priori no parecen malos, hay muchos detalles que hay que valorar con la comunidad autónoma para llegar a una decisión, a ser posible común, de cómo se tiene que desescalar o qué zonas pueden tener una situación favorable para pasar a una fase 1".

Simón, que ha avanzado que el Gobierno hará pública el próximo viernes por la noche o el sábado su decisión sobre qué territorios podrán cambiar de fase el próximo día 11, ha recordado que para ese avance se tienen que cumplir dos criterios obligatorios para poder considerar la petición: la capacidad de responder si hubiera un pico de la enfermedad centrado en la capacidad de ingresos UCI y de camas para hospitalización de pacientes de coronavirus.

"Si no ha tenido casos desde hace 14 o 28 días, está en posición favorable, pero si no tienen casos porque no hacen PCR o ninguna forma de diagnóstico, ese criterio no nos vale", ha matizado.

No obstante, el responsable sanitario ha explicado que "aunque los parámetros son fáciles de identificar, los umbrales y los puntos de corte" no se pueden dar porque deben ser valorados en su conjunto.

"Cada informe tendrá explicación de cómo se valoran en su conjunto, es lo más seguro para toda la población".

La capacidad de detección de los contagios es uno de los criterios que se tendrán en cuenta a la hora de hacer los informes para la valoración, al igual que la capacidad de aislamiento de positivos y el seguimiento de los casos.

Se valorará junto a las comunidades autónomas, ha apuntado Simón, si existe suficiente capacidad en referencia a la situación epidemológica de cada territorio.

El experto ha lamentado que los servicios de salud pública y atención primaria "no han sido la joya de la corona durante muchos años" y ha aseverado que en las siguientes fases se tendrán que reforzar porque gran parte del control de casos va a recaer sobre ellos.

"Las comunidades han de hacer el esfuerzo necesario", ya que son las responsables de su gestión, estructura y planificación de personal, ha advertido.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias ha explicado que el plan de transición hacia la nueva normalidad establece un marco general de actuación y ha reconocido que cada comunidad autónoma tiene sus especificidades.

Por ejemplo, ha sostenido que las franjas horarias para salir a la calle pueden no ser igual de buenas en el norte que en el sur, en el este que en el oeste, y por ello el Ministerio de Sanidad "lo valorará en breve" y planteará alternativas.

Igual que con las franjas, sucede con otras peticiones como la de la apertura de las playas que, según Simón, quedará regulada en un documento que se está preparando actualmente, aunque tampoco a él le corresponderá tomar una decisión, sino tan sólo dar su opinión.

Preguntado por si las playas con más viento podrían implicar mayores riesgos, el epidemiólogo no ha confirmado que este factor pueda tener "un peso importante", ya que podría incluso diseminar la posibilidad de que las personas puedan inhalarlo.

Simón ha evitado adelantar qué territorios podrán cambiar de fase, si bien ha hecho hincapié, en referencia a la Comunidad de Madrid, que los criterios para avanzar que evalúa el Ministerio son sanitarios, no económicos, y que son otros grupos los que tendrán que valorar si pesan más éstos que los sanitarios.